¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

sábado, 16 de julio de 2016

El Enemigo

Al creer escuchar algo la soldado se agachó rápidamente, ya con el rifle entre las dos manos. Avanzaba temerariamente por la cresta de una montaña nevada. No era el mejor sitio para caminar pero era la posición más alta del lugar. Su movimiento brusco la hizo deslizarse un poco cuesta abajo pero frenó la caída enterrando el pie izquierdo en la nieve mientras se recostaba hacia su lado derecho. Entonces quedó quieta, escuchando. Abajo, en los dos lados de la cresta el viento pasaba aullando y zarandeando los pinos. Entre los lamentos de los pinos le pareció escuchar algo más.

           Cada tanto una rama colapsaba por el peso de la nieve y después de un crujido se producía un ruido sordo. Tras un instante de expectación se dio cuenta de que eran graznidos de cuervos. Lo confirmó un aleteo seco que se elevó entre los árboles. Se irguió echando aún algunas miradas desconfiadas hacia la naturaleza helada de allá abajo. Avanzó un trecho más y luego bajó hacia donde parecían congregarse los cuervos. En algunos tramos se deslizaba sentada controlando la velocidad con la culata del arma y los talones, en otros lo hacía paso a paso con las piernas enterradas hasta las rodillas. Finalmente vio de qué se trataba, era un animal muerto, un ciervo pequeño, lo distinguió desde lejos. Todavía tenía comida pero con aquel frío no estaba de más surtirse de algo de carne. Aún no sabía cuánto le faltaba para alcanzar al otro pelotón, si es que lo alcanzaba.

          Se dirigía hacia el animal muerto cuando se detuvo en seco y levantó el rifle. Algo se le había adelantado. Era una de aquellas cosas humanoides que los extraterrestres invasores usaban como “perros de guerra”. La criatura no tenía ropa ni pelaje pero no era afectada por el frío, mas sí la acuciaba el hambre.  Empezó a desgarrar y morder a la misma vez entre gruñidos, sacudidas y sonidos guturales. La soldado apuntó y su dedo índice tocó el gatillo. Quedó un instante así. ¿Qué la demoraba? Era un tiro fácil. Un grupo de aquellas cosas había acabado con su pelotón, ¿por qué no le volaba la cabeza y ya? Lo pensó un instante. Aquellas cosas eran esclavos de los invasores, solo hacían lo que les ordenaban y era para sobrevivir, pero cuantos menos hubieran mejor. ¿Para qué dejar vivir a una criatura estúpida que ante la primer oportunidad iba a intentar destrozarla? No entendía del todo el porqué pero no quiso apretar el gatillo. En ese instante aquel ser se volvió hacia ella y quedó paralizado. No eran animales estúpidos como creían los humanos. Enseguida comprendió que estaba a merced de la soldado y esperó su fin. Evocó imágenes de su lejano planeta, de las inmensas lunas en el cielo pálido, de su familia amenazada... 

Cuando volvió de su rápida ensoñación la soldado había bajado el arma. El viento seguía aullando en aquella escena mientras los dos se miraban. Finalmente la criatura arrancó un trozo del ciervo y lo levantó hacia la mujer que estaba allá arriba como ofreciéndole, luego lo dejó sobre la nieve manchada de sangre y tras tomar el resto se alejó echando algunas miradas sobre su hombro hacia la figura que se recortaba en la elevación. Ella bajó a tomar su parte y siguió la ruta trazada. Por el camino sintió que la seguían pero eso no la preocupó. Por mostrar compasión se había hecho de un aliado.  

7 comentarios:

  1. Buen cuento amigo este blog esta muy bueno tambien y bien entretenido y surtido.A veces perdonar a un enemigo nos da un aliado esa parte es cierto lo senti en carne propia una vez jeje..saludos tocayo.Willy

    ResponderEliminar
  2. Si lo perdonaste seguro que ese enemigo no era un tatú ¡Jajaja! A esa especie no le damos tregua ¡Jeje! Gracias willy. Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Jajaja si ya viste luego la foto que te envie. Saludos tocayo

    ResponderEliminar
  4. Saludos, Jorge. Muy bueno tu cuento me tuvo expectante hasta el fin...

    Stephanie

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Excelente como siempre.... pregunta obligada, habra segunda parte ?

    ResponderEliminar
  7. Hola Stephanie. Muchas gracias. Saludos!!

    Hola Belen. Como otras historias, tiene continuación pero no la voy a publicar. Gracias. Saludos!!

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?