¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Los vigilantes

Casi todo el inmenso y viejo edificio del colegio estaba oscuro. Afuera también dominaban las tinieblas, y las delgadas siluetas de los pinos que había más allá del patio apenas se distinguían en la oscuridad de aquella noche sin luna.
Dentro del colegio, en una pequeña pieza, tres vigilantes jugaban a las cartas.  El más joven de ellos se llamaba Luciano, y era su primer noche trabajando allí.
Habían llegado casi al mismo tiempo, y aún no habían recorrido el lugar, entonces Luciano creyó que debía tomar la iniciativa. Apartó los ojos de las cartas y, mirando a sus compañeros les dijo:

- Voy a hacer la primer recorrida, si les parece… No sé cómo nos vamos a organizar…
- No te apures, muchacho -dijo el más veterano-. No es necesario que hagamos ningún recorrido. ¿Has visto los muros que rodean todo el predio, y el tejido de alambre que hay sobre este? Nadie va a entrar aquí.
- Sí, los he visto, pero igual nuestro trabajo es recorrer el edificio, ¿no? Nos pagan para eso.
- Nos pagan para sentir que su colegio está más seguro, pero para hacer que recorramos este edificio de noche, el sueldo que nos dan no alcanza, créeme.

Luciano no insistió. No quería enemistarse con sus compañeros. El que había permanecido callado era un tipo canoso, de ojos claros, y lo miraba sobre las cartas con una mirada de, no sigas con el tema, y el veterano que había dado sus razones ahora se abocaba a tomar café.   Luciano intuyó también, por lo que dijo su compañero, que temían recorrer el lugar. “¡Vaya vigilantes que son!”, pensó.
Pasada la medianoche, Luciano giró de pronto la cabeza y prestó atención. Los otros demostraron haber escuchado lo mismo que él, pero no se alarmaron y enseguida trataron de desviar su atención hacia otra cosa; mas Luciano se puso de pié tras unos segundos de escuchar atento.

- Esa música viene de aquí adentro -afirmó Luciano, mirando a sus compañeros. 
- Sí, hay noches que se la escucha -comentó el canoso aparentando indiferencia, pero el esfuerzo que hacía él y su compañero para restarle importancia al asunto era, a pesar suyo, revelador: tenían miedo.
- ¿Y qué es, quién toca esa música? ¿Qué hacemos…? ¿Es un violín?
- Mira, estamos seguros que no es una persona, no necesitamos ir a ver para saberlo. Crees que alguien va a venir a tocar el violín a la media noche, ¿te parece? Hemos entrado a ese salón cuando ya está de día y no hay nada.  El edificio está embrujado, o como quieras llamarlo. También se escuchan otras cosas, que de solo contártelas te asustarías. Te acostumbras o renuncias, tú decides, o, si quieres, ve y recorre el lugar, ve ahora a ver qué hay en ese salón.

Luciano se tomó en serio el desafío. Eligió la linterna más grande que tenían y salió al corredor.
Con cada paso que daba la melodía se escuchaba más fuerte, resonaba en todo el lugar y reverberaba en los corredores más lejanos.
Las palabras de sus compañero le parecían ahora muy sensatas, pero igual siguió andando.
Al pasar frente a una puerta esta se abrió de golpe. Desde el interior oscuro de aquel salón se deslizó rápidamente hacia él la aparición de una monja que lucía enfadada. Al estar más cerca la aparición empezó a sonreír diabólicamente. Luciano estaba paralizado. De pronto lo tomaron por un brazo y el cuello del abrigo y lo jalaron violentamente hacia un costado; era su compañero canoso, el más veterano también estaba allí.

- No corras -le advirtió aquel-. Y no voltees.

Mientras los tres desandaban el pasillo Luciano sintió que los seguían, pero no volteó. Cuando llegaron a su pieza le ofrecieron café mientras le palmeaban el hombro.

- ¡Muchacho valiente! Eres el primero que se atreve a investigar después de escuchar algo, pero, como ya has visto, este lugar realmente está embrujado, y es cosa seria -le dijo el veterano-. Acostumbrarse de todo a esto, uno no se acostumbra, para ser franco, todavía me asusta, pero es un trabajo. ¿Te quedas?
- Me quedó -afirmó Luciano, ya algo repuesto del terrible susto que había experimentado. Ahora creía que sus compañeros eran muy valientes. ¡Vaya vigilantes que son!

4 comentarios:

José Luis Vassallo dijo...

La verdad me gusto la historia. Me sorprendio que no llegara a donde tocaba la musica y menos que lo rescatarian los compañeros. La frase ¡Vaya vigilantes que son! de ser despectiva a todo lo opuesto me encanto. Una muy buena historia. Daba para un cuento mas largo y detallado (obviamente no es lo de este blog pero me gustaria que lo meditaran agarrar las historias como estas y darles mas argumento y de paso leoo mas ;-) ).
Muchas gracias.

Jorge Leal dijo...

Gracias por comentar, José.
Me parece que no entendiste lo que es el blog. Obviamente crees que más de una persona lo administra; no es así, solo soy yo. Y nos son historias que se tomen de algún lado, todos los cuentos son escritos por mí: es un blog personal de alguien que escribe.
Sobre la extensión de los cuentos he meditado mucho desde antes de empezar a publicar aquí, y sigo creyendo que más largo no siempre significa mejor. Los cuentos largos normalmente esconden la falta de contención de los autores. El relleno es para las novelas.
Saludos.

Anónimo dijo...

Excelente historia Jorge, de verdad te lo digo. La resolución ha sido genial, dejándola en el punto en la que comenzó pero con parte del misterio resuelto.

Acabo de llegar a tu blog y estoy devorando todas las historias por orden cronológico de mayor a menor, y de momento te pongo nota de 9..me han gustado casi todas...bueno...sigo leyendo...

Jorge Leal dijo...

Gracias. Saludos.

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?