¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

lunes, 27 de febrero de 2017

El Fuego

El fuego se extendió por el suelo cubierto de agujas de pino como si fuera algo vivo. Se desparramaba en el sentido del viento. El aire se llenó de humo y el sonido del crepitar del fuego se fue intensificando. Las llamas se elevaban hacia los árboles y trepaban por ellos, una rama, dos, tres, medio árbol, y pronto estaba ardiendo hasta la copa...

 Algunas llamas por demás curiosas se arremolinaban y avanzaban como si fueran un pequeño tornado de fuego. El bosque entero crepitaba y lanzaba hacia el cielo un humo negro que ascendía en espirales desordenados que se unían allá arriba. Cuando el calor se hizo muy intenso me tuve que marchar.

Volví al lugar por la tarde. El incendio estaba ahora lejos de allí y había dejado una superficie gris que aún humeaba entre restos de troncos calcinados que también humeaban. Un gran número de bomberos, militares y civiles voluntarios intentaban detener el incendio imparable. Me uní a ellos. Arrojé tierra sobre las llamas, derribé árboles en los cortafuegos, y pasé casi toda la noche colaborando en una cosa u otra. Mi esfuerzo no pasó desapercibido y varias personas me palmearon el hombro. Algunos me dijeron que fuera a descansar. 

—Mejor vaya y descanse un poco —me dijo un bombero—, que mañana tenemos que seguir.
—Estoy bien —le contesté, y me alejé de él con una sonrisa. 

Cuando amaneció el humo del incendio velaba todo el cielo y el sol apareció como un disco apagado; y todo aquello lo había conseguido solo con mi encendedor. 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno como todos

Anónimo dijo...

Que loco el tipo un piromano o algo asi..estos maniaticos si son peligrosos jeje..saludos tocayo

Jorge Leal dijo...

¿Qué tiene de malo encender cosas? Esta es una historia personal, no un cuento.
¡Jajaja! Bromeo, claro. Sí, era un loco. Saludos Willy, y al anónimo!!

Raúl Sesos dijo...

Uh! Muy buen tema la Piromania y muy buen cuento al respecto.

Jorge Leal dijo...

Gracias Raúl. Los locos son un buen material para cuentos. Te mando un saludo!!

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?