¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

viernes, 22 de agosto de 2014

¿Una broma?

- … ¡Vamos! ¿En serio crees que me voy a tragar un cuento así? -expresó sinceramente Adrián. 
- No es cuento, es verdad. Esta casa está embrujada. Prácticamente ya es de noche. Espera un rato y verás -le aseguró Fabricio.  

Estaban en la sala de una gran casa. Fabricio estaba sentado a sus anchas en un sillón grande, con un brazo colgando del apoyabrazos, como si lo que acababa de decir fuera una cosa ordinaria; Adrián se encontraba sentado frente a este, y al escuchar aquello había despegado su espalda del sillón y se inclinaba un poco hacia adelante, examinando atentamente la mirada despreocupada de su compañero. Él no creía, pero estaba algo desconcertado. ¿Fabricio quería jugarle una broma pesada? ¿Pero por qué? Tenía que indagar mas: 

- Voy a hacer que te creo por un instante -dijo Adrián, con el tono mas hiriente que pudo-. ¿Sabías que la casa estaba embrujada antes de comprarla o lo descubriste después? Supongo de después, ¿no?
- Ya lo sabía al comprarla. 
- ¡Aja! Es menos creíble todavía. Por qué ibas a comprar una casa embrujada. Cuento tuyo ¡Jeje!
- Te repito que es verdad. Tenía mis razones. Espera un momento mas, ya debe estar por empezar. Sí, en cualquier momento. 
- ¿Empezar lo qué? -le preguntó Adrián. 

Como respondiendo a su pregunta, llegaron ruidos desde varias habitaciones. Adrián miró a Fabricio, este sonreía triunfal. 
Seguidamente escucharon unas risas infantiles. Se las oía ir de cuarto en cuarto, como si atravesaran las paredes. Finalmente se detuvieron en la habitación mas alejada, y tras un instante de silencio las voces infantiles empezaron a reír con mas fuerza. 

- ¿Hay niños en la casa? -preguntó Adrián.
- Los hubo, supongo, aunque puede ser que esos espíritus no sean de niños. Suelen ser engañosos…
- No, no te creo. Es una broma tuya. Seguramente montaste todo esto, ¿no es así? Sabes qué creo, me parece que aún me guardas rencor por lo de Yolanda. ¿Me equivoco?
- No, estás en lo cierto. Aunque solo éramos adolescentes me dolió profundamente que me quitaras aquella novia, aunque recién la conocía. Fingí durante años que no me importaba tanto para un día vengarme. Y esa venganza la voy a consumar hoy. ¿Conforme? -explicó lleno de un obvio sarcasmo Fabricio. 
- Bueno, ahora que lo pienso me parece absurdo lo que te dije. Pero no pueden ser fantasmas. 
- Ve y compruébalo. Aquí te espero -lo desafió Fabricio. Adrián era de los que no pueden rechazar un desafío. 

Se levantó y fue rumbo a la habitación. El corredor se le hizo larguísimo. Las risas infantiles sonaban con mas fuerza. Adrián se repetía mentalmente que no eran fantasmas. La sola idea era absurda. Pero las risas seguían sonando. 
Abrió la puerta de golpe. Eran dos chiquillos, estaban saltando sobre una cama enorme. Sus ropas eran antiguas. Dejaron de saltar y lo miraron muy serios. De un instante a otro pasaron a ser dos viejos, y sonrieron con una malicia que le heló la sangre a Adrián. 
Desanduvo el corredor a la carrera. En la sala no había nadie. Cuando intentó salir de la casa, la puerta estaba cerrada. Entonces una voz le dijo desde afuera: 

- ¡Todo lo que te dije era verdad! ¡Jajaja! ¡Por fin voy a tener mi venganza!
- ¡Fabricio, por favor, déjame salir! ¡Oh dios mío! ¡Esas cosas vienen hacia aquí…! 

Fabricio se alejó de la puerta y se marchó lanzando unas carcajadas de demente. 


20 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy entretenido el cuento, da un poco de miedo jeje claustrofobicos abstenerse ;)

Anónimo dijo...

Buenisimo ... como espere leerte de nuevo... felicidades! !

yuri dijo...

Hola mi querido gorge tiempo sin subir un cuento ya. T extranaba. Vaya. Forma d vergarse d su rival. Buena. Strategia jejeje!! Queria saber si as subido mas cuento o x lo menos la continuacion dl cuento anterior en otro lado para qme informes gracias muchos besos

Jorge Leal dijo...

Hola Yuri. Gracias. Todavía no lo he subido en en ningún lado. Ahora me estoy inclinando hacia alguna editorial digital. Cualquier lado menos este blog. No es porque la historia sea extraordinaria, nada que ver, pero sí es muy querida por mí. ¡Saludos!

Jorge Leal dijo...

Te agradezco el comentario. ¡Saludos!

Jorge Leal dijo...

Tampoco pasó mucho tiempo, y en el blog hay toneladas de cuentos ¡Jeje! Gracias. Saludos.

Anónimo dijo...

Hl sabes me gustan mucho tus historias aunque desde q he leido tus historiaa me he sentido muy nerviosa debe ser sugestion espero leer mas xhao

Jorge Leal dijo...

No creo que sea por mis cuentos; probablemente sientes eso porque algún ente te está siguiendo.
Es broma, claro ¡Jaja! Este es un blog de ficción, y es para entretenerse con algo de terror. Gracias. ¡Saludos!

José Luis Vassallo dijo...

Hola Jorge. Que placer ver que postearas un nuevo cuento. Muy bueno. La curiosidad mato al gato. ;-) Gracias por el cuento. Un abrazo.

Jorge Leal dijo...

Hola. Algunos como este (medio pelo nomás) voy a seguir publicando. Gracias. ¡Saludos!

ValeAnny Alvarez dijo...

Buenísimo! Me dejaste con la duda eee jaja saludos amigo :)

Jorge Leal dijo...

¿Qué duda? Ahora me dejaste intrigado ¡Jaja! ¿Cometí alguna errata? ¿Le cambié el nombre al personaje? Que dudas ¡Jaja! ¡Saludos amiga!

Ely Rivero dijo...

Hola jorge...paso mucho tiempo verdad? Tuve algunos problemas cn internet pero ya estoy aqui!!! Dispuesta a seguir apacionada a tus cuentos, ahora puedo volver a tener pesadillas de nuevo ja ja besos!

Jorge Leal dijo...

¿Ya habías comentado antes? No te recuerdo. ¡Jaja! Broma. Me imaginaba que tenías algún problema con internet o algo así. Pero como ves, no te perdiste de mucho. Besos.

Bela Hope dijo...

Creo que soy bastante macabra porque al terminar de leer, me ha salido una risa y hasta he sentido un poquito de satisfacción. Sé que algún día lo pagaré caro pero ¡amo las bromas pesadas! jajaja me ha gustado.
Saludos.

Jorge Leal dijo...

Hola. A mí me gustan las bromas pero no las pesadas, aunque sí puedo ser vengativo ¡Buajaja!
Gracias por comentar. ¡Saludos!

fredy bautista dijo...

Esta chevere

ValeAnny Alvarez dijo...

Hola! No nada de eso amigo es la duda del k pasa después :)

Anónimo dijo...

Me encanta tus cuentos pero el cuento de los payasos no lo leí por Qee le tengo claustrofobia a los payasos pero los demás cuentos muy buenos te felicito

Jorge Leal dijo...

Gracias. Los de payasos son justamente para los que les temen ¡Jaja! Anímate, que solo son cuentos, y el objetivo es que uno se divierta asustándose un poco. Claro, si les tienes mucho miedo, mejor no, aunque podría ser el remedio. ¡Saludos!

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?