¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

sábado, 28 de septiembre de 2013

Gente de circo (3)

Francisco salió a la calle y consultó su reloj. Era más de media noche. El aire estaba frío, helaba, y en aquella parte de la ciudad no andaba casi nadie.
Pensó que si caminaba rápido no iba a sentir frío. Metió las manos en los bolsillos del abrigo y partió.  Avanzó unos cuadras y llegó a una avenida con árboles en las veredas.
Escuchó a un vehículo que avanzaba en el mismo sentido que él. Al pasar a su lado gritaron desde el vehículo; Francisco se sobresaltó por la sorpresa y lo fuerte del grito, y al voltear vio que eran dos payasos. Tenían la cara completamente pintada y unas narices rojas, enormes.
Al ver la reacción de Francisco los payasos se echaron a reír grotescamente, aceleraron y doblaron imprudentemente dos calles más adelante.
“¡Payasos idiotas!”, pensó Francisco. Creyó que debían andar de parranda, y que seguramente pertenecían al circo que estaba en la cuidad desde hacía unos días.

Más adelante, reconoció el ruido del vehículo. Los payasos habían girado hasta volver a la avenida.
Pero esta vez no lo iban a sorprender. Antes de que cruzaran por él giró hacia ellos y les hizo un gesto con la mano, mas inmediatamente se arrepintió, porque los payasos lo miraron con una fiereza endiablada.
Por un momento creyó que iban a detenerse, pero siguieron, aunque el que iba de pasajero evidentemente no estuvo de acuerdo, y Francisco vio que se alejaron forcejeando.
Por culpa del forcejeo el vehículo aceleró, se desvió hacia un costado subiendo a la vereda y se estrelló ruidosamente contra un árbol.
Francisco pensó que aquellos dos se merecían lo que les pasó, mas como era un tipo correcto, sacó su celular y llamó a emergencias. Luego corrió hacia el auto accidentado.

Uno de los payasos había salido despedido por el parabrisas y se hallaba tirado bocabajo; el otro estaba entre las chapas retorcidas del auto. Al que estaba tirado se le había desprendido en parte la piel de la cara, y cuando se levantó rápidamente todo el rostro de payaso se le cayó al suelo, era una máscara, su verdadera cara era monstruosa, no era humana.  A Francisco le recorrió un escalofrío de terror por la espalda.   
Ahora el otro payaso aterrador intentaba salir de los restos retorcidos, y el que estaba en la vereda caminaba hacia Francisco, que ya no era capaz de huir.

- Has visto demasiado. Este es tu fin -dijo el monstruo que perdiera su disfraz.
- ¡Atrápalo! -gritó el otro-, que te has dejado ver. ¡Atrápalo!

En ese momento se escuchó una sirena, venía por una calle transversal. El monstruo se detuvo y miró al otro. Ya no tenían tiempo. Levantó su máscara, se la puso como pudo y se acostó bocabajo en el lugar donde había caído; el otro se echó hacia atrás y quedó quieto.
Francisco, temblando de miedo, vio como un médico los revisaba, para después declararlos muertos.  La policía no lo retuvo mucho tiempo; solo era un peatón que fue testigo de un accidente.
Llegó a su casa aterrado y confundido. ¿Qué eran aquellos payasos? ¿Qué descubrirían al hacerles la autopsia?, pero… si no estaban muertos.
Al otro día escuchó la noticia: los cuerpos de los payasos habían desaparecido.

8 comentarios:

Atilio Montenegro dijo...

Muy bien, muy bien , de por si.. poco me gustan los payasos, pero este cuento está muy bien.

José Luis Vassallo dijo...

Muy bueno. Espero una continuación. ;-)

Orutrasiul ZM dijo...

odio a los payasos, ya sabía que eran mosntruos

Gabriela De Lama dijo...

Que buen cuento!

Jorge Leal dijo...

Gracias por los comentarios Gabriela. Saludos.

ValeAnny Alvarez dijo...

O dios miio!!! K no vengan xmi jorge x favor!!! :0 este cuento me aterró.

Anónimo dijo...

esssss PERFECTO

PincesaGuis dijo...

No me gustan los payasos!!!

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?