¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

Translate

viernes, 8 de diciembre de 2017

En La Tele

Ronaldo salió del mundo de los sueños a la vigilia. Abrió los ojos para ver que una figura se encontraba parada al lado de su cama. El cuarto estaba oscuro pero inmediatamente supo que era su primo, Ignacio, y que este lo estaba llamando:

lunes, 4 de diciembre de 2017

Cumpleaños De Terror

Fue un cumpleaños inolvidable, sí, pero no por los motivos que yo quería. Sentí tanto terror que bien pudo ser el último.

jueves, 30 de noviembre de 2017

Una Historia Increíble

El día no podía ser más radiante, ni los pastos de las praderas por donde habíamos cruzado más verdes; sin embargo, cuando miré la laguna me sentí triste.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Casa Abandonada

“Mejor así, la cuadra va a ser más segura ahora sin esa casa abandonada”, pensó Gastón mientras veía como demolían la vieja casa que tenía al lado de su terreno. Dicha casa lo había inquietado desde que se mudó a esa zona. Él trabajaba en una empresa de seguridad, y tendía a ver todo desde el punto de vista de su oficio. Sabía que la propiedad de al lado se encontraba deshabitada, por eso muchas veces, al escuchar ruidos que venían de allí por las noches creyó que la habían invadido.

martes, 28 de noviembre de 2017

Un descanso En El Camino

Ya no era seguro seguir en la ruta. Era de noche y los kilómetros pasaban iguales unos tras otro. Mi abuelo dormía hacía rato, y yo luchaba para mantenerme concentrado mientras manejaba el  camión. Por esos años siempre íbamos juntos porque yo tenía poca experiencia como camionero, y mi abuelo tenía demasiada. Juntos hacíamos un buen equipo, pero esa vez traíamos una carga desde muy lejos.

lunes, 27 de noviembre de 2017

La Pareja

Las carcajadas y gritos de la pareja se escuchaban desde lejos en la noche solitaria y fría. Rubén y Sofía caminaban abrazados y lentamente, mareados, y reían por cualquier ocurrencia del otro, o por un simple ataque de risa. Todos sus fines de semana eran así, y algunos días de semana también; pero en este iban a pie porque se habían gastado hasta el dinero para el taxi. Pasaban por una zona donde todas las viviendas eran casas de familias. Los perros les ladraban detrás de las rejas o los muros. Los ladridos repentinos los habían asustado varias veces, pero después solo reían más y los perros quedaban furiosos.

domingo, 26 de noviembre de 2017

Venta De Terror

Como temía, aquel “gran empresario” me hizo esperar, y apareció frente al local cuando ya era noche. Bajó del auto; era un veterano muy grueso y con bigotes de morsa, enormes y caídos hacia abajo. Quedó parado allí y tironeó de un lado y otro de su traje mientras miraba si alguien venía por la calle. No se estaba acomodando el traje, era para ver si cruzaba por allí algún conocido, y que así lo viera haciendo otro negocio. Eso se adivinaba fácilmente. Al fin se acercó a mí pero mirando la fachada del edificio, y me ofreció la mano con muy pocas ganas.

martes, 21 de noviembre de 2017

Trabajo Nocturno

A mi me parecía que el asunto tenía gato encerrado. Salimos en el camión de noche, tarde, porque este iba a ser un trabajo nocturno. Bruno manejaba agarrando el volante con una mano y de la parte más baja, fumando, y siempre con aquella cara que parecía decir: no me importa nada, al diablo todo, y a cada rato escupía por la ventanilla. El supuesto trabajo que teníamos no me convencía, me olía a podrido, por eso le dije de nuevo a Bruno que me explicara el asunto:

domingo, 19 de noviembre de 2017

Palomas Vengadoras

Agustín entró a toda prisa a su casa. Venía del fondo, donde tenían un palomar. Ingresó a la cocina, donde su madre lagrimeaba porque picaba cebollas, y le dijo apresuradamente:

sábado, 18 de noviembre de 2017

A Mi Amigo, Tony

No, esto no es un cuento de terror ni de nada. Hasta ahora he usado este blog como “campo de entrenamiento”, publico cuentos mientras recorro el larguísimo camino que lleva a escribir bien (y bastante camino que me falta todavía, y no sé si llegaré al final), es un blog de autor. De cosas personales solo comento cuando es algo relacionado a un cuento; pero este es en realidad, un blog personal; aunque todo el lector que quiera puede considerarlo su casa virtual. Ahora voy a usarlo para desahogarme un poco. Hoy murió mi perro, Tony. Junto con muchísimos buenos momentos y algunas aventuras, no fueron pocas las veces que me trajo problemas; pero todo lo que hace una mascota solo sirve para que uno se encariñe más. Y tiene mucho que ver con este blog. Como una idea más bien en broma, se me ocurrió poner una foto de él en mi perfil, y también durante un tiempo publiqué cuentos usando su nombre como seudónimo. De las noches que pasamos en el campo, en el monte o en los caminos, surgieron muchas historias (otras fue con mi perro anterior, mi mejor amigo, Silvestre), y casi todo lo que hay aquí lo escribí con él echado a mi lado. A veces me distraía reclamando mi atención, o ladrando afuera, pero agradezco todos esos momentos. Ya te extraño mucho, amigo. 

Se fue luchando por su vida, como el perro aguerrido que era. Echarse a morir pacíficamente no era para él, aunque ya era muy viejo para su tamaño. Pero al final la muerte ganó, como siempre, aunque por lo menos yo estuve a su lado cuando se fue a descansar para siempre. Ahora, cuando vuelva algún día al monte, sé que voy a tener la impresión de que en cualquier momento va a aparecer corriendo de entre los árboles, la mirada alegre y siempre juguetona, o lo sentiré vigilando el campamento. ¡Adiós amigo, gracias por todo! 



viernes, 17 de noviembre de 2017

Caminata Nocturna

El atardecer nos vio a mi a migo Jacinto y a mí atravesar un pastizal que nos llegaba hasta la cintura. Me preocupaba bastante el lugar por el que caminábamos porque todo indicaba que era una zona de víboras, y yo andaba con un calzado bajo y para nada aprueba de colmillos de reptil.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Terror En La Montaña

Bernard, Bastian y Auguste subían por una cuesta terriblemente inclinada que estaba cubierta de nieve. El viento ululaba en las aristas de la montaña y arrojaba más nieve que iba a posarse sobre rocas y sobre nuestros montañistas. Bernard creyó escuchar algo entreverado entre el aullido del viento, algo como sonidos guturales o gemidos fuertes, por eso se detuvo un momento y miró hacia todos lados.

lunes, 13 de noviembre de 2017

Horror En La Morgue

Yo había quedado fuera del hospital y estaba muy nervioso. Varias veces tuve la intención de irme. No tenía una verdadera obligación con aquella gente, solo eran conocidos; mas estaban pasando por una tragedia tan grande que no pude negarme.

domingo, 12 de noviembre de 2017

El Heredero

Carlos sintió mucha pena por aquella viejita que lo miró con miedo y abriendo apenas la puerta. Era su abuela pero obviamente no lo reconocía. 

—¡Hola abuela, soy yo, Carlos —la saludó él. 
—¿Carlos? Mmm... ¿Cómo sé que eres tú y no uno de esos monstruos? —le preguntó ella, desconfiada y asustada a la vez.

sábado, 11 de noviembre de 2017

Turismo De Terror

En el vehículo, adelante iba discutiendo la pareja, y atrás los dos niños se peleaban entre risas. eran unos turistas. La mujer le reprochaba a su marido la decisión de haber tomado aquella ruta, y de noche, lo que la hacía más peligrosa porque se encontraba en muy mal estado. Y en ese momento no sabían que ese paraje era peor de lo que creían.

viernes, 10 de noviembre de 2017

Llamada Perdida

Éramos tres amigos cenando en mi apartamento. Sonó el celular de Aníbal, él miró el aparato, se notó que se impresionó mucho y empezó a toser pero sin fuerza. Estábamos comiendo carne asada, y se me había secado un poco, por eso temí que se estuviera ahogando. Mi otro amigo, Wilmar, dejó escapar una sonora carcajada mientras señalaba a Aníbal.

jueves, 9 de noviembre de 2017

Misterio En El Cementerio

Los cipreses del cementerio se hamacaban y suspiraban, y arriba en el cielo pasaban y pasan nubes grises. El aire era cálido, cargado de humedad, todo indicaba que se aproximaba una gran tormenta. Paulo y Javier estaban haciendo algunos trabajos en la parte vieja del cementerio. Los pastos se empeñaban en levantar las baldosas de los senderos, y muchas malezas se recostaban en las paredes de los viejos panteones. Estaban en la parte más antigua del cementerio. Allí abundaban las estatuas y otros monumentos, reliquias inquietantes de una época más próspera en la ciudad. A Javier no le gustaba trabajar allí, y mucho menos andar en aquella parte tan lúgubre, y lo feo de la tarde no mejoraba las cosas. Cada poco rato dejaba de arrancar pastos y miraba hacia arriba.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Miedo Oculto

El viejo Víctor tenía un miedo oculto, y ahora ese terror, bajo la forma de varias siluetas, avanzaba por la noche rumbo a su vivienda.

lunes, 30 de octubre de 2017

El Disfraz De Halloween

Ya era la noche de halloween y yo sin disfraz. Me habían invitado a una fiesta ese mismo día y no estaba preparado porque eso no figuraba en mis planes, solo iba a ir al desfile como público. Salí, ya de noche, a buscar algún comercio que todavía estuviera abierto. Y en la fiesta iban a ir, según el organizador, un buen número de enfermeras aterradoras, vampiresas y amazonas. Iba a estar sin dudas muy divertida, y podía tener un final mejor, creí. Terminó siendo una noche de puro terror.

jueves, 26 de octubre de 2017

Golpes En La Puerta

Desperté de golpe, sobresaltado, sonaba el teléfono. Me sorprendí bastante al notar que había tormenta. Antes de acostarme anduve por el patio y la noche estaba estrellada. Ahora tronaba, llovía torrencialmente y entraba la luz de los relámpagos por la ventana. Habré dormido profundamente para no despertarme antes con aquella tormenta. “Que horrible noche de halloween”, pensé, pues justamente era esa noche, el último día de octubre. En esas circunstancias aquella llamada no podía ser nada bueno.

martes, 24 de octubre de 2017

¡Intrusos!

Estaban por llamar a la enorme puerta de la vivienda, cuando el viejo se volvió hacia el muchacho que caminaba detrás de él, y bajando un párpado con el dedo índice le dijo:

—Mucho ojo, como siempre. Nada de tocar algo, tampoco mires mucho las cosas.
—Sí, tío, como siempre —aceptó el muchacho.

jueves, 7 de septiembre de 2017

La Tienda Del Terror

Romina, que era la encargada de la tienda, me siguió con la mirada sin disimularlo mientras yo recorría el lugar. Mis visitas a la tienda eran bastante salteadas en el tiempo, por cuestiones económicas, pero Romina me trataba como un cliente asiduo. Yo suponía que ella tenía más años de los que aparentaba pero se mantenía muy bien, en excelente estado diría, oh sí. Pero al verla tan amable con otra gente también, me frenaba la duda de que fuera solo eso, una muy buena vendedora. Pero a esas dudas se oponían otras: ¿Por qué ella siempre se apresuraba en atenderme, si ese no era su trabajo principal? Y si era solo por atender bien a un cliente, ¿por qué ese trato conmigo que apenas compraba un pantalón vaquero, algún calzado deportivo allá cada tanto? 

Mientras buscaba el calzado deportivo más barato pensé en eso, y por esa razón no noté la tormenta que estaba por caer sobre la ciudad. Lo primero que vi, de reojo, fue una rama bastante grande que pasó arrastrándose y volando por la calle. Romina y cuatro empleados más, tres mujeres y un tipo, miraban hacia la vidriera que daba a la calle emitiendo algunas exclamaciones. “¿En qué momento apareció ese viento?”, pensé. 

martes, 5 de septiembre de 2017

Terror En La Orilla

Hice una pregunta ya intuyendo la respuesta:
—¿Germán, sabes frente a qué orilla estamos o no?
—Buenooo... La verdad, no —me contestó—. Creo que giramos mucho.
Flotábamos en una laguna bastante grande, en un bote pequeño, era de noche y alrededor solamente veíamos niebla. Y más allá del agua solo había campo por muchos kilómetros a la redonda, y eso equivale a que la noche era silenciosa, y ese silencio de los espacios abiertos se corta  por instantes con ruidos lejanos o apagados de quién sabe qué.

domingo, 3 de septiembre de 2017

viernes, 1 de septiembre de 2017

Pasillos De Terror

Alfonso se sintió avergonzado mientras caminaba por un pasillo silencioso. Era su primer día trabajando en aquel hospital y se había perdido. Él era médico. Le habían enseñado las salas principales, pero en algún momento había doblado donde no era y ahora parecía estar lejos de todo. “Cuanto espacio”, pensaba mientras seguía por un pasillo donde solo él caminaba “Este lugar es más grande de lo que pensaba. Con más recursos se podría atender a mucha más gente, a mucha más. ¿Pero qué tan grande es esto?”.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Pasos En El Bosque

Caminábamos por el sendero de un bosque que ya empezaba a quedar sombrío.
—Mejor vamos por aquí —me dijo de pronto Ignacio, desviándose del sendero—. Por aquí queda más cerca.
—No, por este sendero llegamos antes a la ruta —afirmé. 
—Yo conozco este bosque mejor que vos —repuso él.
—Sí, pero me acuerdo bien de esta parte. ¿Por qué quieres ir por ahí, y por qué sonríes así?

domingo, 6 de agosto de 2017

El Viejo Salón De La Escuela

        En esa época no había celulares, en la escuela, en el recreo, todo era correrías y juegos. Los juegos eran modas que variaban durante el año escolar, pero siempre estaban los clásicos, como las canicas o la rayuela. 
Entre los varones se estaba jugando mucho con unas pelotitas de goma que nos cabeceábamos uno a otros sin salir de un rectángulo que dibujábamos en el suelo. Yo tenía una azul que era mi orgullo. En un recreo, uno de mis compañeros la cabeceó tan mal, que la pelotita salió hacia un costado de lo que habíamos delimitado como cancha, rebotó en un corredor, y entró justo por el hueco, por el único hueco que tenían las maderas que tapiaban las ventanas de un viejo salón.

viernes, 4 de agosto de 2017

El Ente De Las Tormentas

Unas manos enormes e invisibles, querían llevarse mi carpa, arrancarla del suelo y elevarla hacia la tempestad que se revolvía furiosa allá arriba. Eso parecía, pero era solamente el viento. Un viento que había arrastrado una tormenta hasta allí. Me hallaba en un monte ribereño. El río donde pensaba quedarme pescando por un par de días estaba muy gris y el viento lo llenaba de ondas.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Una Noche De Niebla

Ya era una noche oscura y la niebla nos envolvió cuando llegamos a una zona baja del camino. Damián y yo regresábamos de una cosecha, a pie, porque el camión nos dejó bastante lejos de la ruta que iba hacia nuestro pueblo. En la ruta puede que consiguiéramos transporte; pero en aquel camino no circulaba nadie, ni se veían luces de casas, y sabíamos dónde salía pero nunca habíamos andado en él.

viernes, 5 de mayo de 2017

Ciencia Ficción

Mark se sentó a comer lo que había preparado en el convertidor de alimentos. Sabía que en aquel plato había todo lo que necesita el cuerpo humano, que el convertidor de alimentos había mezclado proteínas y vitaminas con una fibra de crecimiento rápido que generaba el ultramoderno aparato; pero no recordaba cómo había adquirido aquel conocimiento. ¿Un convertidor de comida?

sábado, 29 de abril de 2017

La Mente Contra El Terror

Norberto estaba por apretar el gatillo cuando la liebre desapareció. No corrió ni se movió rápido, solo desapareció, y de un instante a otro, donde estaba la liebre ahora solo había unas hojas de helecho enmarañadas. Norberto quedó como congelado, apuntando la escopeta. En ese momento su mundo interior sufrió una sacudida, después su intelecto quiso desconocer lo que estaba pasando; pero un instinto primario pudo más, y sintió como su atención hacia el entorno se expandía tanto que le pareció que el cerebro se le había agrandado mucho más allá de su cabeza. Todo eso le pasó por la mente porque la desaparición de la liebre significaba que lo que había escuchado sobre aquella parte del bosque era cierto, no eran solo cuentos de terror. El lugar estaba embrujado.

viernes, 28 de abril de 2017

Zombies Reales De Haití

Estaba en los cascos azules de la ONU, era soldado. Hacía un tiempo que nos encontrábamos en una isla muy conocida. ¡Que terremoto más horrible, y que crisis humana vino después! Y ya había estado en países con conflictos pero nunca había visto tanta devastación y muerte, y sobre todo, terror. 

jueves, 27 de abril de 2017

El Ciruelo (para niños)


Camilo llegó corriendo de la escuela. Entró a su casa como un viento por lo rápido que iba y fue hasta la cocina donde su madre se encontraba preparando el almuerzo:

miércoles, 26 de abril de 2017

Una Cena Rápida

Acostado en la oscuridad de su cuarto, Gustavo escuchaba los pocos ruidos aislados que llegaban desde el campo. Era de madrugada, una noche fría y clara, con todos sus encantos y sus misterios. Él estaba quieto sobre la cama pero su mente viajaba por la zona rastreando el origen de cada sonido. Cuando se hace eso siempre se escucha algo que no se identifica bien. Gustavo dudó si había escuchado la tos de una oveja, o si era un mugido cortado, tal vez de un ternero, o si... era un grito humano.

viernes, 21 de abril de 2017

Buscadores De Tesoros (para niños)

Los hermanos Andrea y Ernesto tenían un pasatiempo bien divertido. Vivían en el campo y cerca de su casa había una zona llena de pequeños tesoros. Los niños juntaban y coleccionaban piedras de cuarzo. Las piedras estaban en una tierra muy pálida y en algunas partes dura, y allí no nacían pastos, era una zona arcillosa.

jueves, 20 de abril de 2017

Cuentos De La Selva

Los indígenas ancianos de la aldea educaban a los niños con cuentos. Con aquellas narraciones pretendían que los niños aprendieran a respetar la selva y a sus peligros. Pero Itaití creía que ya tenía edad como para cazar solo, y a aunque había escuchado muchas historias sobre los peligros que asechaban entre los árboles, miraba a la selva con aire altanero “Con mi arco y con mi lanza no le tengo miedo a nada”, pensaba.

miércoles, 19 de abril de 2017

Amigo

Aquel juego que inventamos se nos escapó de las manos. Nos encontrábamos en un costado de la vía del tren; de un lado de la vía estaba nuestro barrio, del otro un campo. Entre el terraplén y los últimos terrenos del barrio crecía un pastizal reseco (las primeras casas no estaban mucho más allá), y allí se nos ocurrió jugar con fuego; mala idea.

martes, 18 de abril de 2017

"Bajo El Hospital" (1), cuento de terror de zombies.



¡Hola! Este audiocuento es de una historia que dividí en varias partes que ya está en el blog, pero que merece (según su creador ¡Jaja!) estar también en video. A las historias inéditas que voy a subir después las narraré yo, si el canal crece lo suficiente; porque narrar ya implica todo un trabajo extra. Se agradece si comparten en sus redes, le dan like y se unen a mi canal. ¡Muchas gracias! 


¡Agua!

Aquella pesca prometía ser una gran aventura, y así fue.  Teníamos que encontrar una laguna perdida en el monte que no sabíamos bien dónde se hallaba. Iba con Andrés, mi hermano menor. Nos llevaron en camioneta nuestros padres. No les gustaba la idea de dejarnos en medio de la nada pero como yo ya casi era mayor de edad (le llevo solo dos años a mi hermano) y teníamos experiencia no se rehusaron. Bajamos frente a un campo todavía oscuro.

lunes, 17 de abril de 2017

El Manantial

El manantial, que era sumamente cristalino, formaba una hermosa piscina natural que estaba rodeada de sauces.  Cardúmenes de pececitos nadaban de un lado para el otro bajo la superficie clara del agua, y el sol llenaba de reflejos al manantial mientras los sauces se agitaban mansamente produciendo un rumor agradable. El manantial se adelgazaba en un extremo y desde ahí el agua iba descendiendo entre rocas para luego ensancharse al alcanzar un valle lleno de flores. 
Un grupo de cinco niños corría hacia aquel lugar idílico; competían entre ellos para ver quién llegaba primero.

domingo, 16 de abril de 2017

La Lluvia

Todo indicaba que iba a llover. El cielo estaba cubierto de gris oscuro, y bandadas de pájaros de distintas especies cruzaban por él volando en formación, huyendo de la tormenta creciente. El campo y las arboledas cercanas a mi casa estaban inmóviles, aunque por momentos soplaba desde el norte un viento cálido y los árboles se mecían rumorosos, y los pastos del campo se inclinaban; luego todo volvía a quedar estático, expectante. En la propiedad de un vecino una vaca mugió largamente llamando a su ternero, y cuando este acudió al llamado se fueron juntos rumbo a los galpones.

sábado, 15 de abril de 2017

Un Cuento Para Dormir

Franco despertó al sentir que tiraban de la sábana que lo cubría. Era Amanda, su hija, estaba al lado de la cama y se restregaba un ojo con una de sus manitos.  Franco encendió la veladora y le preguntó:

jueves, 13 de abril de 2017

La Lechuza Y La Liebre (fábula para niños)

Dos perros iban persiguiendo a una liebre por el campo. La liebre cruzaba velozmente por los pastos, con las orejas aplanadas contra el cuerpo, corriendo por su vida, y los perros iban detrás. Ya hacía rato que la perseguían y no podía correr mucho más. Al ver un bosque la liebre corrió hacia él con sus últimas fuerzas.

miércoles, 12 de abril de 2017

Buena Suerte

Era una cosa tras otra, mala suerte sobre mala suerte. Benito se tapó la cara con las manos y quedó así un rato. Venía de la calle, de otra búsqueda infructuosa de trabajo. Pensó que se había confiado demasiado.

martes, 11 de abril de 2017

El Pozo Mágico

Cuando Sandro partió rumbo al bosquecillo sus abuelos le dijeron nuevamente que tuviera cuidado. Llevaba un pico y una pala al hombro e iba sumamente entusiasmado. Ante la nueva advertencia Sandro giró hacia su abuelos y les prometió:

lunes, 10 de abril de 2017

La Huerta De Los Abuelos

                                        
Los hermanos Marcela y Agustín adoraban los fines de semana que pasaban en la casa de sus abuelos. Estaba en un terreno muy grande y tenía una huerta y un montón de árboles frutales. En su hogar las frutas no les gustaban mucho, pero en la huerta de sus abuelos era otra cosa. Allí las arrancaban ellos mismos, elegían las que querían y era más divertido comerlas bajo las sombras del parral en verano, o en el patio soleado en invierno. Y entre aquellos árboles tenían un lugar de juego ideal, y corrían en círculos esquivando ramas y riendo al perseguirse entre ellos. Para el almuerzo su abuela usaba verduras frescas de la huerta y a ellos les encantaba cosecharlas.

domingo, 9 de abril de 2017

El Bosque De Los Niños

Los hermanos Matías y Sandro estaban emocionados porque se iban a vivir en las afueras de la ciudad. Siempre le decían a su padre que comprara una casa con un bosque al lado o muy cerca. Su padre lo intentó, pero después de visitar un montón de propiedades a la venta solo pudo comprar una bastante pequeña cuya arboleda había sido talada recientemente. A los niños le encantó la casa, el frente, el fondo donde había algunos árboles frutales, pero lo que se encontraba más allá de este no los emocionó mucho.

sábado, 8 de abril de 2017

El Abuelo Juan Y La Tecnología

 Era navidad, y cuando sus padres se lo permitieron Gabriel y Romina salieron corriendo a abrir sus regalos. Después de desenvolver los paquetes fueron a mostrarle a su abuelo Juan.

—¡Mira lo que nos regalaron, abuelo! —Dijeron los dos.
—A ver. ¿Qué son esas cosas cuadradas? —preguntó Juan, inclinándose hacia adelante en su sofá. 
—Son celulares —le contestó Romina.
—Ah. Yo con esas cosas de la tecnología no me llevo. Saben, cuando yo tenía la edad de ustedes, una vez vino un tío mío que estaba viviendo en la ciudad, y fui a pasar unos días con él. Apenas llegamos a la ciudad vi aquellas casas altísimas que iban hasta allá arriba, los tales edificios. Yo le pregunté a mi tío por qué hacían tan altas las casas, y él me dijo que era para aprovechar más el espacio, y ya se puso a decir que eran grandes obras de ingeniería y no sé cuantas cosas más. Cuando íbamos bien cerca de uno de esos edificios vi que allá arriba había hombres subidos en unas tablas que colgaban de cuerdas. Estaban limpiando las ventanas, pero yo no sabía, nunca había visto algo así. Entonces señalé rumbo a los tipos y le dije a mi tío: Mucha ingeniería y todo eso pero no se les ocurrió hacer algo para subir por adentro.

Los niños explotaron en carcajadas, y después se sentaron a los pies de su abuelo, atentos a una nueva narración.

— Otro día —siguió Juan— fuimos al tal cine. Nunca en mi vida había visto algo parecido, porque en casa no había tele. Y nos sentamos en la primer fila, con aquella pantalla grandota bien cerca. Al rato de empezar la película el tío me preguntó si me gustaba y yo le dije que sí. Mi cara no debía demostrarlo, porque él me preguntó lo mismo varias veces durante la película. Cuando terminó y salimos le dije que no me había gustado. ¿Por qué no me dijiste antes? Me preguntó él, y yo le contesté: No quise decirlo antes porque estábamos muy cerca de los actores y nos podían escuchar.

Nuevamente los niños se echaron a reír. El viejo estaba inspirado ese día, y continuó:

—Y la primera vez que vi un auto... Yo ni sabía que existían cosas así. Esa vez iba a caballo por el campo junto a un amigo, y al llegar a un camino cruzó por nosotros uno de esos autos. Era uno de esos antiguos, lógicamente, que no tenían techo. Mi amigo ya sabía lo que era, por eso no se asombró, pero yo lancé un grito y dije:
—¡Ya le gusta la velocidad a ese tipo! ¡Que locura! ¡Ajaja!
—¿De que velocidad hablas? —me preguntó mi amigo—, si apenas debe ir a cuarenta kilómetros por hora, si es que llega a eso.
—Sí —le contesté—, pero tenía que ir muy rápido, porque quién sabe cuánto hace que perdió los caballos y todavía sigue andando.

viernes, 7 de abril de 2017

El Abuelo Juan Cocinero

Romina y Gabriel miraban la lluvia por la ventana. Una lluvia fría empapaba los campos y resbalaba por el vidrio de la ventana. Aburridos como pocas veces, fueron a donde estaba su abuelo para pedirle que les contara algo. El viejo Juan estaba sentado al lado de la chimenea, medio dormido, pero se despabiló con una sonrisa al ver que sus nietos arrimaban unas sillas hacia él:

—Abuelo, estamos aburridos —le dijo Romina.
—¡Ah si! Yo antes no tenía tiempo para aburrirme porque trabajaba todo el tiempo, hasta cuando dormía —aseguró Juan.
—¿Y qué hacías cuando dormías? —le preguntó Gabriel, ya tentado por la respuesta graciosa que esperaba.
—Cuando dormía incubaba huevos, porque antes no había de esas incubadoras que hay ahora, solo poníamos los huevos de las gallinas debajo del colchón para mantenerlos calentitos. Y mi trabajo con esas aves no terminaba ahí, porque tenía que levantarme bien temprano para despertar a los gallos para que cantaran, y así la gente del caserío se despertaba.
—¡Jajaja! ¿Y por qué no los despertabas directamente vos, abuelo, si te levantabas antes que los gallos? —lo interrogó riendo Gabriel.
—Porque yo nunca canté muy bien, que pregunta.
—Abuelo, cuéntanos algo, un cuento —le pidió Romina.
—Yo no me sé cuentos, los míos son historias, cosas que me pasaron. Pero bueno, puedo contarles algo. ¿Sabían que una vez fui cocinero en el ejército durante la guerra?
—No —respondieron los dos, y preguntaron a la vez—. ¿Eras buen cocinero?
—Bueno... supongo que de primera no. Una vez apareció un coronel en la cocina y me dijo que se estaba perdiendo a muchos hombres. Y bueno, así es la guerra, es cruel, reflexioné. Y él va y me dice: Sí, la guerra es cruel, pero estos hombres todavía no fueron a ninguna batalla, fue por su comida. Trate de mejorar su receta, sino nos vamos a quedar sin soldados.

“Y yo para cumplir esa orden me empeñe en mejorar, y fui mejorando. Los soldados me felicitaban después, y hasta los coroneles y almirantes empezaron a comer lo que yo hacía. Pero fui víctima de mi éxito, porque cada vez tenía mas trabajo. Y me la pasaba picando esto y aquello, y revolviendo ollas enormes. Y los soldados cada vez pedían más a medida que avanzaba la guerra.

“Eso me extrañó un poco, parecía que cada vez había más soldados, cuando por lógica tendrían que haber menos, pues era la guerra, y no estaban llegando tropas nuevas. Después descubrí qué estaba pasando. Mi comida era tan buena que esa noticia llegó al otro bando, y los muy golosos empezaron a cambiarse para el nuestro. Y cuando del otro lado ya no hubo más nadie, la guerra terminó.

jueves, 6 de abril de 2017

El Abuelo Juan Y La Avioneta

Romina y Gabriel estaban en la huerta, acompañando a su madre que cosechaba verduras. 
Un ruido fuerte los hizo mirar hacia el cielo, y vieron un avión cruzando entre unas nubes. Los dos hermanos seguían con la vista en alto cuando llegó Juan, su abuelo, y al verlos levantó su bigote blanco hacia el cielo y les preguntó:   

-¿Qué están mirando niños? ¿Una bandada de pájaros formando una W? 
-No. Estábamos mirando un avión -le contestó Romina. 
-Abuelo -dijo Gabriel-, las bandadas de pájaros sólo forman una V. 
-No siempre. Cuando son muy grandes forman una W, o una M, o a veces una i minúscula cuando son pocos, y el pájaro que va primero es el punto, cuando forman una H van en silencio porque esa no suena.

Los niños se echaron a reír porque sabían que era broma. En ese momento su madre cruzó con un canasto de mimbre lleno de verduras y dijo al pasar:

-¡Papá, vos siempre con tus cuentos que hacen reír!
-¿Cuentos? Nada de cuentos, yo cuento historias, cosas que me han pasado. Hablando de eso, al ver ése avión me acordé de la vez que pilotee una avioneta. 
-No sabíamos que volabas abuelo -dijo Romina.
-Bueno, no es que sepa volar, cuando era chico me cansé de aletear y no despegué del suelo, lo que sí aprendí fue a manejar una avioneta.   Fue cuando trabajé con un productor ganadero que
tenía tanto campo que salía a recorrerlo en avioneta, más bien, lo que recorría era el aire que estaba arriba del campo.  Un día me preguntó si había volado alguna vez, tuve que decirle que no, porque la vez que un burro me pateó la espalda y me hizo volar cincuenta metros no cuenta; porque casi no me acuerdo de eso. 
-¿Un burro te pateó y te hizo volar cincuenta metros? -preguntó Gabriel. 
-Bueno, cuando me desperté después de la patada, el burro estaba como a cincuenta metros, y supuse que me hizo volar esa distancia; claro que pudo ser que el burro hubiera caminado cuando yo estaba nocaut, pero quién sabe… 
El asunto es que el hombre me enseñó a pilotar, y un día me largué solo.   

"La avioneta era de esas que no tenían techo, y apenas despegué subí hasta una nube para tomar agua. Después volé junto a una bandada de pingüinos que andaba bien alto allá arriba. Los pobres se ve que nunca habían visto una avioneta y se llevaron tremendo susto, tanto así que hasta el día de hoy no han vuelto a volar. Cuando bajaba sentí un tremendo sacudón. Lo primero que pensé fue que había agarrado
un bache, pero enseguida me acordé que estaba en el aire. Lo que me había pasado fue que el avión perdió la cola.   
Sin cola no podía volar bien, así que intenté aterrizar, pero el terreno era más escabroso que lomo de gusano reumático.  El único lugar mas parejo era el arroyo, así que bajé y volé al ras. Cuando la
avioneta tocó el agua las alas se partieron, pero el impulso que llevaba era tan grande que seguí por el agua a toda velocidad, sin cola y sin alas.   
Cuando unos conocidos que pescaban allí me vieron surcando el agua en aquello, escuché que me gritaron: "¡Juan! ¡Qué linda lancha que te compraste!" Y ese fue el último día que volé. 

miércoles, 5 de abril de 2017

El Abuelo Juan Y La Huerta

Romina y Gabriel regresaban de la escuela junto a su padre, en el auto.  Cerca de su casa vieron a Juan, su abuelo, inclinado sobre su huerta, azada en mano. Apenas se bajaron corrieron hacia su abuelo.

-¡Abuelo, abuelo! ¿Quieres que te ayudemos a carpir? -dijeron los dos en coro. 
-¡Ah! ¡Que buenos nietos! Pero no preciso ayuda, sólo estoy sacando unas pocas malezas. Cuando era joven sí que tuve que carpir bastante, cuando trabajé en Brasil, en la selva. 
-¿Tenías que carpir mucho abuelito? -preguntó Romina. 
-Sí, me mandaron carpir la selva -le contestó Juan-. Afilé mi azada y empecé. Era temprano en la mañana, y por la tarde ya andaban los de Greenpeace protestando, porque mi carpida ya estaba
causando estragos a la selva, según ellos. Intentaron encadenarse a mi azada pero no los dejé.
-¡Jajaja! ¡Tanto habías carpido abuelo! -se rió Gabriel. 
-Sí. Por eso carpir esta huerta para mi no es nada. Los que si me hicieron pasar trabajo fueron los topos, hace unos años -afirmó Juan, apoyado en su azada como si fuera un bastón. 
-Cuéntanos abuelito, ¿qué hacían los topos? -lo animó Romina, esperando un cuento gracioso. 
- Bueno, la cosa fue así -comenzó Juan-, de primera no tenía problemas con ellos, usaba los huequitos que hacían en la tierra para jugar al golf.  Cuando empezaron a comerme las zanahorias la cosa cambió.

"Primero pensé exterminarlos con un martillo, pegándoles en la cabeza cuando asomaran en los huecos.; pero no funcionó, para ellos era como un juego.  Después se me ocurrió una idea genial;
empecé a enterrar ajíes picantes, chiles, como si fueran zanahorias. 
¡Había que ver a los topos saliendo de sus cuevas y corriendo hasta el arroyo para tomar agua! Así fue como los corrí de la huerta. 
En otra ocasión tuve problemas con los pájaros, y construí un espantapájaros igualito a mí para correrlos, no porque yo sea feo, sino porque no llegan si ven a una persona, aclaro. Pero tan parecido me salió el espantapájaros, tan idéntico a mí era, que a veces, estando en la huerta, no sabía si era yo o era el espantapájaros… -concluyó Juan, y sus nietos se reían a 
más no poder. 

lunes, 3 de abril de 2017

El Abuelo Juan Y Los Contrabandistas

Romina y Gabriel entraron corriendo a la casa, alarmados. El abuelo Juan estaba adormilado en su sillón y ellos lo sobresaltaron:
—¡Abuelo, abuelo! —le gritaron al unísono.
—¿Qué pasó, nos atacan los extraterrestres? —les preguntó Juan, ya bromeando.

domingo, 2 de abril de 2017

Murciélagos

Cuatro personas marchaban por el campo. El que conocía la zona era Jacinto, or eso iba marcando el rumbo; los otros caminaban bastante torpemente por no estar acostumbrados a los terrenos así. Él trató de hacer más amena la marcha pero eran gente muy diferente a él.

sábado, 1 de abril de 2017

La Bruja Mala

Alejandro y sus padres fueron a visitar a unos parientes que vivían en una zona rural; cerca de allí vivía una mujer misteriosa que todos temían. Cuando llegaron en su camioneta toda la parentela salió a recibirlos en el patio. Ya dentro de la vivienda los mayores se pusieron a conversar de todo un poco; los niños de la casa y Alejandro salieron al fondo y entablaron una conversación infantil a la sombra de un gran limonero. Entre todos eran siete, y los niños de la casa rodearon al recién llegado, curiosos. Nunca habían conocido a un citadino. 

viernes, 31 de marzo de 2017

La Cometa (cuento para niños)

       Quería ganar un concurso de cometas como fuera. Aún no lo hacía porque todos los años surgía algún imprevisto. Participaba en la categoría de cometas artesanales. Mi hermano menor me ayudaba a construirla, pero como él no le prestaba mucha atención a los detalles siempre arruinaba algo: o le ponía poco pegamento, o rasgaba el papel a última hora, o la rompía sin querer de formas increíbles. Parecía que podía romper algo solo con tocarlo, así fuera un diamante. Mas ese año no lo iba a dejar, la iba a construir yo solo.

jueves, 30 de marzo de 2017

Carlos Y La Comadreja

Carlos estaba muy orgulloso de su gallinero y de sus “ponedoras”. Solo tenía doce años pero él mismo había construido aquel gallinero. Terreno les sobraba pero como sus padres trabajaban mucho no querían tener gallinas por el trabajo que implicaba cuidarlas. A él no lo asustaba el trabajo y como le gustaba tener algo de dinero en el bolsillo planeaba criar cada vez más aves para después vender sus huevos.

miércoles, 29 de marzo de 2017

El Faro

Los hermanos Federico y Hernán querían vivir una gran aventura o algo emocionante. Estaban pasando las vacaciones junto a sus padres. Habían alquilado una cabaña cerca de la playa. Sus padres querían descansar, y estaban bastante permisivos con sus hijos; era mejor que salieran a que anduvieran molestando allí. Los muchachos no podían estar más contentos con eso.
Su primer aventura fue explorar unas cuevas que miraban al mar.

martes, 28 de marzo de 2017

De Sapos Y Ranas (para niños)

¡Hola! Pues sí, son cuentos para niños pero francamente, creo que cualquiera puede disfrutarlos. El sapo Sandro es uno de mis personajes favoritos, ese y otro que es un topo llamado Toto (que no aparece en estos cuentos). Me resultó emocionante escribir el cuento "La Rana Y El Dibujante". Lo recomiendo. Las historias:



                      El Sapo Sandro Y El Pescador
Al sapo Sandro le gustaba mucho bromear. Un día estaba en una laguna, cazando insectos entre las plantas de la orilla, cuando un pescador llegó hasta el lugar. El sapo Sandro lo observó escondido entre unos juncos. El hombre se aprontó y después de tirar una boya al agua se sentó a esperar. Pero allí no había peces grandes, solo algunos muy pequeños. Entonces al travieso sapo se le ocurrió una broma. Se metió al agua con mucho cuidado y nadó por abajo.

lunes, 27 de marzo de 2017

Los Puños De La Muerte

El viejo entrenador de boxeo miró a Gonzalo y quedó con la boca abierta. Gonzalo no pudo sostenerle la mirada, quedó con la cabeza gacha. Tenía la cara hinchada en algunas partes y toda llena de moretones. Estaban en un gimnasio de boxeo. Unos muchachos que en ese momento se encontraban golpeando las bolsas se quedaron mirándolos y empezaron a dar apenas unos golpes por lo mucho que aquella escena les llamó la atención. Todos supusieron lo mismo, que Gonzalo había boxeado en otro lado, o tan malo como eso, que se había peleado fuera del cuadrilátero, aunque no imaginaban quién podía haberlo dejado así.

De Brujas (más bien para niños)

En otra época y en un lugar muy alejado, las brujas malvadas eran un peligro bien real. En la pequeña aldea donde vivía Franco la gente se escondía en sus viviendas antes de que cayera la noche. Él también hacía eso pero un día se entretuvo pescando. Por única vez había ido solo. Acostumbrado a estar junto a otros niños, ahora que se encontraba solo se sentía inquieto y mientras pescaba varias veces miró hacia todos lados sin saber qué buscaba. El bosque estaba muy silencioso y solo a veces sonaba alguna rama que caía desde lo alto o que era pisada por quién sabe qué cosa.

domingo, 26 de marzo de 2017

El Viejo Local De La Escuela (cuento para niños)

La madre de Miguel no quería que él fuera al local de los videojuegos, pero él fue igual porque era un niño muy terco. Ya estaba de noche pero el local quedaba solo a dos cuadras de su casa y el barrio era muy tranquilo y seguro. Al alcanzar una parte de la calle que tenía dos focos de luz quemados pudo ver que en el cielo ya había relámpagos. Siguió de todos modos porque le encantaba jugar a los videojuegos, se la pasaba pensando en ellos y ya no hacía otra cosa para divertirse. El local donde funcionaban los juegos, mucho tiempo atrás había funcionado como escuela durante varias décadas, después quedó abandonado por muchos años y ahí empezaron a circular rumores sobre que el lugar estaba embrujado.

sábado, 25 de marzo de 2017

El Pastor y La Oveja (cuento de terror para niños)

Anselmo era pastor desde niño y había pasado por muchas cosas difíciles en su trabajo, pero nunca se había encontrado con el terror. Siempre cuidaba rebaños ajenos. Se levantaba antes del amanecer y desayunaba junto a sus padres iluminados por una vela o el fuego de la estufa. Cuando el sol empezaba a asomar en el horizonte desparejo de la región, cada uno empezaba a hacer sus tareas: La madre trabajaba en la casa y atendiendo a los animales de la familia; el padre en la huerta, y él salía rumbo al corral donde esperaban las ovejas.

jueves, 23 de marzo de 2017

La Lechuza (audiocuento)

¡Hola! Este cuento de terror merecía ser publicado también en otro formato, porque a un sobrino mío le gustó mucho cuando lo leyó, y eso que me leía solo para criticar, aunque bromeando, claro ¡Jaja! 
A las lechuzas les precede una mala fama como bichos "mal agüero", fama que no creo que se merezcan. ¿Pero y si alguna sí se lo merece? Bien podría ser que haya dos cosas: un animal inofensivo por un lado, y por otro un ser que lo imita, chistando pero con la intención de asustar. Todo esto dentro de mi mundo literario, cosas del blog, por supuesto ¡Jeje! Aquí el audiocuento. Se agradecen likes y que se unan a mi canal. Gracias.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Algo Imperdonable

Habían pasado muchos años desde su partida. Después de alojarse en la vieja pensión del pueblo, Jaime salió a recorrer a pie las calles. Pocas cosas habían cambiado, y como sus recuerdos eran lejanos, le pareció que todo seguía igual.

lunes, 20 de marzo de 2017

¡Pablo! (audio-cuento y cómic)

¡Hola! Este cuento de terror ya está en el blog pero es viejo y muchos tal vez no lo leyeron. Y ahora lo subo como audio-cuento junto con su cómic, una pequeña tira. Es una de mis creaciones más queridas porque la idea la saqué de una experiencia real, de algo que me pasó varias veces. Para ver mejor el cómic pueden verlo en pantalla completa directamente en Youtube. De paso pueden unirse al canal y darle like ¡Jeje! El dibujo es hecho por Daniel Mendoza. La voz que narra es la mía.
¡No! ¡Jaja! Es la voz femenina de un programa pero es bastante clara, de hecho creo que es muy buena. Si hubiera más gente en el canal que gustara del terror (también estoy subiendo cuentos infantiles y chistes), yo mismo narraría algunos. Eso está en el veremos, el canal está muy verde todavía, verde en suscriptores, de hecho, solo es un retoño ¡Jaja! La historia:



jueves, 16 de marzo de 2017

"En Penitencia", cuento de terror sobre una escuela embrujada.



¡Hola! Este audio cuento es más bien para niños pero lo recomiendo para todos. Muchos de los del blog son así. Son cuentos para todos. Si lo ven directamente en Youtube se los agradezco, y también estaría bueno que le dieran like y se unan a mi canal. Próximamente voy a subir ahí algunas historias de terror inéditas narradas por mí. Y a la mayoría de esos videos no los voy a subir aquí, así que conviene que se unan a mi canal, si quieren verlos, claro ¡Jaja! Gracias. Saludos!!

martes, 14 de marzo de 2017

En La Oscuridad De La Caverna

Esteban, Marco y Antonio caminaron largamente por un campo amarillento y bajo un cielo gris. Cada tanto escuchaban un trueno lejano y se detenían para decidir si continuaban o no. Así alcanzaron una cueva que abría su boca en el pie de un cerro.

martes, 28 de febrero de 2017

El Bosque Antiguo

Manuel se consideraba un cazador de imágenes. Le gustaba fotografiar la naturaleza y sus diferentes paisajes. Recorría grandes distancias en su camioneta buscando pequeños parajes aislados, prístinos, y cuando al fin los hallaba en zonas remotas pasaba días acampando en ellos para tomar sus fotos. 

Despertar

A Hugo le pareció que la noche ya era demasiado larga. Quiso saber la hora pero el reloj digital estaba apagado. Pensó que tal vez había corte de luz desde hacía varias horas. Se levantó y fue hasta el interruptor de luz, nada. Miró hacia la ventana, afuera también estaba oscuro. Dedujo que debía ser un corte general. Se acostó de nuevo. Dio muchas vueltas en la cama, pensó en un montón de cosas, durmió. ¿Realmente había dormido? Sentía algo extraño. Tenía la sensación de haber estado mucho tiempo acostado. ¿Y el amanecer?

lunes, 27 de febrero de 2017

El Caminante

Todas las pertenencias de Pedro cabían en un bolso. Tenía barba desprolija, pelo largo y caminaba por la ruta con el paso lento de los que han dejado muchos kilómetros atrás. Ahora lo rodeaban algunas plantaciones, por lo que supuso que no debía estar lejos de algún pueblo.

El Fuego

El fuego se extendió por el suelo cubierto de agujas de pino como si fuera algo vivo. Se desparramaba en el sentido del viento. El aire se llenó de humo y el sonido del crepitar del fuego se fue intensificando. Las llamas se elevaban hacia los árboles y trepaban por ellos, una rama, dos, tres, medio árbol, y pronto estaba ardiendo hasta la copa...

miércoles, 15 de febrero de 2017

Un Loco En La Soledad

El tipo apareció en una loma del camino y enseguida atrajo la atención de Carlos. El extraño que iba adelante miraba hacia un costado, y por los ademanes de sus brazos parecía que estaba hablando con alguien, ¿pero con quién si allí no había nadie? Era un camino rural, una senda formada por dos alambres. En los alrededores, campo, algunas ovejas pastando juntas y el pampero (un viento) agitando los pastos más altos. “Lo que me faltaba, un loco”, pensó Carlos. Empezó a caminar más lento pero el otro andaba como en un paseo, y cuando volteó y lo vio ya no tuvo caso seguir así porque quizás el loco podría tomarlo a mal, creer que lo seguía o algo por el estilo. Reanudó la velocidad de la marcha y lo alcanzó. Carlos lo evaluó; el otro era menudo y tenía cara más de pobre infeliz que de peligroso, y tal vez era un loco de esos que ni molestan.

martes, 14 de febrero de 2017

La Madera Milagrosa

La actividad de Luciano no era particularmente peligrosa, pero él tenía una vulnerabilidad. Su verdadero oficio era tallador, trabajaba a mano piezas pequeñas de madera. Hacía principalmente animales, aunque si su instinto artístico veía a una persona en una pieza de madera, la hacía y a todos le gustaba porque el hombre era hábil. Pero esa actividad no implicaba ningún peligro, a no ser algún pequeño corte en la mano allá cada tanto, corría peligro cuando obtenía su materia prima.

lunes, 13 de febrero de 2017

El Hombre Muerto (cuento de vaqueros)

Un caballo y su jinete, un vaquero, avanzaban lentamente por el desierto bajo un sol calcinante. Iban por un paisaje de rocas, arena, matas de pastos resecos y crujientes, cactus y plantas  bajas y espinosas. Habían tomado un sendero que cruzaba al lado de un gran promontorio rocoso. Ubicado en la cima de ese lugar, Bob los observaba acercarse desde hacía un rato, y no tenía buenas intenciones.

domingo, 12 de febrero de 2017

Los Dueños De La Cabaña

“¡Me mató un rayo!”, pensé cuando aquella luz blanca me encegueció. Mal día elegí para internarme profundo en un bosque. Estaba buscando hongos comestibles. Cuando bajé de mi camioneta en la linde del bosque miré hacia arriba y vi que el aspecto del cielo no era nada amigable. Como el lugar quedaba bastante lejos y amo los hongos entré igual al bosque a pesar de las amenazas del cielo; no me iba a ir con las manos vacías después de manejar tanto.

sábado, 11 de febrero de 2017

Vida Y Muerte

                                               El Perro
Leonardo vio un vehículo volcado en el costado de la ruta y supo que era algo grave. Estacionó el suyo y fue a ver si podía ayudar. El conductor había salido por el parabrisas y estaba quieto, ya sin vida, pero no se hallaba solo, tenía un guardián...

domingo, 5 de febrero de 2017

Cuentos De Fútbol

                                      Fútbol De Miedo
Aquel partido de fútbol fue el más extraño que viví y nunca lo voy a olvidar. Mi cuadro había ganado el campeonato del barrio y quisimos ampliar nuestros horizontes. Al enterarnos que en un pueblo iban a hacer un campeonato con un premio bastante interesante, nos inscribimos por teléfono y el día del campeonato partimos en camión.

sábado, 4 de febrero de 2017

Cuentos De Parecidos Y Aparecidos

                                           El Extraño
Martín estaba sentado en una cafetería cuando notó a el extraño. Estaba a unas mesas de él, era un hombre de edad bastante avanzada, sin llegar a ser un anciano.  Le llamó la atención la apariencia del extraño porque tenía rasgos muy similares a los suyos. Si compartieran la misma mesa fácilmente los tomarían por padre e hijo. Aquel tipo era muy parecido a él. ¿Sería casualidad?...

viernes, 3 de febrero de 2017

De Humor Cortos

                                   El Médico Brujo
El médico brujo de una tribu estaba dando consulta en su choza:
-¡Que pase el siguiente! -gritó el brujo.

jueves, 2 de febrero de 2017

Accidentes

                                      Sin Consecuencias 
Los culpables del accidente fueron la distracción y un cristal demasiado limpio. Mariela chocó de frente contra la puerta de cristal de una tienda. Al no romper el vidrio su frente recibió todo el impacto y casi inmediatamente se le empezó a formar un chichón. Como no cayó los empleados del local que la vieron solo ahogaron una risa y miraron hacia otro lado para disimular. Mariela se puso la mano en la frente y miró hacia todos lados. Se dio cuenta de que la habían visto pero le preocupó más que su torpeza hubiera quedado filmada y que después apareciera en Youtube en esos vídeos de accidentes.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Cuentos De Seres Del Bosque

                                         El Invasor
Un ser enorme salió de las sombras del bosque y se fue acercando a la cabaña de Jonathan. El ser se detenía por momentos para olfatear el aire y después seguía rumbo a la vivienda...

martes, 31 de enero de 2017

Cuentos Divertidos y Cortos

                                         El Bueno De Diego
Diego caminaba por la vía del tren, al atardecer. Iba arrojando piedras hacia el campo, algo muy común en un chiquillo de pueblo pequeño. Caminando en dirección contraria a él venía un viejo que llevaba una soga en la mano...

lunes, 30 de enero de 2017

Cuentos de Lagunas

                                           En El Agua
Todas lagunas tienen un desagüe, un lugar por donde sale el agua cuando crece, pero el de esta era muy raro.
Mi hermano Gastón y yo, después de atravesar bastante campo bajo un sol que nos quemaba llegamos a ese lugar por el lado de su desagüe. El canal era natural pero le habían construido como unas compuertas o diques que en una parte tenían un tejido de mallas muy fino. Enseguida imaginé que cuando llovía mucho abrían el dique pero que los tejidos seguían haciendo de barrera, ¿pero barrera para qué? Lo más probable es que fuera para algún tipo de pez, creí, por eso le dije a Gastón:

viernes, 27 de enero de 2017

Cuentos De Humor Y Aventuras

                                          Los asados De Juan
Un domingo, toda la familia González se reunió en el fondo de la casa de los abuelos. Para almorzar había un cordero; el asador era Juan, un fanático de los asados pero con gran tendencia a dejarlos crudos. Cuando estuvo pronto el cordero, según Juan, la familia se sentó en torno a un par de mesas que habían colocado juntas bajo el parral.

viernes, 20 de enero de 2017

Tormenta de Verano

En el monte solo se escuchaban los golpes de las hachas y el grujido de los árboles antes de retumbar contra el suelo. Al hacer una pequeña pausa Simón se dio cuenta de eso. Federico estaba empinando una botella de agua toda abollada ya por el uso.

—Hay tormenta —le dijo Simón—. No hay ni un pájaro cantando.
—¿Será? —preguntó Federico mientras se pasaba la mano por la boca y le ofrecía la botella a su compañero. 

El aire estaba cargado de olor a madera cortada. A su alrededor había algunos árboles caídos pero eran más los que se mantenían erguidos y desafiantes. No a muchos metros de ellos un río turbio aparecía aquí y allá entre el follaje. Sobre el claro que abrieron los muchachos se veía un cielo gris oscuro que cambiaba rápidamente revolviéndose en nubes que se agrupaban y separaban pasando raudas y en desorden. Cuando el cielo por fin se ordenara en un gris parejo iba a llover. Federico puso sus manos en la espalda baja encorvándose un poco he hizo un gesto de dolor, después suspiró profundamente, resignado, y se acomodó para darle otro hachazo a un tronco. No descargó el golpe porque Simón le preguntó:

domingo, 15 de enero de 2017

Policía De Extraterrestres

Rafael se sintió incómodo porque los pastos que eran su escondite crujían ante el menor movimiento. Al atardecer, cuando llegaron al lugar, le pareció buena idea esconderse allí, pero ya bien entrada la noche cuando quiso moverse se dio cuenta de que los pastos resecos lo delataban en el silencio del campo. Pensó que todo el plan era una idea muy mala. ¿Cuánto más iba a tener que esperar sentado en la oscuridad? Frente a él el terreno empezaba a bajar desde un gran semicírculo, probablemente una antigua laguna. En los extremos de ese semicírculo estaban ocultos dos de sus compañeros y espiaban hacia la oscuridad de allá abajo. Los tres pensaban hacer una emboscada pero no eran malvivientes, eran policías. Esperaban, en el mejor de los casos, atrapar a un loco; si no era eso ni se imaginaban de qué se trataba, más bien, no querían imaginarse.

sábado, 14 de enero de 2017

De Regreso A Casa

José escudriñó la oscuridad haciendo un esfuerzo enorme. ¿Aquello que veía delante era el montículo de piedra que buscaba como referencia? La noche lo asfixiaba de tan oscura que estaba y le producía cierta angustia. Al distinguirlo mejor, ya a un par de pasos del montículo la memoria se le refrescó y se orientó. Avanzó hacia la izquierda abandonando el camino y se encontró en el sendero que conducía a su antiguo hogar. Marchaba hacia la incertidumbre. ¿Su familia todavía viviría allí? ¿Cómo podían recibirlo después de que él los abandonara durante años? Era muy probable que su esposa se hubiera casado de nuevo, y tal vez ahora lo recibiría un hombre mirándolo por encima de una escopeta, todo podía ser. Igual enderezaba hacia la casa porque ya no le quedaba absolutamente nada. Si lo esperaba una negativa, solo reproches justificados, una paliza o la muerte, lo mismo le daba.

miércoles, 11 de enero de 2017

El Robot

Era de madrugada y una pareja dormía en su cuarto. De pronto uno de los bultos que estaba en la cama se levantó un poco y giró hacia el otro. Damián se despertó pero fingió seguir durmiendo; mas Verónica, su esposa, insistió:

lunes, 9 de enero de 2017

Otra Búsqueda

Uno buscaba la sangre del otro y el otro lo observaba a este con intención de matarlo. Finalmente el tábano sentó en la rodilla de Gastón y este lo aplastó con la palma. El golpe fue más fuerte de lo que hubiera querido y sonó tanto que varias personas se volvieron hacia él. Gastón solo sonrió y se limpió de la rodilla aquello que hasta hacía un momento fuera un insecto. Todos ignoraban que por esa zona había otro depredador de humanos mucho más peligroso.

domingo, 8 de enero de 2017

Sobrevivientes

Sam sintió tanto frío que creyó que la puerta de la cabaña estaba abierta. “El descuidado de Ariel fue a la letrina y no se molestó en cerrar la puerta, descuidado”, pensó Sam al levantarse. La cabaña era muy básica, tenía una pieza sola y estaba mayormente oscura.