¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

sábado, 24 de mayo de 2014

La Luna y el cazador (última parte)

Mauro sentía que su recién conocido escondía algo, pero no se sentía amenazado por él. 
Cuando se aproximaba el mediodía Mauro salió a explorar la costa del arroyo. Willy encendió otra fogata y puso unas latas de comida a calentar. Al rato Mauro apareció con un víbora enorme en sus manos; el animal ya no tenía cabeza pero todavía se retorcía. 

- Carne fresca -dijo Mauro. 
- ¡Oh! Y buena. Si habré comido serpientes en los cursos de supervivencia del ejército… Pero ya abrí unas latas de comida, y no hay que desperdiciar, ¿no? 
- Bueno, pero ahora voy a limpiar esta víbora. 

No mucho después había carne de reptil asándose en la fogata.  El humo se elevaba hasta el puente que tenían por techo y se desparramaba hacia los lados. El arroyo estaba transparente, y nadaban en él unos cardúmenes inquietos de pececitos.  La naturaleza estaba muy quieta, y en las arboledas cercanas cantaban furiosamente unas cigarras, todo un coro de ellas.  El día desbordaba luz por todos lados, pero algo sumía en reflexiones oscuras a los dos viajeros.  
Después de comer se bañaron en el arroyo, luego se acostaron boca arriba sobre la rivera tapizada de pasto corto y empezaron a hablar. El primero en revelar algo fue Willy: 

- Sabe, aunque no me crea, ese cuchillo que tiene algún día puede serle muy útil. 
- Ya me es muy útil -dijo Mauro. 
- Lo sé. Yo me refería a… si se topara con un hombre lobo. 
- Sí que se lo creo. Entonces, ¿el kukri bañado en plata es para eso, para usarlo contra un hombre lobo? 
- Si se diera la ocasión… 
- Willy, ya que usted lo confiesa yo también voy a hacerlo -se sinceró Mauro-. El baño de plata se lo mandé hacer justamente para eso. 
- ¡Ah! Ya me parecía. Así que ha visto un hombre lobo, ¿o solo cree en ellos? 
- He visto uno. 
- Yo también. 

En aquel punto los dos sentían que de decir algo más iban a revelar sus planes, entonces quedaron callados, en un silencio algo incómodo, y Mauro quiso poner punto al asunto: 

- Sí, más vale estar preparado, hombre prevenido vale por dos. 
- Eso mismo. 

Mauro cerró los ojos y en unos minutos se durmió. Willy se levantó, se alejó un poco y se puso a tirar piedritas al agua.  Iba hacia una misión personal muy difícil, y ahora conocía a alguien que podría entender su causa e incluso ayudarlo; pero lo que iba a hacer era delicado, no podía revelarlo así nomás a cualquiera.  
Willy volvió a echarse sobre la hierba y se durmió también; había manejado toda la noche y necesitaba estar descansado. 
El primero en despertar fue Mauro, y al ver lo avanzada que estaba la tarde se levantó; en ese momento Willy se despertó. 

- Bueno, compañero, yo voy a seguir mi viaje. Gracias por la comida. Gente como usted no se ve mucho por los caminos -le dijo Mauro. 
- También tengo que seguir, pero espere, ¿hacia dónde va? 
- Hacia el norte.
- También voy hacia ahí, ¿lo arrimo? 
- Bueno. 

El vehículo de Willy estaba cerca, era una camioneta enorme. 

- Vaya camioneta la que tiene, ¿es una Ford F150? -preguntó Mauro. 
- Exactamente. Bastante comedora de nafta pero buena para estos caminos.

Y continuaron el viaje.  Pronto la zona se despobló y solo había matorrales y campos en los costados del camino.   Mauro iba atento, mirando hacia un lado y hacia otro. No sabía dónde estaba el caserío de Mac Gregor.  
Cuanto más avanzaban Willy empezó a notarse algo preocupado. Se detuvo en el costado del camino y consultó un mapa. Después le preguntó Mauro: 

- ¿Hay algún establecimiento rural o algo así más adelante? 
- No sé. 
- Disculpe que le pregunte, pero, ¿hacia dónde va?
- Estoy buscando un caserío que hay rumbo al norte, no sé más de él, solo que todavía no lo encontré. 
- Creo que busca el mismo lugar que yo. 

En ese momento los dos se miraron a los ojos, estudiándose, intentando adivinar.  Finalmente fue Mauro el que se arriesgó: 

- En ese lugar me dijeron que vive un tipo que es un hombre lobo. 
- Mac Gregor.
- El mismo. 
- ¿Y el cuchillo es para él? 
- Para enterrárselo en las tripas. 
- Tenemos el mismo objetivo. Ven, te voy a mostrar algo. 

Fueron hasta la parte trasera de la camioneta, allí había un compartimiento secreto. Willy miró hacia todos lados y después lo abrió, Se descubrió un montón de armas. Willy tomó un revólver y le mostró el cargador a Mauro. 

- Son balas de plata. 
- ¡Vaya que estás preparado! 
- Y tú, ¿pensabas enfrentarlo solo con un cuchillo?
- Tengo dos, y sé usarlos muy bien, además, tengo un as bajo la manga. 
- ¿Lo qué?
- Ahora no te lo puedo mostrar. 
- Espero que sea algo muy bueno, porque ese tal Mac Gregor no está solo.
- Lo sé. Entonces, ¿eres un cazador de hombres lobo? 
- Podría decirse que es un oficio heredado, aunque también cazo otros monstruos. 
- Entonces lo tuyo no es personal. 
- No. 
- Lo mío sí. Mac Gregor es mío. 
- Si me ayudas con los otros es todo tuyo. Pero toma un arma -le ofreció Willy.
- No las necesito, después te explico. ¿Entonces, somos socios? 
- Socios -y se estrecharon la mano. 

Siguieron el viaje mientras planeaban una estrategia. Los dos sentían que el destino los había reunido para combatir al mal, y se sintieron confiados, aunque a Willy le parecía que Mauro se arriesgaba demasiado, y no adivinaba cuál era el “as bajo la manga” que tenía.  
Hacia el final de la tarde vieron una a agrupación de casas desde lejos y se detuvieron. Allí repasaron su plan. A Willy le seguía pareciendo suicida la estrategia de Mauro, pero entendía que no podía detenerlo. 
Cuando la luna ya iluminaba el paisaje Mauro llegó hasta el caserío. Las viviendas parecían abandonadas. El viento hacía traquetear ventanas y puertas entornadas. De pronto salió un hombre de una de las viviendas, y luego salió otro y otro. Eran diez tipos. 
Mauro sintió algo de alivio. Aquellos hombres no estaban allí contra su voluntad, seguramente eran tan malos como Mac Gregor; aunque eso planteaba otra dificultad: cuando se transformaran iban a ser hombres lobo pensantes.   
La luna mostraba que los tipos sonreían confiados. De una de las viviendas salió una figura muy alta, era Mac Gregor, y este dijo con una voz potente: 

- Vaya, miren quién se animó a venir hasta aquí, el hombre lobo rebelde.
- El mismo -dijo Mauro-. Esta es tu última noche. 
- Veremos. ¡Atáquenlo! 

Los diez tipos se transformaron rápidamente. Mac Gregor tomó distancia. 
Los hombres lobo se acercaban gruñendo, se agachaban y abrían los brazos, amenazantes, pero Mauro no se movía, solo desenvainó dos cuchillos y estos brillaron bajo la luna.  Cuando uno de los monstruos arremetió sonó un disparo y la bestia cayó inerte. Eso hizo que todos voltearan hacia el lugar de donde provino el disparo, y Mauro aprovechó ese momento para despacharse a uno. Ahora empezaba la pelea. Mauro se transformó en hombre lobo y atacó a otro. Cuatro de ellos salieron raudamente tras el tirador y los otros empezaron a batirse con Mauro. 
Mauro esquivaba arañazos, contragolpeaba, giraba, se agachaba, saltaba; sus rivales lanzaban alaridos al quedar heridos de muerte y luego quedaban quietos. Al mismo tiempo cerca de allí sonaban unos disparos. Todo fue muy vertiginoso, muy rápido, y terminó pronto. Al final solo Mauro estaba en pie. 
Mac Gregor, que había visto todo y también estaba transformado, lanzó un grito de furia e intentó huir. Pero cuando apenas había dado unos pasos sintió algo en la espalda. Uno de los cuchillos de Mauro había volado y ahora estaba en su espalda.  Mac Gregor cayó de rodillas y giró hacia Mauro, que ya se aproximaba. 

- ¡No puedes matarme! -gritó Mac Gregor-. ¡Tú me debes, yo te di esos poderes! 
- ¡Que yo te debo! Bien, sabes como le pagaron a Judas, ¡con plata! -y tras decir eso le arrojó el otro cuchillo, esta vez a la cabeza. 

Mauro quedó contemplándolo, había liquidado a quien lo convirtiera en un monstruo. Un momento después Willy apareció de las sombras y fue hasta donde se encontraba Mauro. 

- Así que ese era tu as bajo la manga: eres un hombre lobo -dijo Willy.
- Así es. ¿Qué vas a hacer ahora? -le preguntó Mauro, dándole la espalda. 
- Bueno, no sabía que podía ser así, pero es obvio que eres un hombre lobo bueno. ¿Te interesaría ayudarme con mis cacerías?
- Está bien, no tengo nada que hacer. 
- Bien, ahora vamos a limpiar este desastre. 

Una hora después todo aquel lugar ardía en llamas, y los cazadores se alejaban de allí, bajo la atenta mirada de la luna. 

29 comentarios:

  1. me encantan tus cuentos son buenisimos sigue asi, son mi pasatiempo favorito, mucho mas los de zombies, saludos desde Panama!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Gracias. Hoy voy a publicar uno de zombies. ¡Te mando un saludo desde mi Uruguay para tu Panamá!

      Eliminar
    2. ya lei tu cuento super!
      Confieso que le temo a los payasos y los muñecos y cuando leo uno de esos Dios que terrrrrroooooor

      Eliminar
    3. Mañana publico uno de payasos. Te espero. Saludos.

      Eliminar
    4. no dudes que estare pendiente!

      Eliminar
  2. "As bajo la manga"
    Buena historia. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Ya lo corregí. Lo gracioso es que cuando vi el comentario pensé "¿Porqué puso eso si escribí bien?", y estaba mal escrito varias veces ¡Jaja! Tendría que dedicarle más tiempo a revisar los cuentos, y tendría que dejarlos un buen tiempo en un baúl como recomendaban antes, pero tengo que publicar lo más seguido que pueda, y tengo otros proyectos y estoy muy ocupado. ¡Saludos!

      Eliminar
    2. No hay problema, publica siempre que puedas. Es agradable llegar a casa y ver que hay un relato nuevo. Si se cuela algún descuido no es importante, ya te ayudamos nosotros.
      Gracias por el esfuerzo ;-)

      Eliminar
  3. Hola!!! Jorge me gusta bastante las historias de hombrea lobos pero esta es algo diferente pero buena. Cuando puedas inventa una sobre homicidas seriales ya q me dan mas miedo y son muy interesantes porq mientras mas real mejor jejejeje saludos y te felicito!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. De ese tipo casi no publico porque el blog es de cuentos de ficción, y muchos lectores son escolares. Pero mira que un cuento de ficción también puede asustarte. Los de hombres lobo no, pero hay otros. Te animo a que busques en "Categorías". Los cuentos de payasos, muñecos embrujados y lugares embrujados son clásicos ya y bien te pueden dar un susto. Saludos Angelita.

      Eliminar
  4. Impecable final, tal vez demasiado rápido pero era lo que esperaba y no me siento para nada decepcionado si no extremadamente contento. Empezar así la semana es espectacular. Estaría bueno para el futuro si continuaras la historia de estas personas Mauro y Willy. Sería interesante que los enfrentaras a nuevos retos no? Muchas gracias Jorge. Un placer seguirte leyendo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedó un poco corto el final sí, la pelea. No la alargué porque no quise que quedara muy violenta esa parte. A este cuento lo publiqué primero en mi blog de cuentos cortos, donde la mayoría de los cuentos están mas bien enfocados a escolares, los que también andan mucho en este, por eso siempre son para todo público. Que bueno si igual te gustó. ¡Saludos!

      Eliminar
    2. Por favor no malinterpretes Jorge, no es que igual me gusto, me encanto. Me sorprendio el final tan rapido lo admito pero no desmerece para nada la historia. Es perfecta la acción rapida y cortante. La gran mayoria de tus relatos me han gustado, como todo unos mas que otros, pero no recuerdo que alguna vez viera uno que dijera este no me gusto para nada. Un abrazo.

      Eliminar
    3. José, ojalá todos los lectores fueran como vos. Si te encantó, mejor, pero si no hubiera sido así no pasa nada. La necesidad de escribir mucho me ha hecho subir cuentos que ni a mí me gustan ¡Jaja! En esos casos trato de que sea interesante nomás, como para que se animen a leer otro. Y también están los de mis comienzos, que si me pongo a leerlos ahora me da un poco de vergüenza ¡Jaja! No los corrijo porque son eso, la obra de un autodidacta principiante, y así ven la evolución que he tenido, suponiendo que he mejorado ¡Jajaja! ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Hola Jorge, hace ya un tiempo que leo tus cuentos y he de decir que me encantan! Sobre todo los leo por la noche jajaja, ¡sigue así!

    Saludos desde España! ����

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jean. Haces bien, todos tendrían que leerlos de noche; el cuento de terror lo necesita. Gracias por comentar. Espero que lo hagas más seguido ¡Jaja! ¡Saludos desde mi Uruguay hacia tu España!

      Eliminar
  6. Hola Jorge excelente estuvo tu cuento sigue escribiendo mas sobre hombres lobos Saludos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Gracias por tu comentario. Si te gustan los de hombres lobo te recomiendo el cuento "El cazador de lobos". Lo vas a encontrar en la parte derecha del blog, donde dice "páginas". Es uno de mis favoritos. Después me cuentas si te gustó. ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Bueno lo leere con mucho gusto. Te comentare lo juro. gracias. ¡Saludos! De: Ruben E.

    ResponderEliminar
  8. Increíble en verdad no se como logras con párrafos cortos que se desate mi imaginacion, sin duda un tanto predecible el final, pero estupendo. En verdad cada que voy a un lugar apartado volteo arriba buscando una muñeca amarrada en un árbol o volteo abajo para que no me vaya a sorprender un zombie, o siempre me desvelo para que no me vaya a sorprender una bruja. Excelentes tus relatos. Enhorabuena y como decimos en México tus relatos están a toda madre. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Senen. Parece que tienes algo de cuentista también ¡Jeje! ¡Saludos!

      Eliminar
  9. Hola jorge me encantaron tus cuentos me encantan los cuentos de terror los leo con mi marido en la noche saludos desde argentina
    Joana

    ResponderEliminar
  10. Tus cuentos ya son mi tercer vicio , me encantan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tercer vicio? Mejor ni pregunto cuáles son los otros dos ¡Jaja! Un abrazo.

      Eliminar

¿Te gustó el cuento?