¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

sábado, 25 de mayo de 2013

La lechuza

Era de noche y estábamos en el patio de mi propiedad; era mi cumpleaños. Como ya era tarde los que vivían lejos ya se habían marchado, quedando sólo un pequeño grupo. Hablábamos de todo un poco, saltando de un tema a otro.  Fuera del alcance de las luce del patio era todo oscuridad (vivo en una zona rural), y noté que Franco, un conocido, volteó de pronto hacia esa oscuridad, como si hubiera escuchado algo. Y un instante después yo lo escuché también: una lechuza chistaba cerca de allí.

- No se asuste compañero, que es sólo una lechuza -dije alzando un poco la voz, para llamar la atención de Franco, que seguía escudriñando la oscuridad. Él volteó hacia mí, después miró a los otros.
- Supongo que esta sí es una lechuza. Eso quiero creer, aunque para ser sincero, igual me asusta, porque pasé mucho terror por una cosa que chistaba como una lechuza. Fue hace mucho tiempo, cuando estuve unos días en la casa de unos parientes que viven en un lugar como este.
- ¿Una cosa que chistaba como uno de esos bichos pero era otra cosa? -preguntó Andrea, una prima, y se encogió de hombros como si hubiera sentido frío de pronto.
- Sí, aunque no me crean. Aquello no era una persona ni un bicho.
- ¿Entonces no es un cuento? -preguntó el marido de Andrea.
- No, no es un cuento de terror, es algo que me pasó, y que deseo que nunca me hubiera pasado.
- Ahora nos dejaste con la intriga -le dije a Franco-. ¿Qué fue lo que te pasó? Cuenta.

Franco giró la cabeza nuevamente hacia la oscuridad, todos lo hicimos, después se volvió hacia nosotros y nos narró lo siguiente:

“Me estaba quedando en un cuarto que tenía una ventana grande que daba hacia el fondo, donde había una arboleda. Las primeras noches, estando acostado allí sentí algo extraño, sentía que me observaban, y que era algo que estaba afuera y podía verme por la ventana. La tercer noche escuché un chistido ¡Chist…! Al escucharlo se me erizó la piel de terror. Sonó varias veces más. Cada vez era diferente; me parecía producido por un humano, luego por un animal. Trataba de convencerme de que solamente era una lechuza, pero volvía a sonar y me aterraba nuevamente.
Por la mañana se lo comenté a mis parientes, aunque no dije que me había asustado. Me dijeron que esos pájaros nocturnos eran muy comunes allí, que si me molestaba lo que tenía que hacer era abrir la ventana y tirar algo hacia los árboles para espantarla.

"Cuando llegó la noche dejé un par de piedras sobre la mesa de luz. Al rato de acostarme volvió el chistido. Dudé al abrir la ventana, me temblaban las piernas. El mismo miedo me hizo arrojar las piedras con fuerza. Una chocó contra una rama, escuché algo que sonó como un aleteo, y una sombra cruzó por el cielo estrellado.  Entonces creí que era sólo un animal y que lo había espantado; pero al cerrar la ventana y darle la espalda, chistaron desde muy cerca, al lado del vidrio, y lo golpearon para que volteara, pero no lo hice, y empezó a arañar la ventana y seguía chistando, y dijo mi nombre con la voz más terrorífica que puedan imaginarse.  Quedé paralizado de terror pero pude gritar. Cuando entraron a mi cuarto aquella cosa, lo que fuera, ya se había ido. Obviamente no me quedé ni un día más en aquella casa” -concluyó Franco.

Aquella historia me inquietó bastante, seguramente a los otros también. No mucho después se marcharon todos juntos, y quedé solo. Esa vez amanecí sin acostarme, porque esporádicamente creí escuchar un chistido lejano, tal vez de una lechuza.

20 comentarios:

  1. Bueno, no! Yo diría estupendo!! Genial, porfin leí todos tus cuentos, y sabes km pasó?? Estoi hambrienta x maas!!! Nunca había leído cuentos tan magníficos después de los de Edgar Allan Poe hasta hoy k leí los tuyos. Jorge gracias x ser así de excelente. Saludos desde Caborca, Sonora. México

    ResponderEliminar
  2. Que comentario más generoso Vale, Muchas gracias. Te mando un saludo desde Uruguay, cuídate.

    ResponderEliminar
  3. Hola muchas gracias por estas aportaciones tan geniales, sus cuentos son muy buenos. Muchas gracias estaré en espera de mas publicaciones. saludos desde Tamaulipas, Mexico.

    ResponderEliminar
  4. Eres lo máximo contando cuentos bueno saludes desde honduras eres bueno hehehehehe

    ResponderEliminar
  5. Increíble la capacidad de crear y redactar! Una vez a la semana les leo alguna de sus historias a mis niñas y les encanta!

    ResponderEliminar
  6. Excelente me gusta sus cuento y ya estrañaba leerlos saludos desde Colombia

    ResponderEliminar
  7. me gusta y me causo miedo al principio ...

    ResponderEliminar
  8. Es buena y algo tenebrosa

    ResponderEliminar
  9. =( Me tienes triste porque no has publikado mas cuentos. No es que te presione pero kmo ya te habia dicho, soi adicta a ellos

    ResponderEliminar
  10. Hola Vale. He publicado poco porque como este blog ya tiene bastantes cuentos, estoy escribiendo otras cosas. El próximo que publique te lo voy a dedicar por ser una lectora fiel del blog.
    Sabes, ayer el blog casi queda sin escritor. Choqué una columna de luz y de milagro cayó hacia el otro lado y no sobre el vehículo. Pero estoy bien, sólo un poco adolorido, me lo merezco ¡Jaja! Bueno, saludos Vale.

    ResponderEliminar
  11. me gusto mucho esta muy interesante sr.jorge leal debo decirle que es un gran escritor me encantan sus cuentos mi preferido es "terror en el cementerio" hace tiempo teniamos de tarea buscar un cuento de terror yo elegi "terror en el cementerio" y mi profesora de literatura me dijo que es un gran cuento

    ResponderEliminar
  12. Muy buen cuento me encanto, ya me he vuelto una fanatica, cuando empiezo a leer se me hace dificil detenerme. Saludos desde Mexico.....

    ResponderEliminar
  13. Una buena historia con mucho suspenso. La mayoría de tus cuentos irrádian el mismo clímax, una marca registrada de tu parte. Muy bien.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Hola jorge, me llamo rodrigosoy argentino viviendo en suiza y me atraparon tus historias, encontre el blog por casualidad, sintiendo nostalgia de mi adolescencia quise leer cuentos de anderson imbert y google me llevo hasta aca. Ahora no puedo parar. Muy buenos!!

    ResponderEliminar
  15. Hola Rodrigo. Tengo que agradecerle a Google entonces ¡Jaja! No, en serio, gracias por leerme, Rodrigo. Saludos.

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?