¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

martes, 9 de abril de 2013

Lobos

Un pastor dirigía su rebaño entre unos cerros. El ocaso ya inundaba de sombras al paisaje.
Desde una arboleda salió caminando un hombre y se acercó al pastor. Resultó ser un conocido de éste. Tras saludar el hombre hizo una observación sobre el rebaño:

- Vaya, tu rebaño se ha reducido bastante.
- Es cierto -reconoció el pastor-. Son los lobos, me están diezmando el rebaño.
- ¿Lobos? Hace tiempo que no veo lobos por esta región.
- Yo tampoco los he visto. Atacan al rebaño por la noche, algunas noches, cuando hay luna llena; pero siempre estoy durmiendo cuando vienen, y no me despierto. Cuando amanece veo el estrago que han hecho.
- ¿Dices que siempre estás durmiendo y no te despiertas?
- Sí -admitió el pastor bajando la cabeza. La sombra de su sombrero le ocultaba la cara. El otro tipo se agarró la barbilla y le echó otra mirada al rebaño. El pastor seguía con la mirada baja, como avergonzado. 
Ya caía la noche pero el paisaje se mantenía bastante claro. Entonces el hombre giró levemente y miró sobre su hombro. En el horizonte se iba elevando la luna llena entre unas nubes delgadas.
Le pareció escuchar un gruñido sordo, y al volverse hacia el pastor vio que éste ya tenía hocico alargado, y lo miraba con unos ojos encendidos de furia animal.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

si me gusto pero me podrías decir quien lo creo y en que año por favor te lo agradeceria

Jorge Leal dijo...

Lo escribí yo en el 2012, aunque ahora lo "retoqué" un poco. Saludos.

Emmanuel Valencia dijo...

genial justo lo que necesito para mi tarea

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?