¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Te Hago Un Cuento Personalizado

¡Hola! Te hago un cuento personalizado, sobre el tema que quieras y el género que gustes, para gente grande o niños. Puede ser un boni...

sábado, 18 de noviembre de 2017

A Mi Amigo, Tony

No, esto no es un cuento de terror ni de nada. Hasta ahora he usado este blog como “campo de entrenamiento”, publico cuentos mientras recorro el larguísimo camino que lleva a escribir bien (y bastante camino que me falta todavía, y no sé si llegaré al final), es un blog de autor. De cosas personales solo comento cuando es algo relacionado a un cuento; pero este es en realidad, un blog personal; aunque todo el lector que quiera puede considerarlo su casa virtual. Ahora voy a usarlo para desahogarme un poco. Hoy murió mi perro, Tony. Junto con muchísimos buenos momentos y algunas aventuras, no fueron pocas las veces que me trajo problemas; pero todo lo que hace una mascota solo sirve para que uno se encariñe más. Y tiene mucho que ver con este blog. Como una idea más bien en broma, se me ocurrió poner una foto de él en mi perfil, y también durante un tiempo publiqué cuentos usando su nombre como seudónimo. De las noches que pasamos en el campo, en el monte o en los caminos, surgieron muchas historias (otras fue con mi perro anterior, mi mejor amigo, Silvestre), y casi todo lo que hay aquí lo escribí con él echado a mi lado. A veces me distraía reclamando mi atención, o ladrando afuera, pero agradezco todos esos momentos. Ya te extraño mucho, amigo. 

Se fue luchando por su vida, como el perro aguerrido que era. Echarse a morir pacíficamente no era para él, aunque ya era muy viejo para su tamaño. Pero al final la muerte ganó, como siempre, aunque por lo menos yo estuve a su lado cuando se fue a descansar para siempre. Ahora, cuando vuelva algún día al monte, sé que voy a tener la impresión de que en cualquier momento va a aparecer corriendo de entre los árboles, la mirada alegre y siempre juguetona, o lo sentiré vigilando el campamento. ¡Adiós amigo, gracias por todo! 



12 comentarios:

  1. Lo siento mucho Jorge,los perros no mueren, sólo se vana vivir a nuestro corazón.Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Luz. Es cierto lo que dices, mientras uno viva por lo menos quedan en los recuerdos. Gracias, un abrazo.

      Eliminar
  2. Amigo mio:casi nada me conmueve y mis ojos ya vieron muchas cosas asi como la vida me endurecio tambien tengo sentimientos hacia mis hijos,seres queridos y las mascotas.Me siento conmovido por tus palabras hacia Tony y de seguro fue un perrazo,un orgullo para su raza.Solo los hombres del monte valoran cosas sencillas como la compañia de un can..mi perro esta por acompañarle a Tony lastimosamente tambien..pero fuerza tocayo los mejores van primero..W💪

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Willy. Pues sí, yo muchas veces decía que iba solo al monte desde adolescente, después me di cuenta que tenía que aclarar, que fui muchas veces sin otra persona, con un perro uno no anda solo. Aprecio tus palabras. Saludos.

      Eliminar
  3. Siempre estoy leyendo y y es la tercera o cuarta vez que dejo un comentario que no puedo evitar dejar. Es absolutamente terrible en vacío que puede dejar un ser querido ( aunque sea una mascota es un ser vivo que da amor incondicionalmente) sentir que con el se fue una parte tuya , el mirar un lugar y recordarlo allí mirándote u haciendo algo propio de el...Duele ,y mucho pero Animó, y recuerdalo siempre con cariño , que es lo que cualquier mascota merece al fallecer. Ser recordado y amado( entiendo el sentimiento). Recuerda que un mejor amigo/a , un hermano/a , un hijo/a no solo son de nuestra misma especie. Un saludo enorme a vos y para ese hermoso amigo,hermano,hijo que ah abandonado el mundo terrenal para trascender a una mejor vida.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Marisol. Para mí era como un hermano. A cada rato olvido que no está. Pero bueno, quedan como dices sus recuerdos. Saludos.

      Eliminar
  4. Hoy, después de mucho tiempo, mirando las actualizaciones de mi lector de noticias, me encuentro con esta triste entrada.

    Hace tiempo solía comentar en tu blog y, aunque no pensaba volver a comentar, me decido a hacer una excepción.

    No nos conocemos pero te envío mi más sentido pésame, todo aquél que alguna vez ha tenido una mascota puede imaginarse cómo te sientes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco que volvieras a comentar ahora, aunque sea solo esta vez, gracias, en serio. Sí, es duro, porque los animales dependen completamente de uno. Saludos.

      Eliminar
  5. Que mala noticia, por el tiempo que paso, espero que ya estes un poco mas reconfortado aunque la ausencia de cualquier mascota siempre dura....Aunque no te conozca físicamente llevo años siguiendo tu blog y realmente admiro tu forma de escribir. Saldos desde México

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Raúl. Sí, el tiempo lo cura todo, aunque como calculaba me resulta raro cuando voy a pescar porque nunca salía sin un perro. Y todavía no me quedé solo de noche, que es cuando más voy a notar la diferencia. Y sabes, siempre fui de soñar MUCHO, y como muchos de mis sueños pasan en el campo, el monte o algún bosque, por ahí anda Tony, aunque ahora casi siempre aparece junto a Silvestre, mi perro anterior, que fue el primero y también lo tuve muchos años, aunque no tantos como a Tony. Lo curioso es eso, que aparecen juntos o alternándose, un momento es uno, otro momento es el otro, y por momentos no los distingo, como que es solo uno. Cosas de los sueños.
      Ahora ando con una lesión un poco jodida pero confío que en unos días voy a andar bien. Gracias por pasar por aquí y saludos!!

      Eliminar
  6. Lamento mucho tu perdida. Lo bueno es que disfrutaste de su amor incondicional y compañía por mucho tiempo...

    Stephanie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amiga. Sí, para el tamaño que tenía vivió mucho más que el promedio. Fue muy duro igual porque él tenía mucha energía, nunca se portó como un perro viejo, algo asombroso. La salud sí se le deterioró mucho, pero incluso rengo, a unos pocos meses de su muerte él intentaba jugar igual. Y lamentablemente después, cuando ya estaba bien mal, no se rendía. La verdad que me emocioné al pensar en esto. Tenía mucha energía y dejó una ausencia grande. Saludos,

      Eliminar

¿Te gustó el cuento?