¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

viernes, 10 de mayo de 2013

El hijo del fantasma

Los sueños extraños comenzaron cuando me mudé de casa. No eran pesadillas pero me inquietaban profundamente, pues en esos sueños veía gente que nunca conocí y recorría lugares desconocidos, y veía todo con tanta claridad que no parecían ser creaciones de mi mente, sino recuerdos. Soñaba también con aquella casa, pero al recorrerla lucía diferente, más nueva...

La situación extraña no se limitaba a tener esos sueños, porque por un comentario que hizo mi esposa me enteré que por las noches hacía cosas sin darme cuenta, si recordarlas luego. No le dije nada para no asustarla, si es que me creía, porque caminar dormido es una cosa, pero lo que yo hacía en esos momentos que no recordaba… sí que era extraño para un sonámbulo.
Una noche sumamente calurosa, abandoné el lecho y fui a sentarme al patio interior. Desde allí veía el interior de la habitación gracias a la gran ventana que tenía y a las cortinas descorridas. Veía la mesita con la veladora, la cama, y en ella mi esposa.

Seguía disfrutando del aire fresco cuando vi que algo se movía dentro de la habitación, y vi de pronto a un ser espectral, a un fantasma. Era una figura humana borrosa, como hecha de humo. Flotaba lentamente ante mis aterrados ojos, y sin poder moverme vi como se ubicaba en mi lado de la cama hasta quedar acostado.
Reaccioné un instante después, me precipité hacia el cuarto, pero cuando entré mi lugar estaba vacío, o el fantasma ya no se veía más.   Esa noche comprendí el origen de aquellos extraños sueños: eran los recuerdos del fantasma. Y me estremecí al pensar en aquellos momentos de la noche que no recordaba, pues comprendí que sucedían cuando el fantasma se apoderaba de mi cuerpo.
Desesperado, inventé una excusa y nos marchamos al día siguiente.
Hoy mi esposa me dijo que está embarazada. Sé que ese niño tiene mi sangre, pero teniendo en cuenta la fecha de la concepción, creo que es hijo del fantasma. 

Más cuentos de fantasmas aquí: http://cuentoscortosdeficcion.blogspot.com/2016/02/de-fantasmas.html

16 comentarios:

  1. q carajo!!1 estuvo genial

    ResponderEliminar
  2. esta gracioso lo ultimo..pero interesante

    ResponderEliminar
  3. me puedes ayudar con el autor del cuento es para mis estudiantes.



    ResponderEliminar
  4. Todo lo que publico en el blog es de mi autoría, lo escribí yo. Parece que nadie cree que un bloguero puede escribir.

    ResponderEliminar
  5. Esta Bueno me asusto Mucho cuando vio Al Fantasma Pero Muy buen Cuento ☺ :D

    ResponderEliminar
  6. si da mido pero tanto no jajajaja XD XD XD XD

    ResponderEliminar
  7. muy buena esa historia,saludos desde Venezuela

    ResponderEliminar
  8. genial no me dio miedo pero me sirvio algo gracioso incluso espero mas de este tipo
    gracias

    ResponderEliminar
  9. sentir un fenomeno paranormal es el encuentro con un mundo paraleo que esta siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Sí, esa sería la definición. Pero yo en mis cuentos me tomo muchas libertades porque, bueno, son mis cuentos ¡Jaja! gracias por comentar. Saludos.

      Eliminar

¿Te gustó el cuento?