¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

En las catacumbas

Jean corrió hasta un callejón oscuro, detrás de él sonaban las botas de los policías.
Jean era uno de los tantos ladronzuelos que había en el viejo Paris, y acababa de arrebatar un
bolso a una señora que caminaba junto a su esposo por la noche parisina.
El callejón era una boca de lobo.  Súbitamente sintió que caía al vacío, y desapareció en una
oscuridad aún mayor, aterrizó en algo duro y también se oscureció su conciencia.
Volvió en si un rato después. Se sentó y en vano intentó ver dónde estaba girando la cabeza.
Lo rodeaban las tinieblas más impenetrables, la oscuridad era absoluta, sentía la dilatación
de sus pupilas tratando de captar algo de luz.
Tanteó su bolsillo y sacó el pedernal.  Se levantó, le dolía una pierna. Empezó a lanzar chispas
con el pedernal, durante varios pasos no vio nada, pero pronto distinguió un muro.
Unos chispazos más y vio que el muro estaba hecho de huesos humanos.  Aquello le indicó en
dónde estaba; había caído en las catacumbas de Paris, aquellas que se usaran para depositar los
restos de los muertos durante la peste.

Estaba seguro de que se había librado de la policía, pero ahora tenía otro problema; sabía que
las catacumbas son como un gran laberinto, y que salir de allí no iba a ser fácil. Además estaban
todas las historias de terror que había escuchado sobre las catacumbas, historias de las cuales se
había burlado, pero ahora estaba allí, solo y en la oscuridad.
Con continuos chispazos fue avanzando contra el tétrico muro. Tropezó con algo y apoyó la mano
en un cráneo cubierto por una substancia viscosa, y se estremeció de asco.
Gracias a un chispazo fortuito encontró una antorcha y la encendió enseguida.
Cuando la llama creció vio el espantoso lugar en donde se encontraba.  Filas y filas de cráneos
apilados parecían sonreír eternamente de forma macabra, y en sus cuencas vacías temblaban
las sombras que producía la antorcha.  
Angostos pasadizos tallados en la roca misma, conducían a numerosas cámaras, aterradoras
todas, llenas de huecos en sus paredes, y en los huecos huesos, huesos por todas partes. 
Jean avanzaba adelantando la antorcha. Giró muchas veces, retrocedió al no encontrar salida,
y se sintió perdido en el infierno mismo.

La llama de la antorcha se agitó de repente ¡Una corriente de aire! Jean buscó con desesperación.
Fue al mirar hacia arriba que encontró un hueco, una salida.  El hueco estaba contra un muro,
a unos tres metros de altura, tenía que escalar.   Lo intentó sin soltar la antorcha, mas al notar
que dificultaba demasiado la tarea la dejó caer y siguió trepando.
El muro estaba lleno de huecos tipo nichos, que le sirvieron como peldaños. 
Ya alcanzaba el hueco del techo cuando sintió que le mordían la pierna. Al mirar hacia abajo, vio,
gracias a la luz de la antorcha que todavía brillaba, que un cráneo que aún tenía cabellos y piel,
asomaba por uno de los huecos del muro, y le mordía la pierna por encima de la rodilla.
Jean lanzó un grito de terror y dolor, y haciendo un esfuerzo logró zafarse de las mandíbulas del
muerto, que quedó lanzando dentelladas.  El mismo terror lo ayudó a seguir trepando, y ascendió
por un túnel angosto e inclinado.  Reptó por la oscuridad de aquel túnel hasta que sintió el aire
fresco de la superficie; ¡había salido!
La herida de la pierna cada vez le dolía más. Rengueó por las callejuelas hasta que se desplomó.
Allí quedó tirado, muerto. Sin saberlo había traído consigo una nueva versión de la peste.
Al amanecer se levantó, ya convertido en el primer zombie.
Unos meces después los zombies devastaban toda Europa, y habían llegado a América.   
   

14 comentarios:

Daiiny Rodriguez dijo...

Hola encontre tu pag. buscando una tarea para mi hermano... Son muy buenos tus cuentos :D sigue escribiendo, suerte!!!

Jorge Leal dijo...

Hola Daiiny. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

que buená historia

Anónimo dijo...

Me ha encantado!!" Tiene algum pasaje osvuro pero es novefosp y pareces muy imaginativo. :D

Anónimo dijo...

Hay que buena historia

Anónimo dijo...

me encanto el cuento sigue escribiendo ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ ...

Jorge Manusia - CCS dijo...

Este es el inicio del otro cuento llamado "En el fin del mundo" jaja, me encantó.

Jorge Leal dijo...

Bien podría serlo, pero no lo es. ¡Saludos, tocayo!

Mariana Itzel Ramirez Tobon dijo...

Me ha encantado tu blog! Eres excelente. Saludos desde México atte Mariana

Jorge Leal dijo...

Muchas gracias Mariana. Espero que me sigas visitando. Te mando un saludo desde mi Uruguay para tu México.

Anónimo dijo...

Me encanto hermoso cuento sigue escribiendo que tengas suerte!! att: Belén

Jorge Leal dijo...

Muchas gracias, Belén. ¡Saludos!

luz valdez dijo...

aww maravilloso felicitaciones sigue asi

Jorge Leal dijo...

Muchas gracias. Eso es lo que trato. Saludos!!

Publicar un comentario

¿Te gustó el cuento?