¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

domingo, 5 de enero de 2014

Algo espantoso

Empezaron hablando de películas de suspenso y siguieron con cuentos de terror. Con cada historia la reunión se volvía más interesante, y ya nadie consultaba su reloj. Se hallaban en un salón vasto, de rincones ensombrecidos. Algunos todavía disfrutaban el postre, mientras otros se recostaban al espaldar de las sillas buscando con esa postura que el cinto les apretara menos. Mas  todos prestaban atención al narrador de turno.
Waldemar aprovechó el final de un cuento, y mirando a todos empezó a narrar lo siguiente:

“¿Ustedes creen que necesitan ver algo realmente espantoso para asustarse? Les aseguro que no es así, porque un objeto tomado por simpático en una situación cotidiana, puede volverse aterrador en otras condiciones.
Sucedió cuando estuve en la escuela militar. Estábamos en medio de un entrenamiento de supervivencia. Andábamos en un bosque que parecía interminable. Integraba un grupo de cinco. Todos sabíamos orientarnos, pero eso no evitó que nos confundiéramos, y nos sorprendió la noche en medio de una fronda espesa.  Decidimos acampar pero no hallábamos un lugar propicio.
Marchábamos juntos, apuntando nuestras linternas aquí y allá, enfocando enramadas, troncos, matorrales... Cuando iluminé una cara pequeña que me miraba mi corazón bombeó fuerte, y la impresión no disminuyó al darme cuenta que se trataba de una muñeca. En un lugar así no te sorprende (aunque puede sobresaltarte) ver a un animal escapando, ni es raro escuchar un aleteo repentino y seco que se eleva hacia la oscuridad de pronto; pero enfocar a una muñeca de golpe es bastante feo, y uno demora en entender, porque no es algo que se espere en un lugar así.  Cuando les dije a mis compañeros todos sumaron sus aces de luz, y los ojos de la muñeca brillaron.  Se encontraba sentada en una rama, como a tres metros de altura, y estaba ubicada de tal manera que parecía mirarnos desde allí.

- ¿Quién habrá puesto esa cosa ahí? -preguntó uno de mis compañeros.
- Quién dice que la pusieron ahí -bromeó otro-. Puede ser que haya subido sola. 

“Nos reímos con la ocurrencia, creo que todos intentábamos disimular nuestro asombro.
Como aún estábamos desorientados seguimos hacia adelante, o hacia donde fuera; ya estábamos perdidos.  El silencio dominante en las pausas que hacíamos nos indicaba que estábamos en una zona muy apartada.  Atravesamos bosque y más bosque, enramadas, arbustos, subiendo cuestas, bajando pendientes, siempre entre aquella oscuridad.  De pronto, otra muñeca igual a la primera. Esta se encontraba en una rama más baja, y tenía la cabeza ladeada hacia nosotros. Ahora no hubo bromas. Uno de mis compañeros sacó su cuchillo y, estirando el brazo la pinchó con él, acción que volteó a la muñeca. Quedó bocabajo en el suelo. Tuve la intención de agarrarla pero me dio un escalofrío; los otros tampoco se atrevieron.
Nuevamente seguimos nuestra marcha. No mucho más adelante, el que estaba a mi lado se detuvo de golpe y nos hizo parar, indicando con una seña que escucháramos. Todos sentimos el ruido, eran pasos muy cortos, rápidos, y atravesaba el bosque como si ninguna enramada fuera obstáculo. Al instante me imaginé a la muñeca corriendo. Todos imaginaron eso, pues sin decir palabra apuramos la marcha, juntándonos más y girando cada pocos pasos para iluminar nuestra retaguardia.  Los que corría en el bosque daba un gran rodeo como si quisiera adelantársenos.
Como una hora más tarde, una angustiante hora, salimos a campo abierto. No mucho después nos volvimos a orientar.
¿Qué si realmente era una muñeca embrujada? No lo sé. Tal vez fue cosa de algún loco o bromista que colocó algunas muñecas en el bosque. Los pasos bien pudieron ser de un mapache que cargaba algo con sus manos y andaba solo sobre sus patas traseras, como hacen a veces, puede ser; pero todas formas, cuando el terror te muerde de nada sirve razonar”.

23 comentarios:

  1. Muy buenooo..sos un gran escritor me enganchee mal con tus cuentoss..me gustaronn muchooo! Gracias saludos desde mendoza.. Argentina.

    ResponderEliminar
  2. Genial, como siempre, soy tu fiel seguidora aunque no me habia atrevido a comentar, desde Mexico mi respeto y admiracion, ya lei tooooodos tus cuentos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Romina. Gracias a ti por leerme. ¡Saludos desde Uruguay!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por animarte a comentar ahora, Gladis. Espero que sigas por aquí. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por animarte a comentar ahora, Gladis. Espero que sigas por aquí. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Me gustó mucho tu cuento. Soy el administrador de creepyzone. También te agregué a facebook. Yo también escribo aunque no con mucha frecuencia, pero me has inspirado a hacerlo más seguido. Cree un blog que espero cultivar muy bien, me gustaría que te dieras una vuelta por ahí y me dieras recomendaciones.
    http://historiasdelazonaoscura.blogspot.mx/

    ResponderEliminar
  7. Hola Francisco.
    Bueno, a escribir entonces. Te voy a visitar sí. Recomendaciones no doy, no soy maestro, solo soy crítico de lo mío, y sigo solamente los consejos de los viejos maestros como Quiroga.
    Suerte con tu blog. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. buen dia amigo, este cuento me encanto, yo tambien me habria asustado mucho con esa muñeca, a veces me parecen terrorificas verlas en la oscuridad, con mayor razón en esas circunstancias.....gracias

    ResponderEliminar
  9. Muy buenas tus historias variadas sin repeticiones excelentes las tramas siempre te leo Saludos desde banda del río salí Tucumán Me llamo Pablo Chocobar

    ResponderEliminar
  10. me encanto estuvo super siempre leo tus cuentos me gusta mucho

    ResponderEliminar
  11. Gracias por leerme, Jhesica. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno, tenes face para comunicarme con vos? :)

    ResponderEliminar
  13. me encantan tus cuentos me erizo la piel al saber que la muñeca caminaba me gusto mucho

    ResponderEliminar
  14. Habra alguna forma de escribirte en privado? tengo unas preguntas sobre tus cuentos

    ResponderEliminar
  15. Muy buen relato, Jorge, repleto de suspenso y con toques de terror (se perciben los mismos a flor de piel).
    Creo que es lo mejor que he leído de tu autoría. Te felicito.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  16. Que buen relato me encanto

    ResponderEliminar
  17. hola jorge eres un gran escritor de creepys tienes face para agregarte tengo algunas preguntas

    ResponderEliminar
  18. Hola. Gracias, pero no son crepypastas, son cuentos de ficción. Tengo Face pero lo uso poco. Si quieres preguntar cómo escribí tal cuento, eso es algo muy difícil de responder, es algo que no hay que preguntarle a los que escriben.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. muy bueno el cuento m encanto

    ResponderEliminar
  20. QUE MIEDO... BUENA LECTURA.

    ResponderEliminar
  21. esta muy buena... es muy terrorisimo... mi mama le dio miedo escucharme leer el cuento de terror jajaja y se me arranco para su pieza jajaja

    ResponderEliminar
  22. ¡Jaja! Pero ya te habrás dado cuenta que, aunque algunos pueden ser muy aterradores siempre son para todo público. Se pueden leer en familia tranquilamente. Gracias por comentar. ¡Saludos para tu Chile!

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?