¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Espiando desde la ventana

Mauricio odiaba el apartamento donde vivía. Estaba ubicado en el tercer piso de un edificio, y desde la ventana del cuarto de Mauricio se veía casi todo el terreno de un cementerio.
Desde que su familia se mudó a ese apartamento sus noches ya no tuvieron paz, y como la curiosidad es algo muy fuerte y a veces es insana, algunas noches espiaba hacia el cementerio, y casi siempre creía ver algo que se movía entre los panteones, y después del susto se metía en la cama y se tapaba hasta los ojos.
Con el tiempo aquellos sustos se volvieron adictivos, y pasaron a ser lo más importante de su día.
Aunque las noches estuvieran oscuras algo de la luz de la calle sobrepasaba el muro y mostraba una parte del cementerio. Las noches de luna los mármoles del campo santo reflejaban parte de los rayos lunares, y una bruma que siempre estaba suspendida sobre el suelo parecía encenderse. 
Un día Mauricio reveló a su abuela lo que hacía, creyendo que ella era la mejor confidente, pero esta enseguida pareció asustarse, y mientras se santiguaba le dijo:

- No vuelvas a hacer eso. Puede que sin querer perturbes a alguien, aunque Dios no lo quiera…
- ¿Y qué me puede pasar?
- No sé, no quiero ni imaginarme, pero no lo hagas más. Tienes que prometérmelo.
- Está bien, abuela.

Mas la noche siguiente volvió a espiar hacia el cementerio. La bruma que siempre emanaba del lugar estaba más espesa, se había elevado más, y súbitamente aparecieron en ella unas figuras borrosas que avanzaban hacia el muro.   Mauricio cerró la persiana y se llevó las manos al pecho. El corazón le latía desbocado. Cuando fue a meterse en la cama, escuchó que detrás de él la persiana se abría completamente, y al voltear, el terror le arrancó un grito que hizo que sus padres se despertaran sobresaltados.  Un grupo de apariciones espeluznantes se amontonaban en la ventana, y con la cara recostada al vidrio lo miraban con malicia.
Cuando sus padres irrumpieron en el cuarto en la ventana no había nada. Le preguntaron qué había pasado, pero Mauricio no les contestó; estaba mudo de miedo. Y así quedó, porque después ya no volvió a hablar, y no pudo contar que desde esa experiencia aterradora empezaron a espiarlo todas las noches, y que unas siluetas decrépitas cruzaban levitando frente a la ventana.

15 comentarios:

  1. si es verdad lo q dice estas historia ami aveces pasa igual escucho bb llorando y las demas personas no lo escuchan pero yo si esterrible cuando lo a sustan a uno o cuando uno lo vez si a mi me llega aparecer uno yo quedo muerta hay en ese momento...

    ResponderEliminar
  2. Hola :) hace mucho tiempo que estoy leyendo tus cuentos y me parecen demasiado geniales, siempre quise dejarte algún comentario por que de verdad que amo tus cuentos *.* le eh recomendado el blog a muchos de mis amigos y le eh leído varios a mi hermana, solo quería felicitarte y agradecerte por que gracias a tus cuentos no me aburro en el trabajo y me distraigo leyéndolos cuando no me siento del todo bien, espero que sigas escribiendo :D mucho éxito y espero con ansias tu próximo cuento. katy :)

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, Jorge, se siente el terror y el pánico del protagonista en tus letras.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola Katy. Gracias por leerme y recomendar el blog. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta genial el cuento te felizito ,saludos

      Eliminar
  5. Bueno para saver si es verdad solo hay que provarlo pero creo que llo mejor me voy a siguir leyendo tus istorias :P

    ResponderEliminar
  6. la verdad es que hace tiempo leo tus cuentos y me parecen de lo mejor, es bacano encontrar algo entretenido que leer siempre que buscó tu blog, saludos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por leerme Orutrasiul. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Asombrosa historia, creo que hoy no duermo

    ResponderEliminar
  9. Guauu buenísimos tus cuentos te Felicito..saludos desde Paraguay

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?