¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

domingo, 6 de marzo de 2016

EL Hospital Maldito

¡Hola! Bueno... esta es la continuación del cuento "Guardianes De La Muerte", pero es solo una pequeña parte ¡Jeje! Pensaba publicarla más completa pero a última hora decidí dejarla por aquí. Espero que los buenos lectores sepan comprender. Gracias.


Foster no que quería que Cedric fuera solo a aquel hospital, pero que los dos sepultureros aparecieran por allí podía parecerle raro a alguno. Y ninguno podía fingir estar enfermo porque de los que internaban en aquel hospital muy pocos salían. Ricos y pobres estaban expuestos a las nefastas prácticas de lo que en esa época llamaban medicina; pero no era lo mismo que un médico de esos que pretendían curar todo sangrando un poco a la gente te visitara en la casa, que caer en aquel inmundo hospital. Casi nadie iba a parar allí por su propia cuenta, su clientela eran principalmente recién llegados a la ciudad (gente que todavía no había escuchado las historias espeluznantes que se contaban de aquel lugar), e indigentes y borrachos que ya fuera por un garrotazo en la cabeza o por caer ebrios la policía arrastraba hasta allí y se desentendía del asunto. Las autoridades veían al local aquel como una herramienta para limpiar un poco las calles de la escoria de aquella sociedad. Ninguno pensaba mucho en por qué casi nadie salía vivo de allí, preferían creer que era solo por la falta de higiene del lugar o lo inepto de sus doctores. 

Cedric tenía que averiguar qué pasaba realmente en aquel lugar. Se preparó para su misión echándose vino barato encima de la ropa, y bien escondidos llevaba un cuchillo y una cachiporra corta de madera pesada. Foster se iba a mantener cerca pero fuera del local. Los dos caminaron hasta tener enfrente la infame fachada. Era una casona muy grande, oscura, con una triste sucesión de ventanas que los transeúntes evitaban mirar. Entre las muchas historias de terror que se contaban sobre el lugar abundaban las de fantasmas. Cedric respiró hondo y enderezó hacia la renegrida puerta. Entró caminando como un borracho, un papel que hacía muy bien por toda la práctica que había tenido. En un salón grande que servía de sala de espera se arrollaban en un banco un par de viejos, extranjeros seguramente. Una enfermera veterana y de cara de pocos amigos desembocó en la sala desde un corredor. Cedric se tomó el mentón con una mano y movió la mandíbula como si buscara aliviarse de una molestia para que creyera que estaba allí por haber peleado. La enfermera se perdió por otro corredor. El joven decidió investigar el primero. La sala donde atendían las urgencias estaba en el otro extremo.

El corredor estaba apenas iluminado por unos faroles a petróleo. Al alcanzar la primer puerta acercó el oído para escuchar. Nada. Tanteó el picaporte, estaba abierta. La habitación se encontraba vacía. Probó en dos más con el mismo resultado. En la cuarta, al mirar hacia adentro sufrió una fea impresión y su mano derecha buscó la empuñadura del cuchillo. Había un hombre sobre la cama. Estaba tan flaco que su cuerpo apenas creaba un bulto bajo la sábana. La cara era casi la de un esqueleto pero con piel, mas cuando giró la cabeza hacia Cedric este supo por la mirada que no era un zombi, solo era un pobre infeliz que terminó allí. El pasillo doblaba a la izquierda. Casi chocó con una enfermera. Cuando le preguntó qué hacía allí él le dijo que buscaba a un amigo que estaba internado, y describió al hombre esquelético que vio. La enfermera enseguida se acordó y le indicó hacia dónde estaba la habitación. Ese encuentro implicó un retraso porque tuvo que volver por donde ya había revisado. En otro corredor encontró la escalera que subía hasta el segundo piso.


Atendían a tan poca gente que toda esa parte estaba en desuso. Él no creía en fantasmas pero no se hubiera asombrado si se topaba con uno por allí. Volvió al primer piso. Revisando otra ala del edificio escuchó pasos vigorosos que veían hacia él por otro corredor. Se escondió en una habitación para no tener que inventar otra cosa. Abrió un poco la puerta para ver quién era. Era un hombre calvo que usaba gafas. Ajeno a todo, pasó frente a la habitación leyendo algo en un libro muy voluminoso.  Iba con el paso rítmico del que camina con la mente en otro lugar. Aquel tenía que ser un doctor. Cedric sintió que debía seguirlo. El doctor conocía tan bien el lugar que solo después de varios pasos desatendía por un instante la lectura para atisbar por dónde iba. 

Llegó al final de un pasillo donde había una puerta grande y en un costado de esta un vigilante que dormía sentado en una silla. El doctor carraspeó para despertarlo y el vigilante se estremeció y enseguida se puso de pie. El doctor solo meneó la cabeza, sacó un manojo de llaves de su bolsillo y acto seguido ingresó a la pieza custodiada. Cedric no pudo ver hacia adentro porque apenas se asomaba detrás de la boca de un corredor para que no lo vieran, pero estuvo seguro de que allí era donde hacían algo para que los muertos revivieran. Antes de hacer nada tenía que informarle a Foster. Al girar para salir de allí vio fugazmente que algo iba hacia su cabeza, y más fugazmente vio al hombre que le había asestado un garrotazo. Después de un gran momento de oscuridad despertó para descubrir que se encontraba amarrado a una camilla.    

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Que triste no saber el desenlace... :( Esta historia es genial y entiendo completamente tu postura ya que no se le debe dar el gusto a esa gente que anda robando tu trabajo, tu arte... Saludos, Jorge y gracias por continuar regalándonos tus cuentos a pesar de todo...

Anónimo dijo...

Oh en el momento mas tenso termino jaja pero esta buenisismo asi pues dejas mas ansiosos a tus lectores,amigo..esta emocionante maestro,y no preguntare si continua jeje pues conozco tu estilo..saludos y a seguir asi..Willy

Ongie Saudino dijo...

Vaya master, tu si sabes dejarme con la intriga. Te comprendo amigo, se por todo lo que has pasado y me conformo con saber que nuestros enterradores tenian aventuras por delante. Vaya, hay que ver que los hospitales medievales si que eran poco fiables, aunque este caso es especial. Quiero resaltar lo del sangrado, creo que se llama sangria, que consistia en hacer sangrar a la gente para aliviar sus males, aunque luego se dejo de usar por razones de higiene y aguante. Vaya, veo que te instruyes bien, esa era una de las practicas mas comunes y era realizada por medicos y barberos. Parece que Cedric esta, no parece, esta en un gran aprieto, Foster tendrá mucho trabajo supongo. Una excelente continuacion, buen trabajo amigo. Seguramente te sentiras orgulloso tambien de esta historia. ¡Espero la próxima historia!. ¡Saludos desde Venezuela!

David dijo...

Se viene la tercera!!!!. Espectacular como de costumbre

Yenny Ricardo dijo...

Tenia dias son entrar y ya lei las historias nuevas, buenisimas me encantan todas. Espero la continuación de esta, cono sabes le temo a los payasos pero amo a los zombies :)

Jorge Leal dijo...

Ya vienen otras de zombies, pero no esta. Gracias, Yenny. ¡Saludos!

Jorge Leal dijo...

Muchas gracias. Mejor espérala sentado ¡Jaja! saludos!!

Jorge Leal dijo...

Muchas gracias, Ongie. Créeme, la cosa está complicada. Además de los copypasteadores que me hacen perder el tiempo, seguramente hay algún webmaster tirándome m...a Y al gar G ya no le interesan los pequeños blogs, aunque como el mío sean creadores de contenido original. Pero la batalla la sigo dando. Saludos.

Jorge Leal dijo...

Gracias, Willy. El día que tú enseñes públicamente tus mejores trucos yo subo toda la historia ¡Jaja! Saludos!!

Jorge Leal dijo...

Gracias por la comprensión. Es así como dices. Saludos.

Belén Duran dijo...

Que mal que sigan robando tu trabajo.. las redes sociales han sacado a relucir lo peor del ser humano y ya ni pena tienen pues se enconden detras de un perfil falso...

Belén Duran dijo...

El final q me hubiese gustado...
Cedric regresa zombie al panteon.. fostrr lo tiene que matar" y harto de esta situacion y q hayan matado a su pupilo toma venganza y sale una mañana a incrndiar ese hospital para que arda hasta sus cimientos... no sin antes sellar todas las puertas... mientras el hospital arde... el se aleja rumbo al cementerio a descansar por fin...y enviar una carta a los padres de cedric diciendoles que su hijo regreso al buen camino en sus ultimos dias...
Jajjajaja segun yo .... lo que es q me gusten los finales rosas y no saber escribir ... sorry maestro !!

Jorge Leal dijo...

No es como mi final pero es igual de válido. Que cada uno se imagine lo que quiera. Muchas gracias, Belén. Saludos!!

Jorge Leal dijo...

A esa gente no le importa nada. Por eso ya no me comunico, pasó a denunciar directamente. Saludos.

Maria Cruz Montiel dijo...

Me dejas con la duda, pero ni modo Lo voy a tratar de superar

Lourdes MC dijo...

Me dejaste con la intriga ojala y maa delante te decidas hacer la 3a parte. Supongo que Foster entro a buscarlo ya que no regresó, lo salvó y quemaron el hospital jiji

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?