¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

jueves, 13 de abril de 2017

La Lechuza Y La Liebre (fábula para niños)

Dos perros iban persiguiendo a una liebre por el campo. La liebre cruzaba velozmente por los pastos, con las orejas aplanadas contra el cuerpo, corriendo por su vida, y los perros iban detrás. Ya hacía rato que la perseguían y no podía correr mucho más. Al ver un bosque la liebre corrió hacia él con sus últimas fuerzas.
 
Entre los árboles había una lechuza que estaba posada en una rama. La lechuza vio a la liebre entrar al bosque a toda prisa y esconderse en un matorral. Cuando los perros llegaron al lugar se pusieron a mirar hacia todos lados porque habían perdido a su presa, y no eran perros muy buenos para rastrear en aquel lugar. Al ver a la lechuza uno de los perros le preguntó:

-¿Vio pasar una liebre por aquí? 
-No, por aquí no pasó ninguna liebre -contestó la lechuza moviendo la cabeza hacia los lados. 

Los perros gruñeron de rabia y se alejaron corriendo.  La liebre, que había visto todo desde el matorral, salió de él para agradecerle a la lechuza.  Al verla, la lechuza se lanzó en picada para atraparla, pero la liebre se movió rápido y evitó que la agarrara. La lechuza no sólo perdió a su presa, tuvo tanta mala suerte que quedó enganchada a una rama que le atrapó un ala. 
La liebre se iba alejando, pero cuando notó que la lechuza estaba en problemas, volvió y la ayudó, cortando la rama con sus dientes. 
Al sentirse libre la lechuza voló hacia un árbol y, mirando hacia abajo, le preguntó a la liebre: 

-¿Por qué me ayudaste? 
-Porque tú me ayudaste antes al despistar a los perros -le contestó la liebre. 
-Te ayudé porque quería atraparte yo -aclaró la lechuza.
-Me di cuenta de eso cuando te lanzaste hacia mí -le dijo la liebre.
-¿Y por qué me ayudaste igual? -preguntó de nuevo la lechuza.
-Porque tú habías hecho algo bueno, aunque con mala intención, y si yo no te hubiera ayudado, habría obrado mal aunque no tuviera malas intenciones.

La libre se alejó por el bosque y la lechuza quedó pensando.   

2 comentarios:

  1. Muy bueno, nos deja una enseñanza valiosa.

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Espero que sí, no sé si muy valiosa, pero algo debe dejar. Saludos!!

    ResponderEliminar

¿Te gustó el cuento?