¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

sábado, 14 de noviembre de 2015

La Amenaza De La Bestia

¡Hola! A este cuento lo hice partiendo de una historia que me contó el lector Willy, un amigo paraguayo que gusta de los cuentos de terror rural y anda seguido por aquí. Tuve que modificarle algunas cosas porque la historia verdadera era muy aterradora ¡Jaja! Y no quiero que tengan pesadillas como yo ¡Jaja! Bueno, espero que te guste, tocayo.



William salió a patrullar la floresta. Era guarda parque en una reserva paraguaya. Lo acompañaban cuatro perros e iba armado. La noche no estaba del todo oscura pero tampoco estaba clara. Las sombras no dominaban completamente la noche pero estaban asechando en todos lados. La linde de la selva parecía una enorme muralla oscura que llegaba hasta el campo. Los perros se adelantaban o separaban olfateando todo, unas veces con la nariz casi contra el suelo, otras olisqueando el aire con la cabeza levantada. William los buscaba con la linterna y al hallarlos volvía a iluminar el sendero que tenía por delante. Cuando apagaba la luz los perros pasaban a ser unos bultos que se movían con soltura entre pastizales, grupos de árboles y rocas de color claro, y siempre resaltando entre todo eso, la oscura muralla de la selva...
 
Esa noche iba mas atento porque ya hacía varios días seguidos que sus compañeros encontraban  animales muertos y no habían podido identificar al depredador. Mas cerca de la selva las palmeras se agitaban inquietas y recorría la soledad un rumor vago de cosas que se agitaban, y de la fronda llegaban algunos cantos de insectos nocturnos, ranas y el murmullo de los árboles al ser molestados por el viento. Cada tanto los perros paraban y se ponían firmes, con las orejas atentas hacia adelante, y en esa postura olfateaban algo a la distancia y después volvían a andar.

El viento, que por momentos soplaba un poco fuerte, despejó el cielo y la claridad se expandió descubriendo muchas de las cosas que se ocultaban en la oscuridad. William miró hacia arriba y se topó con una luna llena enorme. Como hacía días que no patrullaba de noche no recordaba qué luna había. Ahora con aquel enorme ojo mirándolo desde arriba, enseguida le vinieron a la mente los animales destrozados que habían hallado, y aunque no quería hacerlo, llegaron también a su memoria todos los cuentos de terror que le habían narrado o había leído. Desterrando todos esos pensamientos de su mente volvió a prestar atención al camino, y cuando buscó a los perros vio que todos corrían hacia una misma dirección. Ya iban emitiendo algunos gruñidos. Él corrió también.

Sus compañeros caninos dieron con algo que estaba detrás de unos árboles, y desde allí empezaron a surgir gruñidos y ladridos, y junto a ellos unos ronquidos amenazantes que jamás había escuchado. 
Al llegar al lugar de la batalla vio que los perros enfrentaban a un animal bastante grande que parado en sus cuatro patas se defendía mostrando unos colmillos enormes y lanzando dentelladas al aire a uno y otro perro. Y en ese momento esa cosa se paró en las dos patas traseras, se irguió como una persona, y después de lanzarle unos manotazos a sus acosadores escapó corriendo como un hombre pero con un andar raro. Pero antes de que se perdiera de vista William disparó su arma y, por el movimiento que hizo aquella cosa calculó que le acertó en un hombro, en el izquierdo. La bestia giró un instante hacia él, le brillaron los ojos y después siguió huyendo para enseguida perderse en la fronda. 

La historia era tan increíble que no le contó nada a sus compañeros. Unas jornadas después, cuando ya no había luna llena, otros guardias aprendieron a un cazador furtivo muy agresivo que apenas estaba vestido y tenía una herida cicatrizada en el hombro izquierdo. Mas que cazador enseguida lo consideraron un loco porque lo encontraron comiendo carne cruza. Apenas William lo vio supo que aquel era el hombre lobo que hirió. Supuso que la herida había sanado muy rápido porque no era de plata, y sobre todo estuvo seguro que era aquel hombre por una cosa; evidentemente el tipo también lo reconoció, y con unos gestos le hizo entender que en la próxima luna iba a ir por él.      

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Super! esta buenisimo amigo gracias por la historia que genialidad los detalles y la atmosfera era como si tambien estubieras y conocieras nuestras selvas..ahora William debera prepararse para lo que podria pasar aunque no lo dudo que pase lo que pase dara pelea sobre todo porque el monte tambien es su habitat practicamente jeje.Me gusto tocayo,un fuerte abrazo y agradecido por el cuento..Willy

Jorge Leal dijo...

De nada. Ese hombre lobo se está metiendo en problemas nomás ¡Jaja! Un abrazo.

Maria Cruz Montiel dijo...

Muy bueno Jorge,te deja pensando muchas cosas.como siempre me atrapó por completo la trama.tu imaginación y tu creatividad no tienen límites.saludos

Jorge Leal dijo...

Te agradezco el generoso comentario, Maria. ¡Te mando un saludo!

Ongie Saudino dijo...

Excelente como siempre amigo, también hay que agradecer a tu amigo. Ya que el te la contó y así surgió esta aterradora obra. Va a tener problemas para enfrentar a ese lobo, pero seguramente lo hará. Gran historia master y gracias a usted también Willy. Espero la próxima historia!. ¡Saludos desde Venezuela!.

Raúl sesos dijo...

Mi país de origen es Paraguay! Que bueno leer esto! Apuesto a que el real Willy trabaja en una reserva de itaipu o yacyreta ! Te pasaste con esta Jorge! Sentía el aroma el calor intenso paraguayo y el viento fresco de ese bello país al que ya no podré volver lamentablemente, el hombre lobo si le persigue a William ojalá no se asocie con el luison para la represalia. Gigante Jorge! Saludos a vos y mi paisano Willy. Esto me puso nostálgico. Al leer Paraguay recordé muchas cosas, las bellas mujeres, el terere con el calor, el guaraní mezclado con el castellano. Wow! Se hizo largo mi comentario y no exprese aun todo jaja

Jorge Leal dijo...

No te equivocas. No voy a decir en cuál reserva es porque no sé si él quiere que se sepa eso. Ustedes tienen mucho mas monte, en mi país hay mas campo, pero supongo que muchas partes son parecidas. A Willy le gustó, dice ¡Jaja! ¡Saludos!

Jorge Leal dijo...

Es amigo del blog, como ustedes. Para mí su encuentro fue con un oso hormiguero ¡Jaja! Me lo contó para que le hiciera un cuento. En estos días publico uno para una lectora. Gracias. ¡Saludos!

Anónimo dijo...

Gracias Ongie saludos a ti y en la noche tal vez fue un oso hormiguero grande y raro jaja o sea tal vez fue eso segun Jorge..Raul paisano soy de Ciudad del Este ya te imaginas en que reserva trabajo jeje pena que no puedas volver amigo sobre todo el terere y nuestras comidas mmm.y le conte a Jorge sobre nuestro luison..les saludo con permiso del maestro Jorge es un gran amigo y hermano..Willy

Raúl sesos dijo...

Un abrazo fuerte shera'a! Muy encantado

Anónimo dijo...

Uhhh estuvo muy pero que muy bueno te la comiste Jorge
Stephanie

Belén Duran dijo...

Esos finales abiertos,así siempre esperare mas !!

Jorge Leal dijo...

Son parte de mi estilo y me encantan ¡Jaja! Y quién sabe, puede que salir una continuación...
Gracias, Belén. Ya estoy por publicar el tuyo. Saludos!!

Jorge Leal dijo...

Bueno, supongo que eso es algo bueno ¡Jajaja! Gracias entonces. Saludos!!

Raúl dijo...

Yo creo que si merece una continuación....ese personaje tiene futuro jajaja, como siempre muy bueno Jorge...Saludos.

Anónimo dijo...

Hola, Jorge , me encantan tus historias, por favor sigue publicando mas historias, que me quedo picada jajajajaja, a diario entro para ver si publicaste algo nuevo, me encantan, nunca había leído historias tan buenas, deberías de hacer un libro con todas estas historias ¡¡¡¡,

Jorge Leal dijo...

Hola. Muchas gracias. Tengo un lote de carpetas con estos cuentos, daría para hacer varios libros; pero, ¿para qué hacerlos? Solo implicaría gastos para mí ¡Jaja! Bueno, sé que es una especie de cumplido y lo agradezco. ¡Saludos!

Ongie Saudino dijo...

Hola master, quería preguntarte algo. ¿Que ocurrió con uno de tus otros blogs, cuentos cortos de otro mundo?. No me sale.

Jorge Leal dijo...

Hola Ongie. Ese ahora está dentro del otro blog de cuentos cortos. Los uní porque la url del primero no era buena, error mío ¡Jaja! Voy a seguir publicando en el mas nuevo. Gracias. Saludos!

Anónimo dijo...

Ahora lei que Ongie se me adelanto con la pregunta jeje..Willy soy

Kelly Johanna Gaspar Ramos dijo...

al leer la ultima parte cuando el hombre lobo lo reconoce solo puedo imaginarme el gesto que hace dándole a entender que iba por el la próxima. Imaginarme esa mirada y ese gesto me da escalofrioooss
Saludos desde Colombia. Que bueno Volverte a Leer después de tanto tiempo!

Jorge Leal dijo...

Gracias Kelly. Si te lo imaginaste bien cumplí con lo mío ¡Jeje! Que bueno que volviste. Saludos!!

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?