¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

lunes, 7 de julio de 2014

Bajo el hospital (última parte)

La muchedumbre que se agolpaba en aquella sala se abalanzó contra Lucas. Él intentó salir de allí pero otros lo agarraron por atrás. Eran muchas manos enfurecidas. Todos gritaban ahora, intentaban agarrarlo, inmovilizarle los brazos… Y las antorchas que se agitaban sobre la multitud iracunda iluminaban  aquella locura desde arriba. 

- ¡Es el rey de los zombies! ¡Córtenle la cabeza! -gritaban al unísono varias voces enronquecidas. 
- ¡Yo no les hice nada! ¡Suéltenme, por favor! -les clamaba Lucas, pero solo obtenía carcajadas y gritos como respuesta. 

¿Aquel iba a ser su fin? ¿Merecía perecer en manos de unos locos por haber liberado a los zombies sin querer, a pesar de toda la gente que salvó después? Él no lo creía, morir así, no. Los zombies iban a salir de todas formas, ¿por qué él iba a pagar por todo? Se arrepintió de haber entrado a aquel lugar. “¡Malditos locos, considerarme un zombie!…”. ¿Tan mal se veía? “¡Solo es cosa de estos locos. Un zombie…!”. Era inútil tratar de convencerlos. Las muchedumbres iracundas no razonan, y esta era de enfermos mentales. 
Mas algo en Lucas se resistía a la idea de que aquel era el fin, de alguna forma creía que podría salir. ¿Pero cómo, eran tantos? Lo rodeaban por todos lados, le aferraban la ropa, no podía tomar sus herramientas para defenderse. 
Pero a pesar de la situación desventajosa en la que se encontraba, al utilizar todas sus fuerzas y retorcerse para liberarse, Lucas consiguió propinar varios golpes después, y los que fueron el destino de esos golpes cayeron al suelo y fueron pisoteados por la misma muchedumbre. En el fragor de esa lucha, Lucas casi atravesó con el puño a uno, y eso lo asombró mucho. ¿Cómo podía ser…? Después, forcejeando por su vida, le pareció que le arrancó el brazo a alguien. Entonces se le cruzó por la mente algo terrible: “¿Y si esta gente tiene razón…?”. Pero él no les había hecho nada, y pensaba defender su vida como fuera. ¿Su… vida? ¿Aún seguía viviendo o ahora era algo mas? No importaba, un instinto animal se iba apoderando de él; o lo dejaban salir o los hacía pedazos a todos. 
Ahora era muy difícil sujetarlo, porque aferrarle fuerte los brazos no impedía que estos se movieran, y esos movimientos luxaban muñecas y antebrazos. Las manos de Lucas se volvieron dos armas, y sus dedos se hundían y desgarraban todo lo que alcanzaban. 

El grupo enloquecido quería cerrarse sobre él, mas algunos cuerpos estorbaban ahora, y el piso se estaba volviendo resbaloso.  Por eso logró abrir un espacio entre él y sus atacantes, y pudo empuñar al fin su martillo. 
Las ganas de sobrevivir se habían vuelto furia. El martillo dibujaba en el aire diferentes trayectorias, y gotas tibias salpicaban hasta el techo, y subía y bajaba, e iba de un lado al otro, y sonaban los huesos rotos. 
De a poco la multitud se fue replegando, y de estar furiosos pasaron a estar asustados, y lo hubieran estado mas si supieran lo que venía a continuación.   
Tanto griterío había atraído a una horda de zombies que ya inundaban la calle. Cuando la horda chocó contra la puerta esta se abrió de golpe hacia atrás, y los zombies entraron a la sala como si fueran una corriente embravecida. Ahora aquella gente gritaba de terror. 
Algunos retrocedieron hacia donde estaba Lucas, mas como este seguía furioso, eligieron un mal lugar.  Unos minutos después aquello era una escena infernal.  Algunos se desbandaron a los gritos por los pasillos, seguidos por una “locomotora” de zombies; mas adelante fueron alcanzados también. 
Lucas quedó en medio de aquel infierno. Ningún zombie intentó atacarlo: él era uno de ellos. Hasta el momento se había engañado a él mismo con varias suposiciones. Los zombies nuevos no eran menos agresivos, ni los viejos estaban ahítos de comer. La verdad estaba frente a él pero no había querido verla. Había muerto hacía días, allá en el hospital. 
Caminó entre los zombies y salió del manicomio. Tomó una calle cualquiera y empezó a vagar por la oscuridad.  Al pasar por algunos muertos estos empezaron a seguirlo. Era una conducta normal en ellos, así se formaban las hordas, zombies siguiendo a otros.  A Lucas no le importó. Ya no les temía. Solo caminaban a su lado, detrás de él, cada vez mas. 
No se explicaba por qué le había pasado aquello, por qué podía pensar si era un zombie. ¿Aquello era una maldición? ¿Acaso no había sido lo suficientemente bueno durante toda su vida? Sintió una rabia enorme. Levantó la vista hacia el cielo y descargó su enojo con un grito, y todos los zombies que estaban cerca gimieron a la vez, y se formó un rugido que se propagó por la ciudad. 
De pronto Lucas escuchó unos disparos lejanos que fueron aumentando en número. Era el ejército que llegaba a la ciudad. Venían a exterminar a todos los muertos vivientes. Lucas de nuevo sintió que debía luchar por su existencia.

27 comentarios:

  1. Muy buen final Jorge, deja una sensación de melancolía ya que terminas poniéndose en los pies de un hombre...Felicitaciones. @kokemora10

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te dio algo de melancolía? Eso es por alguna bebida espirituosa que tomaste al leerlo ¡Jajaja!
      Muchas gracias, amigo. ¡Saludos!

      Eliminar
    2. Si estuvo algo triste por Lucas, pero genial x sangriento y lleno de suspenso. Felicidades kedo excelente!

      Eliminar
  2. No puede terminar asi!!!!!!!!!! Tenes que hacer otra entrada por favor!!! Amo tus cuentos leo la pagina desde su comienzo. Santi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez no terminó aquí. El personaje no está muerto, bueno, sí está muerto ¡Jeje!, pero tal vez pueda usarlo en otro cuento. ¿Me lees desde el 2010? Eso es mucho tiempo, y son muchos cuentos. Me quito el sombrero ante ti ¡Jaja! ¡Saludos, Santi!

      Eliminar
  3. porfin la ultima parte la esperaba con ansias un final muy interesante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo se termina, Shasha. Gracias. ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Jorge, este es tu mejor cuento sin dudas, pues la idea de un zombi que piensa no se ve mucho por ahí, además es muy atrapante y entretenido. Me encantó ¡Saludos! Alex

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias! Zombies que piensan seguro que hay algunos por ahí, incluso ya he escrito sobre eso, pero sí, tal vez este sea mi mejor cuento de zombies. Eso lo deciden los lectores. ¡Saludos, Alex!

      Eliminar
  5. La supervivencia...cosas de a diario en esta vida ja,muy buen cuento jorge!! Todos tus relatos son exelentes! Te puedo pedir algo de hombres lobo? Son mis preferidos gracias besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ely. Busca en categorías "Cuentos de terror de hombres lobo". Si ya leíste todos, bueno, el próximo que publique es para vos, y solo por un módico precio: un comentario ¡Jaja! Y quinientos dólares ¡Jajaja! ¡Saludos!

      Eliminar
  6. me encanto la historia, los niños de mi grupo de tercero de primaria están emocionados y ya quieren leer la sexta parte,auque ya vi que era la ultima. comencé lleyendo una parte por dia y asi se emocionaban mas, felicidades....espero que sigas escribiendo mas cuentos de terror.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es la última. Creí que en esta época casi no andaban escolares por acá, por eso es un poco mas sangriento que lo que suelo escribir. Pero si dices que igual les gustó, mejor.
      Voy a seguir escribiendo, aunque en el blog ya hay cientos de cuentos, que son horas y horas de lectura. ¡Les mando un saludos a todos!

      Eliminar
  7. felicidades al autor,excelente cuento

    ResponderEliminar
  8. Wow excelente, esperaba el final desde hace dias la verdad jajaja, en mi opinion deberias continuarla, no se creo que podria tomar ventaja de que ahora es el rey zombie, tus cuentos son de lo mejor, saludos desde colombia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez la siga, por eso el final es abierto, pero sería mas adelante. Y tendría que cambiarle el nombre al cuento. Veremos. Gracias por seguirme estos días. Te espero por acá. ¡Saludos!

      Eliminar
  9. Muy bueno el cuento del zombie superdotado jaja podría hacer una leve comparación con Resident Evil, pero me gusta mas este personaje (aunque la actriz principal de R.E. es mucho mas linda jeje). Espero que haya una continuación de este cuento, que es uno de los mas largos de tu blog.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También prefiero a la de Resident Evil, o a una de sus clones igual ¡Jaja! Gracias por comentar. ¡Saludos!

      Eliminar
  10. Excelente cuento......!! saludos.

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno, te felicito jorge. Siempre sorprendes con tus historias. Continua asi. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Siempre trato de sorprender, que lo consiga siempre es otra cosa ¡Jeje! Un abrazo.

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Si tú lo dices, tocayo. Gracias por comentar. ¡Saludos!

      Eliminar

¿Te gustó el cuento?