¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

viernes, 8 de enero de 2016

El Intruso

La nave espacial en la que viajaban, aunque era inmensa, era tan sólo otro punto diminuto en la vastedad insondable del espacio. Y a pesar de que se desplazaba a una increíble velocidad parecía estar suspendida en el oscuro fondo del espacio. Dentro de ella Jerry (el capitán de la nave) acababa de despertar. Salió de su cubículo y vio que los otros aún dormían. Todavía no llegaba la hora de levantarse pero él ya estaba harto de dormir. Mientras se desplazaba hacia la zona de aseo vio por el rabillo del ojo que bajo la cavidad que formaba uno de los varios tableros de la nave, había un cuerpo tendido en todo su largo, casi oculto en aquella cavidad...
Jerry no hizo ningún gesto que indicara lo mucho que lo había sorprendido aquel hallazgo. Siguió caminando e ingresó en la cabina de aseo como si nada. Esperó un momento mientras planeaba cómo proceder y luego retornó a la zona en donde estaban los cubículos de dormir. Al pasar frente al cuerpo oculto cruzó sin mirar. Ya en la cabina dormitorio presionó el botón que accionaba el alarma que despertaba a todos. Los cuatro hombres que dormían, que eran el resto de la tripulación, pronto estuvieron fuera de sus cubículos y fueron hasta donde estaba él.

—Escuchen con atención —comenzó a decirles—. Acabo de ver un intruso, a un ser que está oculto bajo el tablero de navegación secundario. Creo que no se dio cuenta de que yo lo vi.
—¿Qué vamos a hacer? —preguntó uno de los tripulantes. Los otros se miraban entre si, ya algo asustados. 
—Vamos a tomar los aturdidores eléctricos, porque un proyectil sería muy peligroso dentro de la nave, y vamos a ir juntos a confrontar a esa cosa. Pero primero quiero verificar si mientras dormíamos fuimos abordados por alguna nave.
—Pero de ser así hubieran sonado las alarmas —objetó otro tripulante.
—Supuestamente sí, pero de alguna forma esa cosa igual entró y no nos enteramos.

Jerry consultó en una pantalla que se desplegó después de pasar su mano frente a un censor. Efectivamente, habían sido abordados como él suponía. Una animación computarizada les mostró que un objeto extraño y pequeño había entrado en contacto con la nave.  
El capitán se volvió hacia sus hombres, que ya estaban armados, tomó un arma para él e hizo que lo siguieran. Avanzaron con mucha cautela. Cerca del tablero él les hizo una seña y los cinco rodearon el tablero con rapidez, prontos para atacar al intruso; pero éste ni se movió. Se acercaron más y comprobaron que era un cadáver y que parecía ser humano. Era imposible identificarlo porque estaba medio derretido y no tenía ropa.  Tras un rápido examen con un aparato médico confirmaron que era un ser humano, pero, ¿quién era, de dónde había salido? ¿Aquel era el cuerpo del intruso o era el de un tripulante y el invasor estaba entre ellos “disfrazado” de él? 

3 comentarios:

  1. Que situación tan incómoda, un verdadero desasociego. Esta historia me hace recordar a la pelicula "La cosa". Me imagino que la habrás visto. En donde un alienígena esta encubierto entre un grupo de personas y nadie consigue saber quien es. Ahora Jerry tiene un verdadero problema, o podria ser que fuera el mismo Jerry. Con tus historias se tiene que estar atentos y no hay que descartar nada, jaja!. Muy buena y misteriosa historia master, un verdadero mistrerio. ¡Espero la próxima historia!. ¡Saludos desde Venezuela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te refieres a una película que es ambientada en la Antártida, sí, la vi hace muchos años. Pero al escribir esto (hace como tres años) no pensé en esa película. La fuente mas bien sería "Los usurpadores de cuerpos" (la vieja) y "Alien". Pero aunque esas películas me hayan influenciado, y como todos los que escriben uso recursos que aprendo al leer o ver películas, cuando escribo no lo hago a partir de tal historia. Y no es por una cuestión ética o una filosofía, trabajo así porque mi mente se niega a hacer otra cosa. Los cuentos que hice para algunos lectores con cosas que ellos me contaron me costó MUCHO escribirlos. Claro, es inevitable usar temas comunes: una casa embrujada, un tipo que se pierde en el bosque, extraterrestres invadiendo la tierra... Pero tiene que ser mis historias. Yo escribo principalmente por dos motivos, y ninguno de ellos es para que me lean; necesito que me lean para seguir haciendo esto a tiempo completo ¡Jeje! Es algo difícil de entender, lo sé.
      Gracias por comentar, Ongie. ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Saludos, Jorge. Wow eso si no lo esperaba...

    Stephanie

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?