¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

martes, 16 de abril de 2013

Cerca de la muerte

Era una noche ventosa, con lluvia intermitente, fría, y con ese mal tiempo, muy a mi pesar,
 atravesé a pie un sinuoso camino que se pierde entre campos y bosques.
Sólo diré que discutí con la dueña de la casa en donde pensaba dormir, y por orgullo me
rehusé a que me llevara en su vehículo.
El camino estaba lleno de barro. Por momentos aumentaba la oscuridad y a duras penas
veía por dónde iba.  El viento que soplaba constantemente aullaba entre los árboles, o
silbaba sordamente en el campo.  Por momentos la noche se hacía más clara, y al mirar hacia
el cielo veía la luna, pero enseguida las nubes, moviéndose rapidamente volvían a eclipsarla.
Cuando la lluvia arreciaba el frío me calaba hasta los huesos, y al detenerse la caminata me
devolvía algo de calor.  Mi aliento parecía una bocanada de humo, y chapoteaba sobre el barro
casi líquido del camino, que indiferente a mi apuro seguía zigzagueando y perdiéndose en
la noche.

Un resplandor en el horizonte me indicó que no estaba lejos del pueblo. Mi hogar estaba
muy lejos aún, demasiado para seguir a pie; pero en aquel pueblo podría encontrar algún
resguardo donde esperar el amanecer y un transporte que me llevara hasta mi hogar.
Ya veía algunas casas cuando el cielo se volvió a despejar, y unos enormes árboles, iluminados
por la luna, me dejaron bajo su sombra, y al salir a la claridad vi que a mi derecha comenzaba
el muro del cementerio.   Caminé unos pasos más y empecé a escuchar un murmullo de terror
que venía de aquel campo santo. Me pareció similar a los cantos gregorianos. Sonaba como un coro
cantando en un lugar con mucha acústica, un coro de voces graves y melancólicas. Entonaban
algo en un idioma que desconozco; pero aún sin entenderlo sentía que estaba asociado a la muerte.

Enseguida experimenté un increíble bajón de energía, como si mis fuerzas se desvanecieran.
Y el coro seguía entonando su aterradora melodía. Era triste, lenta, y el sonido reverberaba como su estuviera en un templo, y era el sonido de la muerte, de procesiones fúnebres, de discursos al pie de un ataúd, de cuerpos inertes con los brazos cruzados sobre el pecho, de deudos llorando… Y
en medio de todo eso, unas cabezas asomaron sobre el muro, y en el portón se estiraron uno
brazos y me llamaron haciendo señas con las manos.
Me tambalee, casi caí, pero seguí andando. Estaba seguro que si me quedaba allí sería mi fin.
Al superar el muro del cementerio dejé de escuchar al espectral coro, y recobré la energía, entonces
seguí sin voltear. En el pueblo encontré un bar que todavía estaba abierto, y me alegré al ver que en un rincón ardía una chimenea.   Por lo que demoré en calentarme sé que estuve a punto de morir de frío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?