¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Te Hago Un Cuento Personalizado

¡Hola! Te hago un cuento personalizado, sobre el tema que quieras y el género que gustes, para gente grande o niños. Puede ser un boni...

jueves, 26 de julio de 2018

He Caído Bajo

¡Hola! Pues eso, he caído muy bajo, por necesidad. Lo hice por plata, como todos, pero eso no me sirve de consuelo. Les cuento que he estado... trabajando ¡Jajaja! Ya, en serio, cuando surge algún trabajo, cualquiera, lo tomo y a veces no me sobra tiempo para esto, como en esta ocasión. Es una pena porque estaban retornando lentamente los lectores del blog. Ahora no sé si a esto lo va a leer alguien ¡Jaja! Por eso no he publicado nada desde hace un tiempo. También se sumó que en junio fuera el mundial, y soy uruguayo. Por cierto, fuimos el país que quedó mejor de toda América. Eso habla de lo mal que está el tema de las selecciones en la región ¡Jaja! Demasiada importancia se le da al fútbol en la región, y nos terminan ganando países europeos que solo lo ven como lo que es, un deporte. Aunque buenos desmadres hicieron los franceses en los festejos ¡Jaja!
Volviendo a lo del blog, en este momento solo tengo "embriones" de cuentos o borradores a medio hacer, mas confío que en estos días ya voy a poder subir algunos. Por si alguien anda por acá, saludos!!

viernes, 22 de junio de 2018

Un Tronco En El río

Nunca me gustó andar en bote de noche, y menos en una tan oscura como aquella. Esa vez iba con mi padre. Nuestro bote medía cuatro metros, y más contentos con él no podíamos estar. Mi padre decía que ya se había pagado solo varias veces, porque gracias a él pescábamos mucho más, y también lo cargábamos con leña y madera que vendíamos. Pero el motor, como todos, un día se descompuso y nos dejó en el río, como se dice, en medio de la nada.

domingo, 17 de junio de 2018

Un Velorio De Terror

Había vuelto a mi pueblo natal después de muchos años. Naturalmente, había mucha gente nueva, pero muchos de los viejos conocidos seguían allí, aunque unos cuantos se habían marchado para siempre, cosas de la vida. Y hacía poco que había regresado cuando falleció un conocido. Más me asombró que no hubiera muerto hacía años, porque era muy viejo. Ya había faltado a unos cuantos velorios por estar lejos; ahora no podía faltar a este. Ojalá no hubiera ido.