¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

martes, 25 de septiembre de 2012

El perseguido

Llovía sobre el bosque y el día estaba llegando a su fin.  Charlie iba corriendo por ese bosque, estaba huyendo de la horca; si lo atrapaban era su fin.
Hacía algunas pausas para medio recuperar el aliento y, recostado a un árbol trataba de escuchar sobre el rumor de la lluvia y el latido de su corazón. Hacía rato que no escuchaba los ladridos de los perros que intentaban encontrarlo, ni el grito de los hombres que los alentaban.
Estaba empapado y el frío le calaba hasta los huesos.   Atravesó un arroyuelo bajo, trepó por una barranca, aferrándose como podía a las raíces de los árboles, y después de avanzar unos metros casi a ciegas entre un follaje tupido, salió a un claro. En ese lugar se detuvo, delante de él había una casa enorme.

La noche ya había descendido sobre aquel paisaje, pero unos relámpagos le mostraron la deteriorada fachada de la casa.  Las enredaderas que trepaban por todos lados, las grietas de los muros, los vidrios rotos, todo indicaba que la casa estaba abandonada.
Tiritando, Charlie miró hacia la oscuridad del bosque, volvió a escudriñar hacia la casa, y tras un nuevo temblor que le recorrió todo el cuerpo decidió entrar. 
Cuando estiró la mano hacia la puerta vio que ésta se encontraba entornada, entró y la cerró. Caminó unos pasos en la oscuridad. El piso, que era de madera, crujía con cada paso, el sonido se amplificaba y corría por la vastedad oscura de la casa, que parecía responder con otros sonidos similares, pero cuando Charlie se detenía y escuchaba, todo volvía a estar en silencio.
Al tantear una pared se sentó con la espalda recostada a ésta. 

- Espero que no encuentren mi rastro, que no me descubran - susurró Charlie.
- No te van a encontrar, no - dijo de pronto una voz temblorosa y chillona -. No va a quedar nada de ti, ¿verdad? 
- ¡Sí! - respondió otra voz desde la oscuridad, y otras lanzaron unas risitas maliciosas, y eran muchas, y estaban alrededor de él.

5 comentarios:

  1. me dio mucho miedo cuando lo lei ;)

    ResponderEliminar
  2. Todos tus cuentos estas geniales llevo muchísimos leidos y la mayoría me gustan deberías sacar un libro de relatos sería un éxito

    ResponderEliminar
  3. Gracias por comentar. Estoy en eso pero no tengo apuro. Mientras voy mejorando al escribir para el blog, voy ganando lectores. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno te felicito

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?