¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

domingo, 10 de marzo de 2013

La película de terror

Atravesaron en camioneta una vasta zona desolada y triste. El cielo estaba nublado y lloviznaba.
Finalmente Matías y Norberto llegaron a su destino, una casona vieja abandonada desde mucho tiempo atrás. 
Los dos eran albañiles. Los habían contratado para reparar la estructura de la casa, pero sin modificar mucho su apariencia, porque sus nuevos dueños pensaban filmar en ella una película de terror; eso fue lo que les dijeron al contratarlos.  Como la casa estaba en un lugar tan remoto, debían quedarse en ella hasta concluir las reparaciones.

- No van a encontrar un escenario mejor para una película de terror -comentó Norberto apenas se bajaron.
- La verdad que sí, mete miedo este lugar -afirmó Matías, mirando el frente de la casa.

Norberto fue a abrir la puerta con la llave que le dieron los dueños del lugar, pero antes de introducirla en el cerrojo la puerta se abrió con un rechinido largo y lastimoso. Los dos se quedaron mirando, después Norberto avanzó hacia el interior, seguido por su compañero. Ingresaron a un salón oscurecido: las ventanas estaban tapiadas con maderas y el día gris apenas filtraba luz hacia el interior. Regresaron a la camioneta y volvieron con linternas.  Matías iluminó un sofá grande y pasó la mano por el polvo que lo recubría. Frente a éste había otro igual, y decidieron dormir allí; ninguno quería dormir en un cuarto: la casa les daba mala impresión.
Mientras limpiaban los sofás escucharon un golpe, y a la vez apuntaron las linternas hacia el comienzo de un corredor.

- ¿Qué fue eso? -preguntó Matías.
- A mi me pareció que cerraron una puerta de golpe -le contestó Norberto-. Vamos a revisar, la puerta estaba abierta, tal vez se coló alguien.
- No creo, por estos rumbos no anda nadie, y quién se va a animar a meterse aquí.
- Bueno, nosotros estamos aquí. Igual tenemos que revisar la casa, así que vamos.
- Tienes razón, pero primero vamos hasta la camioneta y traemos algo como para defendernos.
- Bien, aunque lo más probable es que haya sido el viento.

Cada uno tomó un martillo y volvieron a entrar. El primer cuarto que revisaron estaba vacío.
Avanzaron hasta el cuarto siguiente. Al entrar vieron que estaba amueblado: tenía una cama, un ropero inmenso, una antigua cómoda, y una mesita tipo escritorio.
Norberto le tocó el hombro a Matías y señaló hacia abajo de la cama, se acercaron, Norberto contó tres con los dedos y se agacharon a la vez. Bajo la cama no había nada, mas al levantarse vieron que sobre ella estaba acostada una anciana. Había aparecido de pronto donde unos instantes antes no había nada. La anciana vestía un camisón blanco y su pelo era gris. Los dos fueron retrocediendo hacia la puerta, la anciana giró la cabeza hacia ellos, sonrió y se elevó sobre la cama y quedó levitando.
Los dos salieron corriendo de allí. Al voltear sobre el hombro vieron que la anciana los seguía desplazándose con rapidez pero sin mover las piernas.
Escaparon de sus manos arrugadas por poco, subieron a la camioneta y se marcharon para no volver más.

Al otro día intentaron comunicarse con los dueños de la casa pero no pudieron hacerlo, no los encontraron, y nunca más supieron de ellos.
Sin saberlo, los dos habían participado en una secreta investigación sobre casas embrujadas. Los que los contrataron habían instalado cámaras dentro de la casa, y eran los mismos que engañaron a un jardinero en otro lugar embrujado.

5 comentarios:

  1. Claro! Yo lei el cuento del jardinero en la casa embrujada, es ese el que dice al final! guau, que buen final, se entrelaza perfectamente con el otro cuento!

    ResponderEliminar
  2. ¡Exacto! Es así. Me alegra que alguien lo notara. Seguro que eres un buen lector del blog. gracias.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. hola, si me gusto mucho este cuento, hoy recien di con tu blog, creeme ya soy tu fan....Vero, de Sinaloa, Mexico.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jorge buenas tardes me decis donde encuentro el cuento del jardinero ya que recién encontré este cuento y leia sus comentarios y me dio curiosidad gracias saludos desde argentina soy carolina

    ResponderEliminar
  5. Hola Carolina. El cuento del jardinero es este:
    http://cuentosdeterrorcortos.blogspot.com/2012/01/el-experimento.html
    Muchas gracias, vecina!!

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?