¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

martes, 31 de enero de 2017

Cuentos Divertidos y Cortos

                                         El Bueno De Diego
Diego caminaba por la vía del tren, al atardecer. Iba arrojando piedras hacia el campo, algo muy común en un chiquillo de pueblo pequeño. Caminando en dirección contraria a él venía un viejo que llevaba una soga en la mano...

lunes, 30 de enero de 2017

Cuentos de Lagunas

                                           En El Agua
Todas lagunas tienen un desagüe, un lugar por donde sale el agua cuando crece, pero el de esta era muy raro.
Mi hermano Gastón y yo, después de atravesar bastante campo bajo un sol que nos quemaba llegamos a ese lugar por el lado de su desagüe. El canal era natural pero le habían construido como unas compuertas o diques que en una parte tenían un tejido de mallas muy fino. Enseguida imaginé que cuando llovía mucho abrían el dique pero que los tejidos seguían haciendo de barrera, ¿pero barrera para qué? Lo más probable es que fuera para algún tipo de pez, creí, por eso le dije a Gastón:

viernes, 27 de enero de 2017

Cuentos De Humor Y Aventuras

                                          Los asados De Juan
Un domingo, toda la familia González se reunió en el fondo de la casa de los abuelos. Para almorzar había un cordero; el asador era Juan, un fanático de los asados pero con gran tendencia a dejarlos crudos. Cuando estuvo pronto el cordero, según Juan, la familia se sentó en torno a un par de mesas que habían colocado juntas bajo el parral.

viernes, 20 de enero de 2017

Tormenta de Verano

En el monte solo se escuchaban los golpes de las hachas y el grujido de los árboles antes de retumbar contra el suelo. Al hacer una pequeña pausa Simón se dio cuenta de eso. Federico estaba empinando una botella de agua toda abollada ya por el uso.

—Hay tormenta —le dijo Simón—. No hay ni un pájaro cantando.
—¿Será? —preguntó Federico mientras se pasaba la mano por la boca y le ofrecía la botella a su compañero. 

El aire estaba cargado de olor a madera cortada. A su alrededor había algunos árboles caídos pero eran más los que se mantenían erguidos y desafiantes. No a muchos metros de ellos un río turbio aparecía aquí y allá entre el follaje. Sobre el claro que abrieron los muchachos se veía un cielo gris oscuro que cambiaba rápidamente revolviéndose en nubes que se agrupaban y separaban pasando raudas y en desorden. Cuando el cielo por fin se ordenara en un gris parejo iba a llover. Federico puso sus manos en la espalda baja encorvándose un poco he hizo un gesto de dolor, después suspiró profundamente, resignado, y se acomodó para darle otro hachazo a un tronco. No descargó el golpe porque Simón le preguntó:

domingo, 15 de enero de 2017

Policía De Extraterrestres

Rafael se sintió incómodo porque los pastos que eran su escondite crujían ante el menor movimiento. Al atardecer, cuando llegaron al lugar, le pareció buena idea esconderse allí, pero ya bien entrada la noche cuando quiso moverse se dio cuenta de que los pastos resecos lo delataban en el silencio del campo. Pensó que todo el plan era una idea muy mala. ¿Cuánto más iba a tener que esperar sentado en la oscuridad? Frente a él el terreno empezaba a bajar desde un gran semicírculo, probablemente una antigua laguna. En los extremos de ese semicírculo estaban ocultos dos de sus compañeros y espiaban hacia la oscuridad de allá abajo. Los tres pensaban hacer una emboscada pero no eran malvivientes, eran policías. Esperaban, en el mejor de los casos, atrapar a un loco; si no era eso ni se imaginaban de qué se trataba, más bien, no querían imaginarse.

sábado, 14 de enero de 2017

De Regreso A Casa

José escudriñó la oscuridad haciendo un esfuerzo enorme. ¿Aquello que veía delante era el montículo de piedra que buscaba como referencia? La noche lo asfixiaba de tan oscura que estaba y le producía cierta angustia. Al distinguirlo mejor, ya a un par de pasos del montículo la memoria se le refrescó y se orientó. Avanzó hacia la izquierda abandonando el camino y se encontró en el sendero que conducía a su antiguo hogar. Marchaba hacia la incertidumbre. ¿Su familia todavía viviría allí? ¿Cómo podían recibirlo después de que él los abandonara durante años? Era muy probable que su esposa se hubiera casado de nuevo, y tal vez ahora lo recibiría un hombre mirándolo por encima de una escopeta, todo podía ser. Igual enderezaba hacia la casa porque ya no le quedaba absolutamente nada. Si lo esperaba una negativa, solo reproches justificados, una paliza o la muerte, lo mismo le daba.

miércoles, 11 de enero de 2017

El Robot

Era de madrugada y una pareja dormía en su cuarto. De pronto uno de los bultos que estaba en la cama se levantó un poco y giró hacia el otro. Damián se despertó pero fingió seguir durmiendo; mas Verónica, su esposa, insistió:

lunes, 9 de enero de 2017

Otra Búsqueda

Uno buscaba la sangre del otro y el otro lo observaba a este con intención de matarlo. Finalmente el tábano sentó en la rodilla de Gastón y este lo aplastó con la palma. El golpe fue más fuerte de lo que hubiera querido y sonó tanto que varias personas se volvieron hacia él. Gastón solo sonrió y se limpió de la rodilla aquello que hasta hacía un momento fuera un insecto. Todos ignoraban que por esa zona había otro depredador de humanos mucho más peligroso.

domingo, 8 de enero de 2017

Sobrevivientes

Sam sintió tanto frío que creyó que la puerta de la cabaña estaba abierta. “El descuidado de Ariel fue a la letrina y no se molestó en cerrar la puerta, descuidado”, pensó Sam al levantarse. La cabaña era muy básica, tenía una pieza sola y estaba mayormente oscura.