¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

lunes, 14 de diciembre de 2015

El Sabor Del Miedo

El señor que estaba limpiando el fondo de la escuela apareció corriendo en el patio, dándose sopapos y gritando...
Era la hora del recreo y todos quedamos sorprendidos al verlo. Se golpeaba con las palmas y se revolvía el pelo frenéticamente. Aquel señor no se había vuelto loco, lo había atacado un enjambre de abejas. Algunas zumbaban furiosas a su alrededor o se movían por su ropa.

Nuestro barrio estaba ubicado en la periferia de la ciudad y el enorme terreno de la escuela en la parte del fondo daba a un campo, y en los costados, hasta la mitad de su largo lindaba con terrenos baldíos llenos de árboles y maleza. El propio terreno también tenía árboles y un cañaveral mas allá del patio que usábamos los alumnos en los recreos. Todo el lugar era una donación y el local de la escuela era una casa grande y vieja que se adaptó. Como el fondo era muy grande no lo limpiaban muy seguido, por eso arbustos y malezas crecían allí a sus anchas. En uno de esos árboles un enjambre de abejas había fabricado un enorme panal; el tipo que limpiaba el lugar lo encontró por accidente. Unas maestras ayudaron al pobre hombre mientras la mayoría de los alumnos salían disparados hacia adentro. A mi lado estaba Miguel, mi único hermano. Nos miramos y sonreímos. Los dos estábamos pensando lo mismo: ¡Miel gratis!

En nuestras andanzas por los bosques cercanos ya habíamos saqueado dos panales. La miel pura de los panales es deliciosa, comíamos hasta la estructura del panal. No íbamos a dejar pasar esa oportunidad. Escuchamos que una maestra le propuso a la directora que lo mejor era llamar a un apicultor  para que se llevara aquello. Pero iban a hacerlo al otro día. Teníamos que actuar esa misma noche o lo perderíamos. Sabíamos por experiencia que las abejas no vuelan de noche, y como estaba refrescando mucho iban a estar bien atontadas. Salimos de la escuela a las cinco de la tarde y pusimos en marcha nuestro plan. Lavamos bien un par de baldes y tomamos prestados (sin que nuestra madre lo supiera) un par de guantes de goma. Estábamos muy emocionados. No era solo por la miel sino también por la aventura. Como nos daban mucha libertad no necesitamos mentir mucho. Partimos poco rato después de que se hizo noche.

La noche era clara porque había luna llena. Fuimos por la parte del campo. Los pastos ya estaban empapados de rocío y la luna se reflejaba inmutable en una pequeña laguna donde solíamos apedrear garzas. Cada uno llevaba un balde y una caña larga. La arboleda de la escuela se encontraba ensombrecida cuando entramos a ella. Algunos arbustos parecían intentar detenernos. 

—El viejo no limpió casi nada. En cualquier momento quedó enganchado en algo —protestó Miguel.
—Seguramente no le dio tiempo para hacer mucho, las abejas lo picaron enseguida —comenté—. Hubiéramos traído el machete. Deja que yo vaya adelante y te abro camino.
—Bueno, pero no hagas que las ramas me azoten.
—Cuidado con esa. ¡Ah! Te avisé demasiado tarde ¡Jaja!
—¡Lo hiciste por gusto! 
—¡Jaja! Me la debías de la otra vez.
—¿De cuándo? 
—De cuando me empujaste al agua.
—Ah sí, ¡jaja! Me había olvidado.

Y así atravesamos la parte mas difícil. Las sombras se oscurecieron bajo los árboles mas grandes. Empezamos a buscar en silencio. Habíamos visto al hombre señalar hacia el árbol pero como habíamos llegado desde el fondo no nos ubicabamos. Mas adelante el patio estaba pálido bajo la luz lunar, y enseguida de este la escuela también estaba pálida y sus ventanas parecían las entradas de unos abismos. El panal estaba mas cerca del patio de lo que habíamos creído y desde allí veíamos toda la parte trasera de aquella casona donde estudiábamos. Ingeniosos, colocamos bajo el panal un montón de ramas que el hombre había podado, después procedimos a voltearlo. Las abejas apenas se movían cuando cayó. Las apartamos con una rama y empezamos a meter trozos del panal en los baldes. Nos dividimos un pedazo allí mismo, y cuando estábamos comiendo de pronto mi hermano me agarró fuerte el brazo.

—¿Qué te pasa? —le pregunté.
—Allí, en la ventana, hay una vieja mirando para afuera.

Apenas miré hacia donde él apuntó sentí que se me erizaban los cabellos. Era una silueta blanca resaltando en la ventana. Tenía el pelo blanco y era muy voluminoso, era un peinado raro de esos de antes, y en el cuello el vestido era todo repollado, lleno de pliegues. Aquella apariencia antigua nos llenó de terror porque no dejaba dudas de que era un fantasma. Giró la cabeza rápidamente hacia nosotros y después desapareció. A pesar del susto no nos olvidamos de los baldes con el botín. Sin aquel susto encima no hubiéramos podido atravesar aquel tramo corriendo como lo hicimos. Nos detuvimos en el campo a recuperar el aliento, sin perder de vista aquellas sombras, y después partimos hacia nuestro hogar caminando rápido, mudos del susto todavía.

No fue nada lindo tener que ir tres años mas a aquella escuela sabiendo que estaba embrujada; pero lo que mas lamento es que desde esa noche el sabor de la miel nos recuerda demasiado al terror que pasamos en aquella arboleda. 

10 comentarios:

  1. Bueno Jorge,este cuento me pareció menos tenebroso que los otros.pero mantiene atento esperando el desenlace.me gustó mucho como vas describiendo el entorno .me sentí como si hubiera estado ahí,crecí en un rancho donde no había luz eléctrica y aprovechábamos las noches de luna llena para hacer algunas travesuras.saludos y espero el próximo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jeje! Sí, es un cuento infantil. Lo iba a publicar en otro lado pero a última hora decidí ponerlo acá. Después de todo la mayoría de los que llegan aquí son escolares. Gracias por comentar igual. Saludos!!

      Eliminar
  2. Oye yo si estoy vieja tengo 22 jejejejejejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí anda de todo, pero la mayoría son escolares. ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Pobres niños se llevaron una lección que recordaran toda la vida. Te confieso yo pensé que el susto seria relacionado a las abejas.

    Stephanie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jaja! ¿Abejas asesinas? Podría ser pero no, era sobre una escuela embrujada nomás. Gracias por los comentarios, Stephanie. Salu2!!

      Eliminar
  4. Debe ser terrible, que el dulce sabor de la miel traiga recuerdos tan aterradores. Te lo imaginas?. Que venga la madre de los chicos y les sirva para desayunar panquecas con miel, pobres muchachos, no podran disfrutar de tan delicioso desayuno. Para mi seria bastante desagradable, aunque muy pocas veces yo consuma miel, no es todos los días. Y las pocas veces que coma miel, en vez de disfrutar de su dulce sabor, recuerde a un feo fantasma que apareció en una escuela...y que esa escuela sea donde se estudió por años. Excelente y espléndido dulzón de terror amigo, muy buena. Espero la próxima historia!. ¡Saludos desde Venezuela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Si me lo imaginó? Pues no, me falta imaginación ¡Jajaja! Si a mí me pasara eso igual seguiría comiendo miel, me encanta. Directa del panal no tiene nada que ver con la que venden como miel, es mucho mas rica. Claro, tiene de todo, hasta alguna larva que otra de abeja, pero eso le agrega proteínas ¡Jaja! Gracias Ongie. Te mando un saludo.

      Eliminar
  5. muy buena historia Jorge un poco corta pero muy buena felicidades

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?