¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

sábado, 28 de noviembre de 2015

Detective De Lo Oscuro.


                                   La Herencia Maldita
Un crujido en el techo hizo que los cuatro amigos miraran hacia arriba y se mantuvieran en suspenso un momento. La inmensa casona parecía muy sólida pero todos sabían que era muy vieja. La estaba haciendo temblar la tormenta enloquecida que bramaba afuera. Era de noche y llovía copiosamente. La naturaleza se volcaba con furia sobre los campos y arboledas de aquella solitaria región. La luz de un rayo reclamó la atención de todos y voltearon hacia la ventana que daba al jardín. El viento se empeñaba en arrancar unos jazmineros y estos se resistían inclinándose hacia un lado. Mas allá se retorcían otros árboles, y un fogonazo repentino mostró fugazmente parte de una edificación blanca que se ocultaba detrás de estos. La tormenta dominaba la escena y ninguno había hablado desde hacía rato. Habían estado contando cuentos de terror y eso había tensado la atmósfera. Entonces David habló sobresaltando a todos...

—Que este tiempo no empañe la celebración —dijo levantando su copa—. Brindemos por Mauricio, que ahora es un hombre rico.
—Por nuestro amigo —dijeron los otros a la vez. Mauricio agradeció inclinando la cabeza y brindó también.

Acababan de cenar y estaban sentados en torno a la mesa mas pequeña de la sala, que en realidad era bastante grande, la otra era enorme, muy larga. El grupo de amigos estaba formado por Adrián, Sergio, Mauricio, que era el anfitrión, y David. Los cuatro rondaban los treinta y eran amigos desde la infancia. David era detective, y como el oficio ya se le había metido en el carácter le preguntó de nuevo a Mauricio:

—Así que tu tío nunca fue a tu casa y prácticamente no lo conociste, ¿no?
—Exactamente. Por eso imagínense mi sorpresa cuando me dejó todo esto, no lo podía creer.
—Dime una cosa —insistió David—, ¿qué crees que diría tu padre sobre esto si él estuviera vivo?
—Seguramente desconfiaría. Aunque él y el tío Basile eran hermanos y muy parecidos físicamente, ya lo ven ustedes por ese retrato, sus personalidades no podrían ser mas diferentes. Papá directamente lo creía un loco malvado.
—Eso supuse —dijo David.
—Ahora estoy viendo al detective —intervino Sergio en tono de broma—. Ya encontró un misterio en todo esto.
—No es eso, lo que pasa es que, bueno, sí, me resulta raro.
—¿Qué es lo raro? —habló ahora Adrián, y tomó otro trago antes de seguir—. Al viejo no le importaba su familia y era un excéntrico, pero al verse cerca de la muerte y al no tener a nadie mas le dejó su herencia a él. ¡Caso resuelto! —agregó por último dando un golpe en la mesa imitando a un juez.

A los otros les dio gracia, pero David repuso:

—¿Tu razonamiento cómo explica esa condición tan curiosa que se exige en el testamento? ¿Por qué Mauricio tiene que estar en esta casa sí o sí por varios días? ¿Cuál es el propósito?
—Cosas de viejo excéntrico —explicó Adrián, y miró a los otros buscando aprobación a su teoría.
—Podría ser. Pero lo raro es que, por lo que arregló con el abogado, Mauricio solo tiene que estar en esta casa un par de semanas. Después el abogado no va a vigilar eso, no lo contrató por mas tiempo, de ahí mi pregunta: ¿Por qué quería retenerlo acá solo ese tiempo? No me salgas con eso de que por excéntrico. No digo que no lo fuera, pero también era un tipo lo suficientemente inteligente y calculador como para hacerse millonario desde muy abajo. Gente así no da puntadas sin hilo. También es extraña esa cláusula que no lo deja remodelar ni vender nada hasta que no esté esos días acá, solo después podrá hacer lo que quiera con todos los bienes. Y la otra cosa extraña en todo esto es que, por orden del viejo, a Mauricio lo notificaron un mes después de su muerte. No te quiero inquietar, Mauricio, pero qué clase de amigo sería si no te digo que todo esto me huele muy mal.
—Sí, si soy sincero conmigo mismo, hay algo que no me gusta en este asunto. Supongo que por eso les pedí a ustedes que se quedaran aquí esta noche después de celebrar —reflexionó Mauricio—. No me imagino al viejo siendo generoso ni el día de su muerte. 
—Cuidado —dijo Sergio, y señalando con el pulgar hacia la ventana agregó—. Que ese no está muy lejos. No querrás que el viejo se enfade. Tenemos que pasar la noche aquí.

Estaba bromeando pero de todas formas los cuatro voltearon hacia el jardín. Mas allá de este, detrás de una arboleda se hallaba el panteón donde habían depositado el cuerpo de Basile, el tío de Mauricio.
La tormenta se impuso de nuevo y los cuatro quedaron en silencio. David contempló el enorme retrato que resaltaba en la sala. Basile era idéntico a su hermano, el padre de Mauricio, y Mauricio era igual a su padre. Cuando envejeciera iba a quedar idéntico al hombre que se representaba en el retrato. A David se le ocurrió que si de alguna forma misteriosa el viejo volvía a ser joven, si le heredaba todo a Mauricio y luego lo desaparecía podría seguir disfrutando de su fortuna haciéndose pasar por él, y así su repentina juventud no despertaría la extrañeza en nadie y de esa forma no revelaría el oscuro secreto de su juventud. Eso explicaría todo aquello, pero que alguien rejuveneciera tanto era absurdo. David sonrió, miró su reloj y pensó que estaba divagando porque ya tenía sueño.

Afuera seguía soplando el viento y explotaban rayos. Cuando todos empezaron a bostezar decidieron acostarse. Un poco en broma un poco en serio, David le pidió a Mauricio que lo dejara asegurarse que todo estaba bien cerrado. Bromearon pero en el fondo todos se sentían mas seguros estando él allí. David era de estatura promedio y complexión algo delgada, una apariencia engañosa porque en realidad era muy fuerte. Siempre andaba con el pelo corto y muy prolijo, y prolija también era su barba estilo candado que lo hacía aparentar mas edad, cosa que a él no le molestaba. Sus ojos oscuros delataban que siempre estaba atento, y tenía la capacidad de convencer a la gente con sus modales atentos o unas pocas palabras duras, según fuera el caso. Por parte de padre era la tercer generación de policías. Su padre le había enseñado mucho desde pequeño, lo que lo ayudó a resaltar enseguida en la Policía y a ser un oficial excepcional. Ahora era un detective cuya carrera no paraba de ascender gracias a todos los casos que resolvía.

Como la casa tenía muchas habitaciones el anfitrión le había dado un cuarto a cada uno. David fue hasta su cuarto y sacó algunas cosas del bolso que había llevado. Le gustaba estar bien preparado. Su padre solía repetirle que era mejor llevar algo aunque no se lo usara, a necesitarlo y no tenerlo. Como todo el día había estado tormentoso y la casa se erguía en un lugar apartado, llevaba linternas extras para sus amigos. No podía confiar que hubiera alguna fuente de luz extra en la casa. Por si había corte de luz le dio una a cada uno antes de que entraran a sus habitaciones. Sus amigos las aceptaron sonriendo. Mauricio lo acompañó en su recorrida por la casa. Después de cerciorarse que la primer puerta estaba cerrada, David sacó del bolsillo una cinta adhesiva delgada y colocó un trozo entre el marco y el borde de la puerta. Lo colocó en la parte alta, de modo que si alguien abría la puerta podían saberlo después gracias a la cinta. El objetivo de aquello era obvio pero Mauricio igual preguntó:

—¿Para qué pones esa cinta ahí?
—Es solo precaución. A veces pasa algo dentro de una vivienda y los ocupantes no están seguros de si alguien entró o no. Si abren esta puerta este borde de la cinta se va a despegar y no tendremos dudas. Pero es solo una precaución. En esta vida siempre hay tantas causas causando cosas que nadie sabe qué le va a tocar. Ahora vamos a la próxima.

Y así revisaron todas las aberturas. Después fueron hasta el corredor donde estaban los cuartos, allí David le dijo a su amigo:

—¿Quieres que te enseñe como se hace una alarma súper sencilla? Parece una tontería pero yo la uso en mi casa y no siento vergüenza al admitirlo. También tengo una moderna, uso esta otra como una precaución extra. Claro, yo tengo enemigos por mi oficio, pero a vos mal no te va a hacer.
—Bueno, que mas da.

La alarma no podía ser mas sencilla; solo era un hilo de pesca con un extremo atado al picaporte de la puerta y el otro a un objeto que hiciera ruido al caer. Lo único que tenía que hacer Mauricio era dejar el hilo tenso una vez que cerrara la puerta.
Por momentos le parecía que estaba exagerando, mas enseguida volvía a tener esa sensación de que algo no estaba bien. Siempre andaba con un arma o dos y esa vez no fue la excepción. Dejó su revólver reglamentario en la mesa de luz y colocó un libro sobre él. A una de las linternas que tenía la colocó bajo la almohada. Ya estando acostado David siguió dándole vueltas al asunto. Que no le avisaran nada hasta un mes después de la muerte de su tío, esas extrañas condiciones en el testamento, esa bondad a última hora hacia un sobrino que apenas había visto... Todo eso tenía un objetivo, no creía que solo fuera el delirio de un excéntrico. 
Su cuarto estaba al lado de el de Mauricio. Se estaba por dormir cuando un grito lo sobresaltó. Se levantó inmediatamente. Mauricio había gritado:

—¿¡Quién anda ahí!? 

La humilde alarma había funcionado. David no se sorprendió cuando la luz no encendió. Echó mano a la linterna, al arma y salió corriendo rumbo al cuarto de su amigo. Se había movido rápido pero al salir al corredor los pasos del intruso ya estaban muy lejos de allí. Fue a ver si su amigo estaba bien.

—¿Mauricio, estás bien? No hay corriente, busca tu linterna.
—Sí, estoy bien. Escuché que la alarma se detonó y cuando miré hacia la puerta vi una figura que no era de ninguno de ustedes, era...
—Ahora eso no importa. Voy tras el intruso.

La luz de la linterna se proyectó por casi todo el corredor oscuro y su portador salió disparado de allí. En ese momento los otros también se habían despertado, y al comprobar que no había electricidad buscaban a tientas las linternas que David les había dado. 
Corrió a toda prisa pero ya asumiendo que no lo iba a alcanzar dentro de la casa. El intruso podía haber salido hacia cualquier lado, mas David intuyó una posible dirección. Al alcanzar la sala se detuvo frente a la ventana y vio al intruso atravesando el fondo del jardín. Todavía llovía mucho y un relámpago iluminó completamente al invasor cuando este miró sobre su hombro hacia la ventana. En un pestañear se perdió entre las sombras de los árboles que había mas adelante. David quedó sorprendido. Aquello entraba dentro de sus sospechas pero de todas formas era increíble: lo vio muy fugazmente y en movimiento, y llovía, pero no le quedaron dudas de que el sujeto tenía un enorme parecido con Mauricio.

Tres haces de luz irrumpieron en la sala y sus amigos llegaron corriendo. David había quedado parado frente a la ventana. Estaba seguro de que el intruso había cerrado la puerta con llave al salir, por eso alcanzó a verlo en el último tramo del jardín; si no fuera así no le habría visto ni la sombra porque se movía extremadamente rápido. Y esa no era la única habilidad del sujeto; había corrido a toda prisa por una oscuridad cerrada. David no deseó perseguirlo, allí afuera estaba en desventaja, y mucho menos quería que sus amigos se arriesgaran contra un desconocido tan fuerte. Ahora los cuatro enfocaban sus linternas hacia afuera. Mauricio preguntó:

—¿Lo viste pasar por ahí?
—Muy fugazmente.
—¿Y cómo era?
—No lo vas a creer pero de todas formas te lo voy a decir. Era igual a vos.
—Amigo, no bromees así.
—No estoy bromeando.
—¿Sería un pariente desconocido o un tipo disfrazado? —preguntó Sergio.
—Aunque parezca absurdo, hasta ahora las pruebas indican que ese era su tío muerto.
—No bromees... —casi le suplicó Mauricio.
—Nunca bromeo cuando se trata de un caso. Vamos hasta la puerta de allí. Estoy seguro que salió por ella.

Para David aquello ya era un caso. Siempre atrapaba a tipos que ya habían cometido un crimen, ahora podía evitar uno, y se trataba de la vida de su amigo.

—Si no me equivoco esta puerta está cerrada con llave, compruébalo —dijo David.
—Así es, tiene dos vueltas —verificó Mauricio. 
—Mira cómo quedó la cinta —le indicó ahora David. 
—Está despegada, alguien la abrió.
—Alguien que tiene una copia de esta llave, y probablemente de toda la casa. La cerró para que no supiéramos cómo había entrado. Y deduzco que primero fue a bajar la llave general para cortar la luz. Vamos a verlo.

Como sospechaba, habían bajado la llave. Encendieron todas las luces y quedaron en la sala. No era muy probable que intentara algo esa misma noche pero no era seguro volver a los cuartos. Ninguno se atrevió a cuestionar la teoría de David. Si algún pariente ignorado o alguien que solo se parecía a Mauricio de alguna forma hubiera podido influenciar al viejo o alterar el testamento, se habría nombrado heredero y ya. Y que lo que impuso el viejo solo fuera casualidad era muy poco probable. 

David propuso que durmieran por turnos. En la sala había sillones grandes y cómodos. David durmió primero. Cuando le tocó vigilar trató de encontrarle la punta a aquella madeja. Por descabellada que pareciera aquella línea de pensamiento, hasta que no aparecieran otras pruebas tenía que seguirla. Todavía no le encontraba la razón a un hecho; ¿Por qué el viejo había hecho que notificaran a Mauricio solo después de un mes? La respuesta le vino como uno de los relámpagos que iluminaban allá afuera. Lo había leído cuando era un niño pequeño, pero como su memoria era prodigiosa no olvidaba nada, su mente aún no lo había asociado por falta de pruebas, aunque ahora le parecía que tenía que haberlo recordado antes. En unos apuntes muy extraños afirmaban que cuando un vampiro se levanta por primera vez es casi como un animal. Solo tienen una sed terrible de sangre y muy poca inteligencia. Pero si el vampiro consume la suficiente cantidad de sangre, en aproximadamente un mes recupera todas las facultades que tuvo en vida. ¡El tío de su amigo se había convertido en vampiro! 
Había intuido algo raro desde el principio desde el principio pero igual le costaba aceptarlo. Sintió una lucha interna. Todo lo indicaba que estaban en el camino cierto pero el sentido común quería interponerse. “Entonces los vampiros existen?”, se preguntó. El texto donde había leído algo sobre los vampiros había sido escrito por un antepasado suyo. Algunos decían que la guerra lo había afectado y que por eso después se había dedicado a una campaña absurda donde supuestamente liquidaba a monstruos. 

David recordó que por respeto a su antepasado no se habían deshecho de sus cosas y las conservaban en el ático. Durante mucho tiempo había querido revisar aquellas pertenencias y seguir leyendo aquel manuscrito pero su padre no lo dejaba. Con el tiempo perdió el interés y luego se mudó. Ahora que ya no tenía a ninguno de sus padres había vuelto a la casa materna. Había pensado varias veces en el ático y sus misterios pero no había subido porque le parecía que era como desobedecer una orden de su padre. Pero su padre también le había dicho que su deber también era proteger a su familia y a sus amigos. Para hacerlo ahora necesitaba los conocimientos de su antepasado cazador de monstruos.           

30 comentarios:

  1. En definitiva ya espero la próxima parte...


    Stephanie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que está incompleto pero... no hay próxima parte. Subí esto porque todavía no está lista la otra historia, he trabajado poco en ella porque ando muy ocupado. Con esta historia voy a hacer una novela corta, y si la publico será como ebook. Gracias por comentar. Saludos.

      Eliminar
  2. Da para un ebook amigo,los relatos detectivescos tambien te quedan muy bien ademas por sencillo que parezca aprendi algo: el de la cinta en la puerta jeje una vez se me ocurrio algo parecido pero con el tiempo lo olvide..ya esperaba que subieras otra historia amigo pero como dijiste que noviembre tenes mucho trabajo esperamos pacientemente tus lectores y valio la pena.Fuerza..Willy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En serio se te ocurrió algo como lo de la cinta? ¡Jajaja! Yo saqué eso de una película. Muchas gracias por comentar. ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Sin palabras solo puedo decir que esta buenísimo.....eso de tener parientes vampiros!!! Lastima que no hay continuación, saludos Jorge!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Ahora creo que fue un error el haber subido esta historia, lo hice porque no tenía otra pronta. Por lo menos dio para entretenerse, ¿no? Y este personaje no va a desaparecer. Puede que en un futuro la gente aprenda a valorar el trabajo de los artistas que crean, y en ese futuro tal vez alguien encuentre mis carpetas y las publique como corresponde. ¡Jajaja! Estoy soñando. Gracias. ¡Saludos!

      Eliminar
    2. No fue un error, esta interesantísima, espero la continuación.

      Eliminar
    3. Decía que fue un error porque a muchos le puede caer mal porque NO va a tener continuación, mas bien, no la voy a publicar. Gracias. Saludos!!

      Eliminar
  4. jaja creo que eran con latas de gaseosa colgadas con hilo de pescar..no es lo mismo pero va por ahi jeje..Willy

    ResponderEliminar
  5. Oudchhhh yo queria que continuara!!!!
    Lastima..
    Ojala subas algo de payasos jejejejejeje les temo pero me gustan esas historias!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si ya has leído todos los cuentos de payasos que tengo aquí, mira que son muchos. Si ya lo hiciste bueno, dentro de poco subiré otra; a mí también me encantan. Saludos!

      Eliminar
  6. estuvo muy buena, pero que paso con la historia de santiago y francisco?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía está en el horno. Gracias. Saludos.

      Eliminar
  7. Se me ocurre que alguna vez... en alguna historia el personaje de David (una vez que aprenda de su antepasado y de sus experiencias...) puede ayudar a Guillermo en su lucha contra quienes lo hicieron cazador por la fuerza... un buen investigador nunca esta de más :D


    Esta padre... el misterio me hizo comerme las uñas y me que de intrigada con todos los posibles finales que puede haber...

    Una vez más gracias ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A este personaje lo creé para eso; pero ahora he decidido que siga su propio camino. Puede que en un futuro lo suba como ebook, puede, no sé, la piratería le está dando duro y parejo a los que publican ahí ¡Jaja! y acá andan muchos parásitos. Y no vale la pena. La mayoría aquí viene a buscar cuentos cortos y no leen historias mas largas. ¿Sabes cuántas visitas tiene hasta ahora la primer parte de "Desierto Infernal"? Cuatrocientas cincuenta y seis, y para los que están entrando ahora eso es MUY poco, de risa. Y cuanto mas quiero a una historia mas me jode verla por ahí, y después tengo que estar perdiendo tiempo, tratando con parásitos... No vale la pena. Después de una o dos partes mas de la historia de Santiago no voy a volver a subir cuentos tan largos. Probé eso en esta nueva etapa pero no funciona. Gracias a ti por comentar. ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Pues algo tenemos que hacer, porque a quienes nos gusta leerte, nos gusta en verdad... podrías probar con historias tipo capítulos y no seguidas, pero no tendrías que dejar a los personajes que tanto te costó crear y puede que tal vez puedas registrarlos a tu nombre ;)

    No desesperes, Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco la intención, pero lo que planteas es prácticamente lo mismo. Los personajes van a seguir. El personaje mas querido por mí, el que considero que es el mejor, está en una historia que no publiqué en ningún lado. A los de "El circo" "La Luna y El Cazador" y "La Visita Endemoniada" los seguí desarrollando, y hasta ya los maté ¡Jaja! Lo que pasa es que un blog, después que alcanza cierto nivel de visibilidad, es un lugar MUY MALO para subir historias que uno ama. Karina, cuando uno registra una historia registra todo lo que hay en ella; los personajes ya son míos, es mas, según la ley ya son míos apenas terminó la obra, ahí nacen los derechos de autor, aunque igual conviene registrarlos. Si ya recomendaste al blog en tus redes sociales no hay mas nada que puedas hacer. De nuevo, muchas gracias.

      Eliminar
  9. En mi opinión, si funcionan de hecho desierto infernal fue una de las mejores historias que he leído.....yo se que muchas veces los resultados no son tan prontos como un quisiera pero creeme lo digo con toda sinceridad tienes mucho futuro en esto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No digo que la historia sea mala, de hecho, creo que es buena ¡Jeje! Que yo puedo mejorar en unos años mas no tengo ninguna duda, lo único que puede pararme es la muerte ¡Jaja! Pero eso no quiere decir que pueda seguir publicando cosas así. Lo que tendría que haber hecho es nacer varias décadas antes de cuando lo hice ¡Jaja! Pero eso ya no tiene arreglo. Y si después me dedico mas a los cuentos infantiles, no está mal. El maestro Quiroga también hacía de esos cuentos. Gracias por tu apoyo. ¡Saludos!

      Eliminar
  10. Hola amigo, te quedó como me gusta, intrigante, atrahente, interesante y terrorífico. Genial!. Por otra parte, lástima que no tenga continuación!. Si la historia promete mucho!. Bueno, es decision del autor despues de todo. Siento mucho que Desierto Infernal no tenga tantas visitas como todos quisieramos, debería de ser más, más gente debería de leer tan espléndida obra!. ¿Como es eso de que vas a publicar dos partes mas de las aventuras de Santiago y luego dejas los cuentos largos?. Pero si te quedan excelentes!. Y tu mismo has dicho que es más dificil un cuento corto que uno largo?. Rayos!, esos tipos le hacen la vida imposible a cualquiera. Eres tan buen escritor, tienes todo lo necesario para esto amigo!. No dejes que los parásitos consigan loq que quieren!.(Bueno, aunque yo no paso bpor lo mismo, seguramente haria lo mismo). Pero te apoyo, que sea lo que usted decida master. Espero la próxima historia. Saludos desde Venezuela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando hablo de seguir con cuentos cortos estoy hablando de los del otro blog. Y no es lo mismo un cuento largo común que uno donde tenga que unir a personajes de diferentes historias, además, cuanto mas se escribe sobre un personaje mas se lo quiere. A mí me encanta escribir cosas así, mas no olvido en dónde lo estoy haciendo y eso es lo que me tranca, lo que lo hace mas difícil. Cuentos cortos de terror no tengo ninguno hecho ni en mi mente, aunque en este mes necesito subir historias. Pienso que algunos por mes puedo hacer, como para mantener mas o menos a flote al blog, y voy a ver si acopio historias para la otra temporada. El copypaste afecta a todos los que crean contenido; pero no creo que un autor aprecie igualmente a un artículo, a una noticia que a un cuento.
      Muchas gracias. ¡Saludos!

      Eliminar
  11. NO QUE ESTA PAJINA ES PARA CUENTOS CORTOS ES UN FAIL :( :( :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que no entiendes a dónde entraste. Este es un blog personal donde publico mis obras, sean cortas o largas, eso lo decido yo. Seguramente eres un copypasteador de cuentos cortos.

      Eliminar
    2. Jajajjajajajaja hasta flojo resulto.... como se dice en mi pueblo.... lo quiere peladito y en la boca...

      Eliminar
  12. Amigo ni te dignes en responder a subnormales como ese engendro..hay gente que conocemos y valoramos tu trabajo,animo y fuerza mi cuate..Willy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Normalmente no los publico. Con este debí hacer lo mismo pero bueno, no tiene caso borrarlo ahora. Gracias, Willy. Saludos.

      Eliminar
  13. Se lo que cala q no aprecien tu trabajo y peor... lo copieen y digan no es cierto, yo no fui... si da mucho coraje pero aqui estamos tus fieles seguidores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos no aprecian el esfuerzo, el resultado les gusta, por eso lo toman; pero tarde o temprano se descubre. Ayer descubrí a una plagiadora en Wattpad. Ahora quedó quemada porque tuvo que borrar lo que me copió. Creo que por esos rumbos casi todos andan en la misma.
      Gracias, Belén. ¡Saludos!

      Eliminar
  14. De todos los que he ledo definitivamente ha sido mi favorito, lastima que no tenga continuación, ojala hicieras una segunda parte, y claro así como los vampiros pueden trascender generaciones también los cazadores de vampiros lo hacen, en varias novelas he leído que el oficio de cazar vampiros se pasa de generación en generación tal vez también lo hagan las aptitudes para eso, tal vez era el destino de David, haha gracias Jorge has captado mi imaginación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar. Esta historia sería solo el prólogo de una novela y no pensaba publicarla aquí, es de las que me guardo para mí; pero como necesitaba subir algo y no tenía nada, aquí está. Saludos!

      Eliminar

¿Te gustó el cuento?