¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

miércoles, 7 de mayo de 2014

Atrapados (segunda parte)

Pronto todos los muertos se transformarían en zombies. Aquella realidad era aterradora, y uno siempre busca otra explicación.  Me puse a respirar lentamente y pensé que aquello era absurdo. “Tal vez el tipo no estaba realmente muerto, tiene que ser eso. Muertos reanimados, solo yo creer algo así”, pensé.
El caos que nuevamente creciera en el aeropuerto empezó a disminuir. Algunas personas, ya roncas de discutir, se sentaron al fin y los agentes retrocedieron un poco. Luego un oficial les comunicó una orden uno a uno (evidentemente para que la gente no escuchara) y formaron un par de filas bloqueando la vista a las carpas médicas; los de adelante tenían escudos y cachiporras largas. Enseguida me di cuenta. Por entre ellos atisbé que comenzaba un desfile de camillas hacia la carpa más chica: el número de muertos aumentaba y no querían que la gente lo viera.  Pero un tipo también lo notó y dijo a los gritos:

- ¡Han muerto más personas! ¡Ahí se los llevan, murieron todos! ¡Todos vamos a morir!
- ¡Cálmese o voy a hacer que lo encierren! -le ordenó un oficial.
- ¿Encerrarme? ¡Ya estamos encerrados aquí, maldito…!
- ¡Espósenlo y sáquenlo de aquí! -ordenó ahora el oficial a sus subordinados.

Sometieron al tipo entre cuatro y se lo llevaron a la fuerza.  Entonces se me ocurrió algo: si lo sacaban de allí yo iba a hacer lo mismo, pero solo lo llevaron para el otro extremo y lo arrojaron en un rincón. Aquello no iba a funcionar.
Me inquietaba no ver bien hacia la carpa de los muertos. Al recostarme solo veía partes de ella por entre las botas y los escudos transparentes. Sí pude advertir que la carpa grande se estaba vaciando.
Muy avanzada la madrugada empezaron los gemidos. Los policías voltearon y la gente que estaba a mi alrededor se levantó alarmada. Era lo que temía; eran los muertos vivientes.
Los agentes rompieron las filas y fueron rumbo a la carpa. Los zombies mordían e intentaban desgarrar el nylon, pronto se iban a liberar.  Algunos ya estaban afuera, los vi aparecer por un costado.   En la carpa grande brotaron unos gritos agudos que debían ser de las enfermeras; al parecer quedaban algunos enfermos que también se convirtieron.  Unos policías intentaron contener a los que ya habían salido pero fueron inmediatamente superados.    A los gritos de los muertos andantes se sumó el de la gente. Algunos se alejaron acorralándose en el extremo contrario, otros corrieron hacia las entradas bloqueadas, todo entre gritos de terror. Ni la peor pesadilla se acercaría a lo que fue aquello.  Cuando comenzaron los disparos el asunto se volvió un infierno.

En el apuro de la situación me pareció mejor ir hacia una de las entradas. Las personas golpeaban las puertas y suplicaban; fuera los militares amenazaban con disparar.
Ahora los agentes luchaban a brazo partido contra los zombies.  Las personas desesperadas me pechaban desde todos lados, algunos caían y era pisoteados.  En aquel caos podría atacarme un zombie en cualquier momento. Y para empeorar la situación de pronto se apagaron todas las luces. Seguramente fue culpa de algún balazo que dio en una central, no sé.  Enseguida los vehículos que se amontonaban afuera encendieron las luces y las apuntaron hacia adentro, pero eso no ayudó mucho porque encandilaban y volvían más confusa la pesadilla que se desataba adentro.
Recosté mi espalda a la pared de vidrio como defensa, si alguno me atacaba tenía que ser de frente.
No sé cuánto tiempo duró aquello, cada minuto parecía ser eterno. Como ya casi no se escuchaban disparos supuse que los policías habían sido derrotados. Ahora los zombies atacaban a la gente. El griterío era impresionante. El aire se llenó de un nauseabundo olor a sangre y gran parte de los pisos estaban rojos.

En medio de aquel infierno vi que una cachiporra rodó hacia mí. La tomé justo a tiempo. Un zombie corría hacia mí abriendo la boca. No tuve tiempo de golpearlo, solo interpuse la cachiporra entre él y yo sosteniéndola con las dos manos. Lo empujé, y cuando volvió a arremeter tuve espacio suficiente como para golpearle la cabeza. Estaba tan lleno de adrenalina que con un golpe fue suficiente. Pero allí había muchos más.
Después vi con desesperación que los militares abrieron las puertas (no sé si obedeciendo órdenes o si simplemente se apiadaron de los que estábamos allí). Cuando corrí hacia la salida sentí un terror espantoso, pues no solo los sobrevivientes se abalanzaban hacia ella, también lo hacían los zombies.
La cosa no había mejorado para mí ni para nadie, porque una vez afuera los militares abrieron fuego (creo que contra los zombies), y solo Dios sabe la cantidad de balas que cruzaron a mi lado y sobre mi cabeza, pero como estaba la situación no me importaba morir de un disparo; prefería eso a que me atraparan los zombies.  Corrí agazapado entre los vehículos y hasta ahora no sé cómo logré salir de aquella pesadilla. Atravesé las pistas, salté una valla y me interné en un bosque bajo. Vi que otros sobrevivientes tomaban otros rumbos. Atrás quedó una balacera infernal y el griterío.
Estaba amaneciendo cuando salí en un pueblo.
Quise creer que todo había terminado allí pero no fue así. Los militares no pudieron contener a los zombies. Ahora se expanden como una infección por todo el planeta.

17 comentarios:

  1. Respuestas
    1. estan bien chidos tus cuentos

      Eliminar
    2. Te agradezco el comentario. ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Muy bueno, Jorge, me gustó.
    Las escenas del encierro por los militares, de la primera parte, me recordaron, de alguna manera, a "Dreamcatcher", de Stephen King.
    Muy buen final abierto, también.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Lo de los militares lo tomo de la realidad, de las dictaduras, donde encerraban a la gente aunque no hubiera zombies ¡Jaja! Bueno, el final abierto es parte de mi estilo (le debo más de una a ese recurso ¡Jajaja!).
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Hola jorge, la primera parte no me gustava mucho.. pero el final estuvo muy bueno y te felicito porq cada historia es mejor! Saludos desd venezuela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angelita. Gracias. Al cuento lo dividí en dos partes porque algunos si los ven un poco largo les da pereza, pero es una historia. En casi todos los cuentos lo mejor está a partir de la mitad de la historia, más o menos. ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Haa y el cuento de el pasajero tambien es muy bueno!!! Saludos desde venezuela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venezuela, tengo parientes ahí. ¡Saludos desde Uruguay!

      Eliminar
  5. Tal vez no ahora pero de mas adelante por favor sigue sacando una que otra historia de esta persona, para ver cómo sobrevive al apocalipsis zombieeeee. ;-) Muy bueno. Slds.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, tengo que pensarlo mucho. El cuento de zombies es difícil, y ya he escrito tantos... pero puede ser. ¡Saludos José!

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Gracias a ti por dejar un comentario. ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Vaya!! Aunque los zombies los considero chiste repetido igual me dejo la piel de gallins al terminar de leerla mi gusta su redsccion y como logra volver la originalidad dentro de cosas tan trilladas he quedado encantada yo tambien escribia como historietas con dibujos y todo de verdad que lo felicito por este don innato y la gentileza de compratirlo con nosotros ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Liz. Entonces dibujas. A mí me gustaría trabajar con un dibujante, y hacer alguna historieta. ¡Saludos, Liz!

      Eliminar
  8. Zombies hasta ahora es mi mejor adicción a leer...demasiado bueno Jorge sigue asi!

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?