¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

martes, 9 de abril de 2013

Voces en la niebla

A la noche oscura se le sumó una niebla que vino de pronto.  Me acompañaba Gabriel, un amigo, habíamos caminado casi todo el día buscando piedras semipreciosas, que pensábamos venderlas a un orfebre.
Bordeamos las faldas de los cerros, seguimos varios arroyuelos, y hacia el final de la tarde dimos con un arroyo cuyas orillas estaban llenas de diferentes tipos de cuarzo.
Partimos del lugar con las mochilas pesadas, con la noche casi encima nuestro. Poco rato después, apenas veíamos algún indicio que nos indicara dónde estábamos. Entre la oscuridad del paisaje escudriñábamos a duras penas el contorno de los cerros, alguna oscura arboleda, y no mucho más que eso. Cuando llegó la niebla ya no vimos nada. Con las linternas apenas iluminábamos nuestros pies y un pequeño tramo de campo. Sin referencias para orientarse, no tuvimos más alternativa que parar.

- Si seguimos nos vamos a perder -dijo Gabriel, al tiempo que apuntaba la linterna hacia todos lados. 
- Si es que ya no estamos perdidos -le comenté.
- ¿Será…?
- Tengo la impresión de que sí. En todo caso cuando amanezca lo vamos a averiguar.

La niebla era tan espesa y la oscuridad tan impenetrable, que tenía la sensación de estar encerrado, a pesar de estar en un lugar abierto.
Comenzamos a prepararnos para pasar la noche. Mientras yo cortaba pasto con el cuchillo, Gabriel me iluminaba muy de cerca con su linterna y la mía. Planeábamos hacer un colchón de pasto para soportar mejor el frío de la noche, que hacia la madrugada se iba a hacer más intenso.
Estando inclinado sobre una gran mata de pasto, cuando fui a sujetar la hierva para cortarla, toqué algo frío y blando, e inmediatamente una enorme víbora se retorció agitando los pastos, y sentí que me mordió la mano.   Se me escapó un grito y salté hacia atrás. Gabriel, que estaba atento, iluminó al reptil y enseguida me dijo:

- ¡No es venenosa! ¡Mírala! Es grande sí pero no es venenosa.
- ¡Ah! Menos mal -dije aliviado al mirarla y distinguir que realmente no era venenosa.

Me limpié con agua las gotitas de sangre que salían de mi mano y quedé observando la herida.

- No fue nada pero casi me mató del susto -le dije a Gabriel-. No quiero quedar en esta zona, mejor buscamos una arboleda o cualquier otro lugar.
- Sí, mejor nos vamos.

Como suele pasar después del encuentro con una víbora, cada paso que dábamos lo hacíamos con el temor de pisar a una.   La oscuridad se cerraba más sobre nosotros, la niebla dificultaba la respiración, y la sensación de no saber hacia dónde íbamos era por demás inquietante.
De repente escuchamos voces. Eran las voces de varias personas, se escuchaban cerca pero no se entendía lo que decían. Escuchamos atentos, parecía que también había niños, por lo que supuse que a metros de nosotros había una casa, aunque me pareció un poco raro que no hubiera ningún perro ladrándonos; nunca vi una casa rural sin perros.

- Una casa -le susurré a Gabriel.
- ¿Qué hacemos, nos alejamos?
- Ya estamos muy cerca. ¿Y si hay algún corral por aquí y los animales arman un alboroto cuando pasamos? Si salen a ver qué pasa, ¿cómo explicamos que estábamos perdidos y no robando?
- Cierto. Entonces, ¿nos anunciamos?
- Yo digo que sí.

Seguíamos escuchando las voces. Golpee las manos y esperé. Nada, supuse que no habían escuchado. Golpee más fuerte y Gabriel hizo lo mismo.
¡Hola a los de la casa! -grité- ¡Andábamos juntando piedras lejos de aquí y medio nos perdimos por la niebla! -esperé nuevamente una respuesta pero no hubo ninguna.
De pronto sopló un viento, y tan rápido como apareció, la niebla se fue desvaneciendo, y el mismo viento abrió unas nubes en el cielo, y entre ellas asomó media luna; y al alejarse las tinieblas, vimos que estábamos frente a las ruinas de una casa, que conservaba sólo una de sus paredes, y nos dimos cuenta que las voces eran fantasmales. 
 

1 comentario:

Anónimo dijo...

si es muy divertido y esta chido

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?